jueves, 1 de agosto de 2013

El Camín Encantau

17/07/2013
Concejo de Llanes (Asturias)

Llevaba tiempo con ganas de acercarme a conocer la ruta del Camín Encantáu, un precioso paseo en el que disfrutaremos no solo de la visita a varios pueblos que iremos atravesando por el valle de Ardisana, sino de las diferentes tallas de madera que jalonan el recorrido. Hasta un total de 13 tallas representando diferentes seres de la mitología asturiana, como el nuberu, el diañu burlón, el pataricu o el busgosu. Perfecta para hacer con críos, así que allá que me fui con la peque.


Inicio/Fin: Venta´l Probe - Puentenuevu
Distancia: 10,5 Km
Desnivel: 220 m
Tiempos: En nuestro caso nos lo tomamos con calma, comiendo incluso a mitad de recorrido, por lo que invertimos cerca de 5 horas, pero podría hacerse tranquilamente en la mitad.


Subiendo por la carretera que desde Posada de Llanes se dirige a Cabrales, alcanzamos el pueblo de Puentenuevu. Allí una carretera cruza el río Las Cabras a la derecha, hacia Riensena. Nada más tomarla alcanzamos las casas del barrio de Venta´l Probe, donde hay un aparcamiento especialmente habilitado para la ruta del Camín Encantáu y donde dejamos el coche.


Y allí mismo, en el aparcamiento, junto a un panel explicativo de la ruta, encontramos la primera de las tallas que iremos viendo: la Reunión de Trasgos. Y como en cada una, un cartel nos cuenta algo sobre la misma "Los trasgos os dan la bienvenida a la ruta encantada. No la llaman así por nada. Está repleta de sorpresas, unas más agradables que otras. Así que tened los ojos bien abiertos y no os salgáis del camino".



Y a tan solo unos metros, al otro lado de la carretera, la segunda: el Jugador de Bolos. "Los bolos son como la vida. Hay que tener paciencia, serenidad, decisión, y al final, algo de suerte",...


... que está, como no, en una buena bolera.


Por fin, tras ver las dos primeras tallas, iniciamos la ruta, que está en todo momento perfectamente balizada y que cuenta con diferentes panesles explicativos sobre el valle de Ardisana. Primero hacia el río San Miguel o Riensena.


Poco después cruzamos la carretera y tomamos por una buena caleya que sube con fuerte pendiente. La mayor de toda la jornada.


Por suerte vamos a la sombra, ya que hacía mucho calor.


Ganamos un punto alto desde donde vemos el valle de Ardisana, con la Vega la Dueña, bajo la Sierra del Benzúa.


Y a la entrada del núcleo de Gomezán, vemos una nueva talla: el Sumiciu. "Dicen que no existo. Pero cuando desaparece algo se acuerdan de mí. Mira bien en tus bolsillos antes de seguir tu camino, no acepto reclamaciones. Además, no existo . . . ¿O sí?".


Cruzamos Gomezán y continuamos ruta. Al fondo a la izquierda, la mole del Cerro Llabres.


Seguimos subiendo, ahora con menos pendiente. Siempre a la sombra. Y bien que se agradecía.




Alcanzamos las primeras casas del pueblo de La Maletería. El Benzúa siempre bien visible.


Y nueva talla: El Hombre del Sacu. "¿Te asusté? No, claro que no. De día sois todos muy valientes. Ni al hombre del saco le teméis. Pero en estos bosques es fácil perderse, y no soy lo más temible que vas a encontrarte".


Nos acercamos hasta la Capilla de la Magdalena y su texu, uno de los mayores del concejo. Allí un panel nos cuenta que el origen del pueblo era la malatería, el hospital de leprosos, que existió en el lugar, desde el siglo XVII.


Callejeamos un poco por el pueblo y salimos por la carretera en dirección a Ardisana.


El tramo de carretera es corto, pero se hizo largo porque aquí el sol pegaba bien fuerte.


Una vista atrás, hacia La Maletería.


Y nuevo tramo a la sombra. Por suerte.


Y nueva talla: El Pataricu. Esta de buen tamaño, la verdad. "Soy el Pataricu. Puede que sólo tenga un ojo, pero te llevo vigilando desde que llegaste. Dicen que me alimento de niños pero es mentira, sólo el día de mi cumpleaños. ¿Adivinas que día es hoy?".


Y solo unos metros más allá otra: El Diañu Burlón. "Soy el Diañu Burlón y nunca podrás atraparme. Ni los romanos pudieron, y esos si que eran listos, no como tú. Puedo cambiar de forma y engañarte para que hagas lo que yo quiera. ¡Ay!, que tontos sois los humanos".


Seguimos ruta y vamos aproximándonos a las casas de Villanueva.


Y a la entrada del pueblo: El Nuberu. Me recordó a Gandalf,... el azulgrana, ja, ja. "Soy el Nuberu. Yo mando sobre la lluvia y los vientos. El relámpago es mi látigo y el trueno mi voz. ¿Quieres llegar seco al final de tu camino? Pues respeta la naturaleza o tendré que enfadarme".


Toca ahora callejear por Villanueva, con preciosos rincones.


Y visitar la iglesia de Santa Eulalia de Ardisana, del siglo XIII.



Salimos de Villanueva junto a su cementerio y vamos perdiendo altura por un tramo en el que se conserva perfecto su empedrado...


... y que nos lleva al barrio de Palaciu.


Alli desembocamos en la carretera que continua hacia Ardisana. Junto a ella localizamos una nueva talla: El Segador y frente a ella lo que más estábamos necesitando, un bar, donde parar a tomar algo bien frío. "Aquí hasta las guadañas están vivas. Y si no cuidas de ellas, ellas dejan de ayudarte".


Seguimos por carretera hasta Ardisana, ya muy cerca.



Más vistas sobre el Benzúa. Si es que lo pedía a gritos.


La senda recorre buena parte de Ardisana, para que podamos disfrutar de los preciosos rincones que ofrece el pueblo.


Y llegamos a una nueva talla: El Cuélebre. "Soy el cuélebre. La serpiente alada que cuida tesoros y princesas. ¿Quieres llevarte el tesoro o a la princesa? Puedes intentarlo, pero ya me he comido a muchos valientes como tú en los últimos tres mil años".


Y cerca de ella localizamos un bar donde paramos a comer a la sombra de su terraza y de postre helado, café con hielo, ... con calma, que de verdad que estaba haciendo mucho calor.


Terminada la comida, continuamos ruta. Salimos de Ardisana y toca bajar hacia Riocaliente, de nuevo por una zona de bosque.


Nada más entrar en él, otra talla: La Llavandera. "Si me ves es que las malas noticias no tardarán en llegar. Hoy seré buena contigo, pero si otra vez me oyes cantar mientras lavo la ropa mejor echa a correr".



Y poco más allá, la Cruz de los Garabiales, que se localiza a mitad de camino entre Ardisana y Riocaliente. En éste último pueblo no había cementerio, de manera que había que subir los muertos por aquí al de Ardisana. A la altura de la cruz, se hacia un descanso y se rezaba un responso.


Y allí aprovechamos para retratarnos.


Solo unos metros después localizamos la siguiente talla: El Busgosu. "Soy el Busgosu. Amo y señor de los bosques. Soy tan viejo como el musgo y tan astuto como el zorro. Espanto a los cazadores que quieren matar a las criaturas que aquí habitan, y si te pierdes te ayudaré a salir del bosques. Eso, si te has portado bien con él. ¿Lo has hecho?".



Seguimos bajando, ya muy cerca del fondo del valle y de Riocaliente.


Una vista de Riocaliente y ... si, una más del Benzúa.


Y llegamos a la penúltima talla. La Manona. "Que se detengan los que no respetan la naturaleza ni sus leyes. Que continúen su camino los que aún creen en mundos ocultos y seres mágicos".


La Manona sirve también para dar la bienvenida al pueblo de Riocaliente al que accedemos cruzando el puente sobre el río.


Y allí, nueva parada para ver la última talla de la ruta. La Castañera. "¿Habéis disfrutado de la ruta? Os vendrían bien unas reconfortantes castañas, ¿verdad? Y a mí no ser de madera, no te digo".


Después callejeamos un rato por el pueblo, que merece la pena visitar su conjunto de hórreos.



Y luego, ya "solo" queda volver por la carretera hasta el punto de partida, pasando frente a la ermita de San Miguel.



Y así llegamos al coche, con tanto calor que la segunda parte de la jornada, que era la búsqueda de un caché por la zona, decidimos dejarla para otro día, y tras un cambio de planes, ...


... nos fuimos a Cuevas del Mar a darnos un buen chapuzón para refrescar.


Os dejo el track.

Un saludo
Cienfuegos

20 comentarios:

  1. Que ruta mas guapa he ??? yo la hice hace unos añitos y los trasgus no estaban pintaos,estaban todos de color madera,mas guapus pa mi gusto,pero una pasada de ruta !!!1 muy guapes las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy guapa isabel. Se ve que la madera hay que mantenerla. Si no la tratan de alguna manera, poco ibana a durar las tallas. Un saludo

      Eliminar
  2. Tien bona pinta. Nun la conozo y paez que paga la pena. Gracies por enseñámosla.
    Un saludu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arturo, paga la pena dir hasta allá pa facela. Ye un paseín, pero prestosu abondo. Un saludu

      Eliminar
  3. Una ruta muy interesante, y más para hacerla con niños, una forma bonita de ir iniciándolos en esto de la montaña.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Valentín. De este tipo de rutas hay varias por aqui y es una gran idea. Además ayuda a dinamizar el valle. Ni te imaginas la cantidad de gente que se acerca a Ardisana solo por la dichosa ruta. Una buena idea, sin duda. Un saludo

      Eliminar
  4. una ruta muy guapa y muy aconsejable para ir con peques,yo la hice el año pasado y es muy bonita y sin ninguna dificultad
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, montila. Sencilla, pero muy guapa. Perfecta para ir con crios y perder un día por la zona. Un saludo

      Eliminar
  5. Como su nombre indica...; una delicia de itinerario. Tuvimos la suerte de poder disfrutarlo ya hace algunos años y guardo un grato recuerdo. Ideal para ser acompañado por la niña. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sería raro que no conocierais algo por Llanes, ja ja. Es un paseo bien guapo, ¿verdad?. Un saludo

      Eliminar
  6. Vaya sitio chulo para ir con los enanos, este año toca playa, pero tomo nota para visitar este singular paraje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que tal Rafa?. Oye, que aqui al lado de esta ruta tambien hay playa, ¿eh?, ja ja. Pues para ir con los críos, el sitio es perfecto.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Hola Javi, preciosa ruta de la que había odio hablar, pero que no conocía. Una pasada de fotos. Un abrazu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge. Se sale un poco de lo habitual, pero es perfecta para ir con críos. Un saludo

      Eliminar
  8. Joe que guapu!! Cienfuegos,

    en julio estuve 15 días por Llanes y este caminu lo tenía fichado, pero al final nos cebamos con las playas y lo deje sin hacer.

    Ahora que veo tu reportaje me ha encantado.

    Tomo nota para la próxima. Muy bonito.

    S2

    Trasgu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trasgu, no te voy a echar en cara no haber hecho el recorrido. La verdad es que en Llanes, otra cosa no habrá pero playas, ja, ja, ja. Pero para la próxima vez, ya sabeis. Que esto está al lado y teneis un montón de playas para refrescaros después. Un saludo

      Eliminar
  9. Por Llanes, esta es una de las caminatas mas agradables y amenas-a mi,el atravesar pequeñas localidades me gusta muchísimo-. Echo en falta una senda de ribera por el rio, desde Riucaliente al inicio en Puentenuevo, para librar los dos kms. de carretera, entonces sería una caminata inmejorable. Otra hermosa ruta de este mismo perfil, tambien en Llanes, es la ruta de los Colores en el valle Oscuru, que tiene su inicio en el pueblu de Pie de la Sierra, y recorre por senderos y algún tramo de asfalto, las localidades y aldeas de Cereceu, La Borbolla- aquí hay un desvío hasta el precioso nacimiento el rio Cabra-,Boquerizu de Ribadedeva, Tresgrandas, Santa Eulalia, subida a la Sierra Plana, y desceso final a Pie de la Sierra.La longitud es de unos 14 Kms. y tambien se puede empezar en otro pueblo y hacerla en el sentido que mejor nos parezca. Aquí, en la red, hay información interesante. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vianada, que razón tienes con que se echa en falta un tramo de senda que evite esos 2 km de carretera para volver al inicio. La ruta de los colores ya la tengo fichada. Tengo leido de ella. Conozco algún tramo, pero no lo hice entera todavía, pero caera, casi fijo. Cuestión de tiempo. Un saludo

      Eliminar
  10. Tantas veces hemos hecho este camino y todas cada vez más disfrutadas...esa tierra para mi es mágica, s el paraiso y este camín está encantaú de verdad. En cuatro días estoy allí a ver si de una vez por todas me dsprendo de este maldito vértigo que me acompaña desde hace ya más de 1 mes...estoy agobiada con esta sensación...seguro que en LLanes mi estrés desparace y con ello mis mareos y angustia...que verano extraño...asi es que gracias por estos recuerdos hermosos y por estas imágenes tan preciosas.
    Mi abrazotedecisivo Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada Sara. Vuelve a hacer una vez más la ruta y pídele al nuberu que se lleve con sus vientos tu vértigo, ja, ja. A mejorarse. Verás como esos días en Llanes ayudan lo suyo. A ver si teneis suerte con el tiempo. La verdad es que este verano, de momento, no nos podemos quejar. Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.