09 octubre 2021

Cuvicente y Jultayu desde Buferrera

Siendo como es el Jultayu una cumbre que he visitado en numerosas ocasiones, ya empezaba a ser raro que nunca hubiera ascendido el cercano Cuvicente, así que ese era el plan, tachar una cima pendiente y volver a una vieja conocida. El ascenso lo realizaríamos por el habitual camino de acceso a la Vega de Ariu desde el lago Ercina, siguiendo el PR.PNPE-4, aunque para el regreso mis compañeros iban a permitirme un capricho, el de conocer la comunicación directa entre las vegas de Ariu y Arnaéu, enlazando allí con el camino del GR.PNPE-202 "Ruta de la Reconquista" por el que volveríamos a Buferrera.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 17/07/2020
  • Concejos: Cangas de Onís y Onís (Asturias)
  • Inicio/Fin: Aparcamiento de Buferrera 
  • Distancia: 22,5 Km
  • Desnivel máximo: 980 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.400 m
  • Tiempos: 9 horas
  • Dificultad: Difícil. El ascenso a la cumbre del Cuvicente requiere una trepada que catalogaría de III+, corta, pero con fuerte exposición. Por su parte el enlace entre Ariu y Arnaéu se hace por una zona con sendas poco marcadas y donde hay que saber orientarse, y que resultaría muy complicada con presencia de niebla.

Madrugamos para pasar el corte de la carretera de los Lagos sin problemas y aparcamos en Buferrera, donde aún a aquellas horas ya había montada una buena de coches y gente. De momento tocaba subir hasta la vega la Tiese y sacar la típica foto del lago Ercina con las Peñas Santas al fondo. 


En el ascenso hacia la vega de Ariu no nos íbamos a complicar y lo haríamos siguiendo el habitual camino del PR.PNPE-4, así que dejamos Ercina en el que se reflejaba el Picu Mosquital, pasando junto a las cabañas de La Veguina y El Brazu.


Cruzamos el Jou del Beduyal y nos aupamos a un colladín desde el que ya son bien visibles las cumbres del macizo central de Picos.


Siguiendo por la Cuenye las Bobias nos aproximamos a la majada de las Bobias.


Buenas cabañas en Las Bobias...

...y mejor fuente en la que echamos un trago.


Dejamos atrás la amplia vega. La senda cruza a media ladera sobre las cabañas de La Redondiella. Al fondo del todo la Sierra del Cuera.



Poco después alcanzamos la empozada vega de Llaguiellu, donde efectivamente suele manar agua, formándose una pequeña charca.


Desde este punto el camino empieza a ganar metros ya de forma casi continua por Las Reblagas.


La senda asciende linealmente y siempre muy marcada y evidente, por las Campizas y las Abedulas.


Vamos a ir recorriendo así una especie de amplio valle, más evidente si lo miramos hacia abajo.


Y con un último esfuerzo ganamos el collado de El Jitu. Allí sigue la mesa de orientación.


Precioso lugar para disfrutar ya con las vistas sobre los Urrieles.


Aunque nosotros observábamos más bien los que serían los objetivos del día, el Cuvicente (dcha) y el Jultayu (izda).


En el Jitu abandonamos la senda que sigue hacia el cercano refugio de Ariu para tomar a la derecha, bordeando por esa mano el amplio jou de La Cistra, e ir buscando aproximarnos a la base del Cuvicente de forma directa. El terreno es un karst malo de andar y peor de orientarse. Hay varias lineas de jitos que pueden ayudar, aunque a ratos las perdíamos. Al frente el Cuvicente (izda), con la Torre de la Celada, Peña Blanca y la Robliza (dcha).


La idea era ascender hacia el collado de la izquierda, que separa el Jultayu y el Cuvicente.


Una vista atrás hacia el Jitu.


La entrada al valle Estremeru, puerta de la canal de Trea y descenso hacia el desfiladero del Cares.


Por fin ganamos el collado. En realidad alcanzamos la cresta un poco por encima de él. El Jultayu se perfila sobre el desfiladero.


De momento tocaba seguir hacia el Cuvicente. Se asciende superando sin mayores problemas una serie de terrazas y aproximándose al borde mismo.


El único punto problemático en la ascensión al Cuvicente es superar el mogote cimero. Allí las caídas a la derecha son impresionantes, pero es que hacia la izquierda lo que tenemos son los abismales desventíos sobre el desfiladero del Cares. Diría que hay tres posibilidades. La verde, una traviesa casi horizontal sencilla pero con un patio sencillamente acojonante. La azul, un ascenso directo que supone una trepada de II con buenas presas pero el mismo patio. Y la roja, sin duda la más difícil. Hay que superar una placa con pocos agarres que puede ser un III+, pero se hace por una especie de chimenea que nos tapa el patio sobre Caín. Fue nuestra elección.


Aquí se ve el ascenso sobre la llambria. Pueden ser unos 6 m. La caída a nuestra espalda es sencillamente impresionante, pero el bloque que dejamos tras nosotros da una cierta sensación de seguridad.


Cumbre del Cuvicente. Una cima muy guapa con unas preciosas vistas sobre los cercanos picos de Peña Blanca (izda), Robliza, Cabrones, Punta Gregoriana o Verdilluenga (dcha).


Al otro lado del Cares tenemos los Urrieles.


Cabrones y Torrecerredo


Torre del Friero. Al fondo a la derecha se destaca el Espigüete.


A la derecha el sector de la Bermeja


La Bermeja elevándose sobre los Puertos de Cuba.



El Jultayu, en primer término, nos esperaba. Al fondo se eleva el Cuetu la Cerralosa (centro), en la Sierra de Cocón.


En el círculo, el refugio de la Vega de Ariu a donde iríamos después.


Y una vista de las caídas sobre el Cares y el pueblo de Caín, más de 1.500 m por debajo nuestro.



Tocaba seguir ruta y lo primero era bajarse, con todo el cuidado del mundo, de allí arriba.


Y después recorrer la cresta que une Cuvicente y Jultayu, que se hace andando, con tan solo un corto tramo donde puede haber que apoyar la mano.


Aquí cometí la gambada de no acordarme del Joracao al que podíamos habernos acercado. Yo ya lo conocía, pero mis compañeros no. Disculpa para volver.


Una vista atrás



Y cumbre del Jultayu. Creo que era mi quinta visita a esta cima.


Las vistas parecidas a las del Cuvicente. Los Urrieles al frente, con Caín muy abajo.




Zoom al Torrecerredo


Zona de la Bermeja y Peña Santa que, a diferencia del Cuvicente, aquí ya se deja ver.


La zona alta del Cornión.


En el Jultayu no paramos demasiado. Empezaba a haber hambre y queríamos comer en el refugio (círculo), así que al poco para abajo, esta vez por la ruta habitual, con rastro marcado de paso y numerosos jitos.


La senda nos lleva al collado Las Cruces, punto de entrada/salida de la Canal de Trea.



Atrás se quedan Jultayu y Cuvicente.


Accedemos a la vega de Ariu, pasando por entre las cabañas de su majada, mayormente en ruinas pero en la que aún se conserva alguna que otra en uso.


Y ya que íbamos a comer en el refugio, que menos que hacerlo con una merecida caña. Y es con estas vistas aún sabe mejor, ¿que más se puede pedir?


Para el regreso mis compañeros me iban a permitir un capricho. Y es que tenía interés en conocer la comunicación directa entre Ariu y Arnaéu. Hace unos años habíamos cruzado de Ariu a Vega Maor pasando por Moandi. Quedaba por ver como era este otro paso. Total, que nos despedimos de la vega, saliendo justo por detrás del refugio.

 
Vamos a seguir una senda que cruza los Jous de Ariu, que si bien al principio se muestra evidente, se va a ir difuminando mucho y cuesta seguirla. Sin embargo, al frente vemos la tachuela de Cabeza las Campanas. Seguiremos la senda que la bordea por la izquierda.


Y aunque deberíamos haber contorneado Cabeza las Campanas para alcanzar el collado Moandi, al norte de ella, en nuestro caso seguimos otra senda que se iba más a la izquierda, dejando a nuestra derecha un amplio jou, el de Joulagua la Canal. Así que en cuanto pudimos, nos dejamos caer al fondo del jou, donde conectaríamos con la senda procedente de Moandi.


La senda va a cruzar la falda de la Rasa Moandiellu, que dejaremos a nuestra derecha, para alcanzar el collado del Burru, desde donde damos vista a la amplia vega de Moandiellu, en la que quedan restos de varias cabañas pero ninguna en pie. Saldremos de ella por su punto más bajo (flecha).


En la parte baja de Moandiellu se forman un par de lagunilllas. Desde ellas vemos el punto por donde accedimos aquí (flecha).


La salida de Moandiellu apunta directamente al Picu Llucia, encima del lago Ercina.


Guapo el camino que sale de Moandiellu por una pequeña cuenye.


Aunque lo perdemos al poco, debiendo bajar como mejor podemos por una ladera de incómodo andar. De todas formas, en un día despejado como es el caso, no hay problema pues ya empezábamos a ver las vegas de Arnaéu, a la derecha de la foto. Es posible que la mejor comunicación entre Moandiellu y Arnaéu vaya más a la derecha, saliendo por encima de las ruinas de las cabañas.


Descendemos hacia Arnaéu en donde se conservan varias cabañas en uso. En la vega conectaríamos con el camino del GR.PNPE-202 "Ruta de la Reconquista".


El Picu Llucia al frente.


De todas formas al poco volvemos a dejar el GR ya que a mi me gusta más bajar por La Güelga, así que dejamos la senda a la derecha para tomar una marcada canal que desciende con fuerte pendiente a la izquierda, es el Valle la Güelga.


Accedemos así a la pequeña vega y majada de La Güelga donde vemos que se está arreglando alguna de sus cabañas.


Poco más allá volvemos a dar con el GR que seguimos, bordeando la Llomba, para entrar en la amplia vega de Belbín.


En Belbín ya tomaríamos contacto con la pista que habrá de llevarnos de vuelta a Ercina.



El descenso a Buferrera lo haríamos por la mina, incluyendo el cruce por el corto túnel existente.


En Buferrera hacía cesado parte del follón de la mañana y apenas si quedaban coches, aunque seguía habiendo mucha gente, los que subían y bajaban en las lanzaderas. Por nuestra parte, tras el cambio de ropa, quedaba por buscar donde tomarse la cerveza de turno y para casa. Os dejo el track.

 


Un saludo
Cienfuegos

No hay comentarios:

Publicar un comentario