sábado, 26 de marzo de 2016

Mulleiroso y Alto del Hospital desde Recorba

15/03/2016
Sierras de Ablaniego y Fonfaraón
Concejo de Tineo (Asturias)

Un cambio de planes de última hora nos obligó a buscar una ruta diametrálmente distinta a la inicialmente prevista. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga, ya que eso nos permitiría irnos a Tineo y recorrer alguna de esas sierras occidentales que tan poco frecuentamos, ascendiendo al Mulleiroso por la "Ruta de los pueblos abandonados" y acometiendo el retorno por una variante que considero poco habitual, la del Camino de Santiago en su variante de la "Ruta de los Hospitales", aprovechando para coronar el Alto del Hospital, en un tramo en el que nos tocó sufrir la nieve blanda y en mayor cantidad de la que esperábamos.


Inicio/Fin: Recorba
Distancia: 26 Km
Desnivel máximo: 800 m
Desnivel positivo acumulado: 1.500 m
Tiempos: 9 y 1/2 horas


Dejamos el coche en el pueblo de Recorba (540 m), a la altura de la ermita de San Lorenzo y hasta donde llegamos desde Tineo por la AS-219 entre Navelgas y Pola de Allande. Aparcamos el coche junto a Casa Ferreirín y Casa Clara para seguir por la carretera un rato más, hasta cerca de su final. Unos metros antes de las casas de La Peñalosa, en una cerrada curva a izquierdas, una pista sale de frente. Es la nuestra.


Vamos a ir subiendo por el valle del río Bárcena. En realidad hoy vamos a darle la vuelta completa a la cabecera del valle. De momento subiremos por lo que se ha dado en llamar "Ruta de los Pueblos Abandonados", aunque ni está balizada como ruta, ni veremos cartel alguno.


Guapo el camino en esta parte, en algún tramo literalmente excavado en la roca. El valle también es precioso. Aunque quedan restos de plantaciones de pinos, el robledal lo domina casi todo, con ejemplares sueltos de haya y sobre todo mucho madroño, alguno de ellos de una envergadura sorprendente.


La pista pierde altura primeramente hasta cruzar la Riega el Molín, para remontar a continuación. Poco después alcanzaremos un cruce en que tomamos la pista de la derecha, ya que la otra, mejor y más usada, se dirige a un cortín, uno de los muchos que salpican el valle.


Poco después alcanzamos un segundo cruce. De nuevo toca seguir por la derecha. La ancha caleya da paso a un estrecho y perdido sendero.


La senda, en realidad poco más que una trocha pues aquí se ha perdido totalmente el viejo y sin duda buen y ancho camino, atraviesa un precioso robledal, cruzando un par de canchales o pedreras.


Poco después deberemos cruzar la Riega el Cimblu. Desde ella la senda sube a ganar un hombro en La Chomba (615 m), desde el que tendremos la primera vista de la mecedura de los ríos Bárcena y Besapié, para a continuación empezar a peder altura, en un tramo en el que la senda recupera su ancho original, mostrando un perfecto empedrado y buenos muros de contención, cuando ya vemos al fondo las casas de Curriellos. A la derecha el valle de Besapié, por el que subiremos. A la izquierda el de Bárcena por donde acabaremos bajando.


El abandonado pueblo de Curriellos o mejor dicho Curriel.los, en el que desde hace un par de años vive en completa soledad un joven cabrero.


Bajamos a la Veiga´l Riu y nos acercamos hasta el pueblo (530 m). Al menos ahora hay nuevo puente. Rudimentario, pero sin duda resistente, a juzgar por sus vigas. No llegamos a entrar en el pueblo ya que lo recorreremos a la vuelta.


Toca seguir subiendo por el valle de Besapié o mejor dicho Beisapía. El camino se conserva bastante limpio y mantiene su buena traza, con tan solo algún que otro arbol caído.



Cruzaremos un par de riegas, la primera de ellas la Fuente los Bueyes, con un llamativo puente de madera que parece hecho con un único tronco. Poco después una cascada cae sobre la senda, poniéndonos en aprietos para pasar.



Muy guapo este tramo por el bosque de Los Salgueiros. Comentábamos que nos recordaba a la zona de Los Oscos, con sus inmensos robledales.


Tan solo veremos un cruce. En él nosotros tomamos la senda de la izquierda (todos los cruces están jitados) aunque puede que ambas sendas alcancen Beisapía.


Nuestra senda nos lleva por el fondo del valle, alcanzando así las fincas de La Brañota (600 m), bajo el pueblo de Besapié o Beisapía, pasando junto a un viejo molino y subiendo por un ancho camino con preciosas armaduras hasta alcanzar la parte baja del pueblo.


Beisapía es otro pueblo abandonado en el que llaman la atención la cantidad y porte de sus tejos. Aún conserva alguna casa en buen estado y todo el pueblo parece haber sido reconvertido en un gran centro productor de miel, a juzgar por las docenas y docenas de colmenas que vemos por todas partes, incluidas las ventanas de lo que debió ser la escuela o en su solitario hórreo.


En las casas superiores (730 m) hacemos una breve parada para picar algo mientras vemos todo el valle que hemos venido recorriendo. Al poco seguimos ruta. Desde Beisapía nos restan 500 m de desnivel hasta la cumbre del Mul.leiroso, que se van a hacer largos. Libramos el escobero buscando el fondo de la vaguada que se abre sobre las casas. Allí domina el brezo, por entre el que vamos subiendo poco a poco.


Por fin ganamos el cordal saliendo a la collada Renazucabra (1.028 m). La cúspide aún son más de 200 m de desnivel desde la collada, en los que hace acto de presencia la nieve.


Y por fin cumbre del Mulleiroso, lease Mul.leiroso (1.253 m), cuya parte cimera hace honor a su nombre al ser un inmenso l.leiral, una pedrera, vaya, aunque hay quien dice que el nombre le viene de que es "muy airoso". Vete tú a saber.


El día se nos había ido metiendo en brumas y las fotos salieron entre regular y mal, teniendo que procesarlas mucho en casa para que se pueda ver algo, con la correspondiente pérdida de calidad. Hacia el oeste, por encima del Parque Eólico de Carondio y Bustantigo, las últimas sierras que vemos con nieve suponemos que son las de La Bobia.


Más cerca, al suroeste, destaca la cumbre del Carondio.


Hacia la cordillera las vistas son especialmente malas, pero identificamos la zona entre Leitariegos y Cerredo. Y tirando de zoom hacia ella, ...


... el que creo sea el Caniechas, impresionante pirámide vista desde este lado,.....


... y el Cueto Arbás.


La cordillera continúa  hacia el sureste. Allí a lo lejos deberíamos poder identificar el Macizo de Ubiña, pero hoy no es el mejor día.


Al norte se abre el valle del Navelgas y al fondo las sierras que van descendiendo hacia la rasa costera y el mar Cantábrico.


Nos habíamos tomado la ascensión con mucha calma. Demasiada. Así que apenas paramos en cumbre. Empezamos a echar cuentas de lo que nos podría llevar la ruta que teníamos en mente y nos va a llegar la luz del día por los pelos. Así que foto de cumbre y para abajo.


Y es que lo más cómodo, sencillo y habitual suele ser regresar a Recorba siguiendo el lomo del cordal hacia el este, hasta enlazar con una pista que nos devuelva al pueblo (foto horrible, por cierto).


En cambio nosotros traémos otros planes. Vamos a recorrer al sur toda la Sierra de Ablaniego (extremo derecho) en dirección al collado Santiellos y el Puerto de la Marta, para luego remontar la Sierra de Fonfaraón.


La idea es hacer cumbre en el Pico Hospital (punteado rojo), máxima altitud de la sierra y regresar por el Camino de Santiago, en su variante de la Ruta de los Hospitales. Detrás de la Sierra de Fonfaraón asoma el Panchón, ya sobre el Puerto del Palo.


En la collada Tableiros abandonaremos el Camino de Santiago para bordear el Caborno (foto) y a mitad de su contorno, descender por lo que, visto desde aquí, parece un cortafuegos o una franja de terreno desbrozada y que esperamos no nos de muchos problemas, ya que la alterntiva pasaría por bajar por La Mortera y Santiago Cerredo. Una vuelta de cerca de 30 Km.


Total que desde el Mulleiroso bajamos a ganar el lomo del cordal de la Sierra de Ablaniego que recorreremos en todo momento por arriba.


Vamos superando las cotas intermedias, como el Renazu la Cabra (1.021 m), ya que la pista que las bordea por el oeste conserva algunos neveros que intentamos evitar. Una vista atrás.


Pasamos por el Campu Reconca (948 m), Altu Reconca (971 m) y El Cuernu (933 m), punto más bajo del cordal y desde él empezamos a subirm, pasando junto a algunos pinos sueltos.


En La Chomba alcanzamos el límite de la nieve. Alli paramos por fin a comer junto a un pequeño manantial. Hemos cubierto este tramo a buen ritmo y sin paradas, dejando en todo momento a nuestra izquierda (derecha en la foto) el valle de Beisapía, cuyas casas hemos visto desde arriba.


Subimos unos metros por La Chomba en dirección a la cumbre del Picaratín hasta alcanzar lo que parece una senda que en llano corta toda la sierra (1.100 m). En realidad se trata de los restos de uno de los múltiples canales de agua construidos para la explotación de minería de oro romana, de la que quedan muchas muestras catalogadas en todas las sierras de la zona, sin ir más lejos las fanas o treitas que se ven al fondo.


En este tramo nos encontramos con mucha nieve. Mucha más de la que contábamos. Además está sumamente blanda, por lo que vamos buscando la vegetación, que nos ayude a no hundirnos tanto. El Mulleiroso ya se ve bien lejos.


Alcanzamos el collado de la Veiga´l Miru (1.106 m) en la pequeña Sierra de la Muria. Allí se conserva un buen pinar y en medio de él una laguna, cubierta de nieve en estas fechas, restos de uno de los multiples depósitos de agua alimentados por la red de canales. Más muestras de mineria romana.


En el collado abandonamos el canal, aunque volveremos a cortarlo en el extremo este de la sierra. La cumbre del Pico o Alto del Hospital empieza a verse cerca.


Empezamos a subir ladera arriba, buscando el collado que se abre entre el Picaratín y el Cotón. Alternamos tramos de nieve extremadamente blanda con otras en las que aparece bastante dura y hay que clavar la bota.


Atrás dejamos el collado de la Veiga´l Miru, con el Mulleiroso al fondo.


Ganamos el collado (1.177 m) y damos vista al valle del Nisón, con el Panchón justo enfrente y el Puerto del Palo a su derecha. Nuestras esperanzas de que la cara sur tuviera menos nieve se quedan en eso, en simples esperanzas. Hay mucha. Más incluso que en la cara norte.


La alternativa para evitar tanta nieve era renunciar a la cumbre y seguir por el Camino de Santiago, pero éste está enterrado en nieve y conserva mucha. La zona alta está un poco más venteada y asoma el muro que sirve de límite entre los concejos de Tineo y Allande, de manera que recorreremos toda la sierra por arriba, pasando por la antecumbre del Cotón (1.203 m).


Tras pasar por el collado de Hospitales de Arriba (1.192 m) alcanzamos la cumbre del Pico o Alto del Hospital o Pico Cimero (1.292 m), como también aparece en ocasiones, máxima altitud de la Sierra de Fonfaraón.


Una vista al camino recorrido desde el Mulleiroso (extremo derecho) por la Sierra de Ablaniego hasta el collado de la Veiga´l Miru (centro) y la Sierra de Fonfaraón (izquierda).


La sierra continúa al este, hasta el Caborno, ya casi sin nieve y que bordearemos por su izquierda.


Bajo nosotros vemos las ruinas del Hospital de Fonfaraón, uno de los multiples hospitales o alberges que jalonaban en estre tramo el Camino de Santiago. Hoy lo habitual es hacer la variante de Pola de Allande al Puerto del Palo, pero el Camino Primitivo pasaba por aquí, por la Ruta de los Hospitales, en la que sin duda es una de las etapas más aisladas y solitarias de todo el recorrido.


La cordillera sigue metida en bruma y poco es lo que podemos ver con claridad.


Justo al otro lado del valle del Nisón, el Pico Panchón, techo de Allande y el Puerto del Palo a su derecha.


Una nueva vista de la zona del Cueto Arbás y el Cueto Rogueiro.


Tirando de zoom y pese a la bruma, vemos Tineo.


Nos despedimos del Alto del Hospital, un pico guapo con buenas vistas.


Nuevamente seguimos el lomo del cordal, más venteado que el Camino de Santiago. Atrás se queda la redondeada cumbre del Hospital que, como la del Mulleiroso, destaca porque su zona alta es una amplia pedrera.


Alcanzamos La Chana (1.212 m), con una pequeña laguna, posiblemente restos de otro de los depósitos de agua romanos, ya que se encuentra a nivel con uno de los canales altos y que nos sirve de encuadre del Mulleiroso, al otro lado del valle del río Bárcena.


A la altura de la Fana Recuébanos, restos de una explotación minera romana en la vertiente allandesa, entroncamos con el Camino de Santiago, jalonado con pequeños postes y que en este tramo sigue lo alto de la sierra, pasando por Campo la Braña (1.160 m) donde destaca un pequeño pinar.



El Camino de Santiago pierde altura hacia el Pico Tableiros, al frente, que bordeará por su izquierda.


En la collada (1.007 m) anterior al Pico Tableiros salimos de la linea de nieve y alcanzamos los restos del Hospital de Paradiella, del que hoy apenas si quedan un montón de piedras.


El camino bordea por la izquierda la base del Pico Tablerios (1.024 m), ganando unos metros hasta la collada que queda entre este y el Pico Caborno.


En la collada abandonamos el Camino de Santiago que pierde altura hacia el pueblo de La Mortera. Nosotros seguimos la pista que bordea por la izquierda el Caborno.


Un último vistazo a la Sierra de Manteca, cubierta de nieve.


Bordeamos el Caborno y hacia la mitad de su ladera alcanzamos la franja desbrozada que habíamos visto desde el Mulleiroso. Se trata de un camino que, con fuerte pendiente, nos va a permitir bajar en dirección a Coucel.lín, pasando antes por las fincas de La Chouría d´Arriba. Toca perder cerca de 500 m de desnivel de golpe.


Por debajo de las fincas salimos a una pista asfaltada que nos deposita en la carretera de Coucel.lín, a la altura de las casas de Leira d´Arriba (685 m). En ella tomamos a la derecha, alejándonos de Coucel.lín, otro pueblo abandonado que no llegaremos a visitar. Solo unos metros después tomamos un camino que baja a la izquierda por el fondo de una vaguada.


Se trata de una pista que desciende con fuerte pendiente buscando el fondo del valle del río Bárcena, dirigiéndose a las casas de Curriel.los, que pronto veremos desde arriba.


Un poco después escuchamos una flauta en mitad del bosque. Es Món, el joven cabrero que vive en completa soledad en Curriel.los. Un tipo majo y gran conversador, que nos cuenta de todo acerca del pueblo y de su entorno, como por ejemplo, que podríamos haber bajado directos desde Coucel.lín por el viejo camino que desciende por la margen izquierda del río.


El río Bárcena baja con fuerza, ofreciendo guapos saltos. Por desgracia ya hay poca luz y no nos sobra el tiempo para hacer florituras con la cámara. Aún nos resta una hora de caminata hasta Recorba.


Con todo visitamos Curriel.los con calma, de la mano de Món que nos habló del pueblo, de los trabajos que allí está haciendo, de como desbroza y limpia fincas y caminos o de la cantidad de animales que pueblan el valle, lobos, raposos y hasta esporádicas visitas de osos.


Uno de los hórreos destaca por las tallas de sus colondras, sobre todo una en la que puede leerse: "La hizo Antonio Baeno. Año de 1866". Ahí es nada.


Por desgracia, justo aquí la tarjeta de memoria de mi cámara me jugó la mala pasada de no grabar la mayor parte de las fotos del pueblo, con lo que me quedé sin gran parte de ellas. Las de sus casas, de llamativos corredores o de sus hórreos. Razón para regresar otro día y hacer valer la invitación de Món de compartir uno de sus quesos de cabra.


A la salida de Curriel.los nos despedimos de Món que allí se quedaba llamando a sus cabras para recogerlas de noche. A nosotros aún nos restaba una hora de caminata desandando el camino de la mañana hasta Recorba, a donde llegaríamos justo cuando anochecía. Una ruta larga, pero muy guapa y variada. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

24 comentarios:

  1. Menuda pateada que os habéis marcado Javier!!
    Recuerdo que cuando hicimos el Mulleiroso nos comentaste que habíamos estado a punto de coincidir, ya que era tu intención haberlo subido ese mismo día, pero que al final cambiaste de planes.
    Ahora vemos que te has resarcido bien, porque menuda circular más bonita que te has diseñado!
    Como de costumbre, un fantástico reportaje!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es verdad. En aquella ocasión cancelamos la ruta casi a última hora, aunque para aquel día teníamos en mente la alternativa más corta y habitual. Para este día, nos decidimos por alargarla y enlazarla con el Alto del Hospital y mereció la pena.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
  2. Buuff. Vaya caminata que os habeis metido. Lastima de tiempo, pues el Mulleiroso ofrece buenas vistas.
    Lo de la circular por Los Hospitales, una gran imnovación. El reportaje fantastico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebastián. Si, el día podía haber estado más limpio, para disfrutar de mejores vistas, pero no se puede tener todo.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Menudo recorrido más guapo y más potente, el Mulleiroso nos entra para el trofeo, así que tomo nota. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya se como va este año el trofeo. El Mulleiroso va a estar muy visitado estos meses. Pues aquí tienes una ruta alternativa para acercarte hasta él.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Gran ruta que te marcas te por mi zona. Has tenido suerte si no había mucho aire en el Mulleiroso, pues casi siempre lo hace y además soplando fuerte. Este pico fue el primero que hice ya por los 80, nevando y con muchísima nieve. La segunda vez que lo hice fue poco después con dos amigos para colocar el buzón de cumbre, el primero pues este que hay ahora lo colocamos mas reciente y en ambos casos estan dedicados a Miriam Gracia Pascual, de ahí la leyenda que tiene inscrita " Baja me una estrella". Me apunto esa circular para la próxima vez que vaya, siempre se agradecen nuevas variantes. Curriellos que pueblo mas guapo, allí rodaramos un corto durante una semana un grupo de gente. Me alegro de que alguien este allí viviendo. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, erre al escribir el nombre de la montañera a la que esta dedicado el buzón. Es Miriam Garcia Pascual.

      Eliminar
    2. Si, me llamo la atención la dedicatoria del buzón. Curriellos es un pueblo muy guapo. La pena es que se está cayendo literalmente. Hay un par de horreos a los que no les quedarán más de un par de inviernos. Una verdadera lástima y eso que ahora está Mon, que hace lo que puedo el hombre. Por lo menos ahora hay puente y los alrededores están desbrozados.
      Saludos

      Eliminar
  5. Muy buena esta alternativa de juntar dos cimas tan significativas de la zona como el Mulleiroso y el Hospital. Me ha encantado seguir vuestros pasos viendo las preciosas fotos de este trabajado reportaje. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victor. Sale una ruta larga, de las que te gustan a tí, je, je, y es una alternativa muy buena a los recorridos más habituales desde Recorba o desde el Puerto de La Marta.
      Saludos

      Eliminar
  6. Otro track que te pillaremos porque siempre los hemos hecho por separado pero juntos es una magnífica opción . Precioso siempre el reportaje . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si qu elo es, Paloma. sale una ruta larga, peor merece la pena.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Guapa ruta de un pico muy interesante. Hace unos años hicimos una ruta similar, aunque algo más corta. Nos gustó especialmente la zona que sube por Curriechos y Besapie.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ese valle y en especial, ese tramo, es de lo más guapo de la ruta. Es una pasada ese robledal y el camino junto al río ofrece rincones muy guapos.
      Saludos

      Eliminar
  8. A ver si se nos logra, aunque sea una buena pateada tu precioso recorrido, pero pasando por Coucellín...jeje. La pena del Mul.leiroso, ye que ye difícil pillalu despejau....casi siempre tiene poca visibilidad. Precioso reportaje Javier, una auténtica maravilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mar, nosotros si hubiramos ido un poco más holgados de tiempo, hubieramos buscado la opción de visitar Coucellín y bajar desde él a Curriellos. seguro que merece la pena visitar tambien ese pueblo, así que si vais por la zona, ya sabeis. Mon nos dijo que el camino estaba bastante abandonado, pero que se pasaba sin mucho problema.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Ya veo que estáis en plena forma, ya tenía ojeada esa subida desde Recoba y posiblemente no tarde en visitar la zona, antes de que la vegetación crezca y dificulte la ruta. Buen reportaje.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que la primavera haga mucho peor la ruta. Solo un tramo entre Recorba y Curriellos está algo tomada. De Besapié para arriba hay mucho brezo, pero se pasa bien y la franja desbrozada para bajar a Coucellin, se ve cuidada. Va a durar tiempo.
      Saludos

      Eliminar
  10. Preciosa ruta y reportaje Javier, habrá que apuntala...un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego. Ruta muy guapa, la verdad.
      Saludos

      Eliminar
  11. Que buena Javi!!!! Menuda circular, me quito el sombrero conozco ambas cumbres, pero nunca se me ocurrió unirlas.
    La última vez en Mulleiroso, fue haz justo un año con el nietu y pasamos por Rubiel.los y conocimos al mi tocayu, entonces el puente metía miedo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si estás pensando en volver por el concurso de la federación, aquí tienes una variante para no repetir la de hace un año. Larega, pero muy guapa. El puente ahora está bien. Mucho más ancho. Le falta la barandilla, que nos dijo Mon que no la pondría hasta que tuviera la portilla, porque si no se le escapa el burro, ja, ja.
      Saludos

      Eliminar
  12. Pedazo reportaje, menudo cambio de color y paisaje del inicio de la ruta a las del final...se percibe mucho el contraste con la altitud y la rutaza que hiciste. Como siempre felicitarte por el reportaje y la hazaña y ya sabes que para mi siempre es un placer pasearme por tu rinconcito caleyero.
    Abrazotedecisivo Javi

    ResponderEliminar