lunes, 12 de agosto de 2013

Nogales por el Gumial

18/07/2013
Cordillera Cantábrica. Sector: San Isidro - Vegarada
Cuerda del Ajo
Concejo de Aller (Asturias)

Recién llegado de vacaciones y con ganas de salir a pisar algo de monte, me encontré con que José (Nuestras Montañas) buscaba compañeros para acercarse por la zona de Aller. Hacía mucho que no iba por allí, así que no me disgustaba la idea y allá que nos fuimos. En el blog ya tenéis documentada AQUI la ascensión a estas cumbres desde la vertiente de Vegarada. En esta ocasión la idea era salir desde El Fielato, en la veritente de San Isidro. Al final variamos la ruta sobre la marcha, subiendo por el Gumial para acabar cerrando una guapa, aunque sufrida, circular.

Inicio/Fin: Cueves
Distancia: 18 Km
Desnivel máximo: 1.300 m
Desnivel acumulado: 1.580 m
Tiempos: 9 horas


Dejamos el coche en la Curva las Calzas (800 m), un poco por encima del pueblo de Cuevas y allí mismo tomamos por una pista que por debajo de la carretera sube valle arriba, bajando poco a poco hacia el río Braña o San Isidro.



Cruzamos el río por un nuevo puente que parece sustituir a la anterior pasarela que había allí y empezamos a remontar por la ladera contraria, por El Carrozal, dirigiéndonos ahora valle abajo. En este tramo vamos siguiendo el PR.AS-48 El Fielato-Cuevas.


Alcanzamos así al poco las cabañas de La Yana (900 m).


Vamos cogiendo altura poco a poco sobre las fincas de Los Cotol.lales, en el fondo del valle, con la carretera de San Isidro, bien visible en la ladera contraria.


Y empezamos a internarnos en el bosque del Gumial o mejor dícho el Monte la Yana. Primero en una zona donde aún se atraviesan zonas con fincas y mucho avellano...


... luego ya metidos de lleno en el precioso hayedo del Gumial.


En esta zona podemos disfrutar de lo que se nos antoja como un increíble trabajo de encauzamiento del arroyo para regar las fincas. Se trata de la Presa Andrés. No se porqué no le llegué a sacar ninguna foto a la canalización, pero de verdad que resulta increíble ver el trabajo que hubo que hacer aquí para llevar el agua de riego hasta los prados, por medio del bosque y con aquella pendiente.


La senda sube con fuerte pendiente, trazando amplios zigzag hasta ganar la zona alta del bosque, donde la pendiente se suaviza en Las Yanas del Cotelbu y donde atravesaremos la zona más guapa del hayedo.




Por fin, la senda alcanza la altura del arroyo y se arrima a él.


Ya junto al arroyo, cruzamos un último crestón y salimos del bosque.


Alcanzamos así la zona baja de la majada del Gumial, con varios prados de siega.


Y poco después salimos a la amplia hoya en la que se asienta la preciosa majada del Gumial (1.320).


Las cabañas se conservan en buen estado y el sitio es precioso. Merece la pena solo el hecho de acercarse hasta aquí y bajar por el mismo itinerario.


Nosotros continuamos ruta. De momento nos dirigimos hacia el fondo del valle, siguiendo senderos de ganado que atraviesan una zona con bastantes llamargas y subiendo después poco a poco por la ladera izquierda (sentido de la marcha).


Una vista atrás, con la mole del Retriñón y su inconfundible arista, destacando a la derecha.


Subiendo así desembocamos en la preciosa vega de Fuentes de Baxo, aunque en algunos mapas apaarece como Vega del Alba (1.440 m), bajo las escarpaduras de Los Castillones y en la que apenas si quedan restos de sus antiguas cabañas. De ella saldremos por el valle que se aprecia a la derecha de la foto, por donde baja un pequeño arroyo que inunda parte de la vega. Aquí ya habremos abandonado el PR.AS-48 que sigue hacia el Fielato, a la izquierda de nuestra ruta.


Vamos dejando atrás la vega de Fuente de Baxo y un mastín que allí había, pero que parecía más interesado en el hueso que estaba royendo, que en nosotros. Y eso que íbamos con Lola.


Subimos pegados al arroyín que parece bajar desde las laderas mismas del Pico del Oso, el que sería nuestro primer objetivo en el día.


En realidad el arroyo nace unos metros más arriba en la fuente los Ril.layos. Buena fuente, por cierto, que menudo chorro salía y bien fresca. Allí recargamos agua y aprovechamos para picar algo, que además el sitio era una balconada preciosa.


Solo unos metros por encima de la fuente desembocamos en la cubeta de la vega de Fuentes de Cima, (1.730 m) debajo mismo del Pico del Oso. Modelado glaciar de libro en toda esta zona.


Dejamos atrás la vega y salimos de ella por la derecha, a ganar la col.lá Las Cascayeras (1.814 m) en la cresta que desde el Pico del Oso cae hacia el norte, hacia el Pico´l Castiel.lo y desde donde ya vemos el Pico Torres. Me encanta esta zona con tantas vegas en el fondo de recogidas cubetas. Muy parecida también a toda la zona entre los puertos de Vegarada y Piedrafita.


Al otro lado del collado vemos el extremo occidental de la Cuerda del Ajo, con la cumbre del Nogales o Moales, la que sería la máxima altitud del día, destacando.


Por uno de los múltiples senderos que salen desde el collado continuamos subiendo a ganar la col.lá Nogales (1.919 m), que se abre entre los picos del Oso y Nogales y desde donde vemos abajo la col.lá Las Cascayeras.


La cumbre del Pico del Oso está muy cerca, de manera que no nos cuesta mucho decidirnos a continuar hasta su cima (2.021 m). Aunque yo había vuelto por la zona hace unos pocos años, hasta el Oso hacía ahora mucho que no subía.


Preciosas vistas hacia el torres, con los Picos de Europa asomando por detrás.


Toneo y Agujas, con parte de las pistas de esquí de la estación de San Isidro.



una vista general hacia el puerto de San Isidro.


Y por supuesto hacia el Puerto de Vegarada, con el Pico Huevo a la derecha, por delante de la preciosa entalladura de Puerta de Faro.


La línea de cumbres que seguiremos a continuación. Primero hasta el Nogales, en el centro de la foto y luego al Jeje o Xexa, a la izquierda.


Y para acabar una vista hacia el valle de Redipuertas, en León, con la cresta del Bodón en el extremo derecho de la foto.


Nos retratamos en cumbre los tres y volvemos sobre nuestros pasos hasta la collá Nogales.


En la collada paramos un rato con unos compañeros. Se habían dejado una gorra en la cumbre del Oso y tras un intercambio de voces, subieron de nuevo hasta aquí a recuperarla. Resultaron ser compañeros del San Bernardo de Mieres y del amigo Monchu (Monchu x Montaña). Después afrontamos el repecho que nos separaba de la cumbre del Nogales.


Y cumbre (2.074 m) del Nogales o mejor dicho Moales, ya que el castellanizado nombre de Nogales no es sino una nueva errata toponómica que salta a la vista pues allí, nogales, lo que se dice nogales, no hay. De momento, una vista hacia la vertiente por donde acabamos de salir, con el Pico del Oso enfrente y la Cuerda del Ajo que continua hacia el Fuentes y más allá, hacia el Toneo.


El valle de Riopinos o Rupinos, por donde acabaríamos bajando, con Peña Redonda asomando en la izquierda de la foto. En el fondo del valle, se aprecia El L.legu, la pequeña laguna de Riopinos por donde pasaríamos poco después.


El valle del Gumial por donde subimos y al fondo, el Torres.


Y tirando de zoom la majada del Gumial.


Y un primer plano del Torres. Guapo, guapo. Hace mucho que no subo hasta allí.


Nos despedimos del Nogales o Moales y continuamos hacia el Xexa, de nuevo erróneamente castellanizado como Jeje, pasando primero por lo que en el IGN denomina como Collado el Verde (2.004 m), un nuevo error ya que de verde tiene poco y el collado de tal nombre queda al norte del Moales.


Y tercera cumbre, la del Xexa (2.064 m). Las vistas parecidas, como esta sobre el puerto de Vegarada y las Peñas del Faro.


Vistas hacia la zona de La Laguna y el Brañacaballo


En cumbre paramos un ratillo. De manera que dio tiempo a entretenerse un poco.


Una panorámica de la zona alta del valle de Riopinos por donde bajaríamos, primero cortando bajo el Nogales hacia la collada que lo separa del Picón de las Rubias, para luego bajar ya por el fondo del valle hacia El L.legu de Riopinos.


Vamos perdiendo altura y sin pasar de nuevo por el  Nogales nos vamos dejando caer hacia la derecha por Las Pozas los Arenales, hacia la collada del Picón de las Rubias, pero antes de llegar a ella nos tiramos abajo, a buscar el fondo del valle.


Una vista atrás. Aunque no lo parezca, aquí se pierden casi 400 m de golpe. La zona baja está muy tomada de maleza y apenas se ven senderos, pero se recorre bien al tratarse de matorral muy bajo.


Llegamos así a El L.legu de Rupinos (1.660 m). Increíble el color que tiene. No es de extrañar que en algún sitio se la nombre como Laguna Roja.


Desde la laguna nos liamos un poco. Digamos que por debajo de la laguna se van a ir abriendo poco a poco dos vaguadas, una a la derecha y otra a izquierda. No vimos sendero claro por ningún sitio y nosotros empezamos a bajar dejándonos caer poco a poco hacia la derecha. No es la mejor opción. Lo queramos o no tendremos que acabar por salir a la majada de Riopìnos, fácilmente identificable por su refugio (círculo rojo), ya que no hay opción a bajar directos desde aquí al fondo del valle de Riopinos. De manera que tarde o temprano tendremos que cortar hacia la izquierda y mejor hacerlo pronto, ya que el arroyo que se va ir formando desde la vaguada izquierda, se encañona en una zona que, no por nada, se llama L´Argayona, y no será fácil cruzarlo más abajo. Para más coña, el GPS se me fue de paseo en este tramo. Era mediodía y los satélites debían estar comiendo. Casi mejor, así nadie va a seguir nuestra senda. Total, que si repetís ruta, en la laguna, empezar a bajar hacia la izquierda, en dirección a la majada de Riopinos.


Por fin, tras bregar un rato con algo de maleza y cruzar el arroyo, casi, casi, que por el último punto posible, antes de que se encañonara, alcanzamos el refugio de Riopinos, construido en 1965 y junto al que paramos a comer (1.570 m). El refugio estaba abierto y bastante limpio. Buen sitio para vivaquear.


En la vega que se abre tras el refugio hay una buena fuente, bajo la Bizarrera los Xatos, donde recargamos de nuevo algo de agua, antes de iniciar el descenso. Por la izquierda del refugio y tras cruzar el arroyín que se forma por debajo de la fuente, se aprecia un marcado sendero que nos baja al fondo del valle. El GPS parecía haber revivido tras el descanso en el refugio y volvía a trazar bien.


La senda baja con fuerte pendiente un primer tramo, dejando a la derecha El Saltón, por donde discurría el antiguo y peligroso sendero hasta que se abrió el actual. Una vez se alcanza el fondo del valle en La Campa´l Cucho, solo queda ir bajando todo a lo largo de él, siempre por la margen izquierda del arroyo. El sendero está marcado y cuenta con jitos. Peeeeero, siempre hay un pero, no es un descenso cómodo. Ni mucho menos. O al menos no lo era en el verano de 2013. El sendero está muy perdido y una vez alcancemos el fondo del valle, la maleza invade su rastro en todo momento. No hay apenas cotolla, pero los escoberos levantan por encima de nuestras cabezas y por momentos se cierran de tal manera que resulta complicado adivinar el rastro de la senda entre ellos.



De vez en cuando la senda atraviesa algún bosquete de hayas, como en La Mata L´Argueyu, que suponen un descanso de tanto escobero y un alivio del calor que hace entre ellos. De todas formas, yo contaba con mucho más bosque en el descenso del que llega a haber.



En el descenso iremos pasando bajo los impresionantes torreones que caen desde el Picón de las Rubias, cortados por alguna de las canales que aquí llaman cangas, comos la canga las Roecas o la canga Miguel.


Seguimos bajando y poco a poco vemos acercarse el final del valle de Riopinos. Más lento de lo que nos gustaría. Y es que el descenso por aquí se hace largo e incómodo de narices. De todas formas mucho mejor bajarlo que subirlo. No quiero ni imaginarme haber hecho el ascenso por este lado.


Si para nosotros llegaba a angustiar tanto rato entre escoberos sin ver apenas nada, no quiero pensar como iba la pobre Lola. En cuanto tenía oportunidad, se subía a alguna piedra. Seguramente para ver si veía el final a aquella selva.


Empezamos a ver el valle de San Isidro por donde discurre el río Braña y la carretera del puerto, con el Torres presidiendo. Por fin parece que esto se acaba.


Y así alcanzamos la majada de La Varera (1.010 m), con varias cabañas. Para nuestro pesar, dadas las fechas, cuando se acabaron los escoberos, empezaron los felechos. Y con ellos alguna que otra garrapata. ¡Como no!.


Desde La Varera el sendero está mucho más marcado y vemos incluso algo de ganado. Se sube a ganar un colladín, el col.léu de la Infiesta, y al otro lado nos internamos, ahora si, en un precioso hayedo  por el que la senda inicia un vertiginoso descenso en cerrados zigzags hacia las fincas de Bubono.



En la zona baja se pierde un poco la senda, pero al ir por medio de un hayedo, bastante limpio, no tendremos mucho problema para salir a la zona baja, donde enlazamos con una marcada senda que ya en llano, se dirige hacia la derecha a cruzar el arroyo de Riopinos, el mismo junto al que hemos realizado todo el descenso, aunque apenas si hemos podido verlo.



Ya solo quedaba continuar un tramo más por la senda y tras salir a una buena pista en El Carrozal, bordear varias fincas en la zona de Los Bubonos antes de cruzar el río Braña y desembocar en la misma pista por la que habíamos iniciado la marcha por la mañana.


Y de aquí para Felechosa a tomarnos no una, sino dos cervezas, para acabar de quitarnos el agobio de tanto escobero. Os dejo el track y recordad que el GPS falló en el tramo que va de la laguna de Riopinos al refugio de cazadores.


Un saludo
Cienfuegos

18 comentarios:

  1. Buena ruta perfectamente descrita, enhorabuena a los "3", tambien con su toque clarero.Estos GPS nos va a "perder" cualquier dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si nuberu, ya te dije que en nuestro caso, tambien tenía sabor "clarero", ja, ja. No, si lo del GPS no tuvo nada que ver con que nos liaramos por debajo de la laguna. Pero coincidió que en el momento en que perdimos la senda, el GPS, dejó de funcionar. Cosas que pasan. Desde luego está bien no fiarlo todo al GPS, que nunca se sabe.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Que bonita ruta...ves Javier asi tienes que pensarlas cuando vaya yo, sin sedos ni caidas en vertical jijijiji. Me ha encantado la zona, las fotazas y esas sensaciones que nos transmites.
    Ya se nos van terminando las vacaciones, a mi me queda esa semanina sagrada que dejamos para LLanes y en cuatro días otra vez dando clase, por Diossss como pasa el tiempo.
    Mi abrazotedecisivo montañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se que decirte Sara. El descenso también agobiaba lo suyo, ja ,ja. Disfruta de Llanes. Nosotros remataremos las vacaciones en Colunga. Un saludo

      Eliminar
  3. Bonita ruta por la sierra del Ajo, nosotros la hicimos desde el Fielato y, y ya nos dejo buen sabor de boca, pero ese bosque del Gumial , habra que conocerlo algun dia.
    La intuición es lo que vamos perdiendo por culpa de los Gps. pero.....
    Guapa ruta y en buena compañia, no se puede pedir mas, aunque uno se pierda.
    Un Saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el Fielato también es muy guapo. Lo ideal puede que sea subir por el Gumial y bajar por el Fielato, pero luego te queda un buen tramo de carretera para volver al coche. En nuestro caso la culpa de bajar por Riopinos fue mia, que tenia antojo de conocerlo. Los GPS son cojonudos, ... hasta que se estropean o no pillan satélites. Yo sigo saliendo siempre con el plano y la brújula, por si acaso.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Gran dia de montaña, por el trazado, por el tiempo y por el trio particpante. Felicidades por la descripción, yo diria que impecable y por las fotos. Una cuestión que planteo a modo de propuesta: si desde el collado de las Rubias hay o hubiera camino para bajar otra vez al Gumial, no sería ésta mejor opción para bajar que la del valle Riupinos, teniendo en cuenta el mal estado en el que se encuentra?. Aunque se repita parcialmente el recorrido, la belleza de la majada y el bosque de Gumial quizá lo compense sobradamente. Este tramo, lo tengo recorrido en las cuatro estaciones del año y siempre es una maravilla. Saludos y gracias por la publicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hay Vinada. No conozco esa ladera que comentas, pero mirando la ortofoto de la zona, no parece buena opción. No se aprecian senderos desde el collado hacia el fondo del valle que le queda al norte y aunque parte del descenso podría hacerse por pedreros, aún queda mucho terreno de monte bajo hasta salir al Gumial y por la pinta complicado de recorrer. No se. Como bien dices el hayedo es una maravilla. Yo lo había recorrido hace años en invierno con nieve y también es precioso. Un saludo

      Eliminar
  5. Pues la verdad es que La Varera o Riupinos está peor que cuando subí hará unos 4-5 años, aunque de aquellas ya no era un ascensión precisamente limpio. Si hay que ser sincero mucho más guapo el valle del Gumial y la Majada que como dices en el reportaje solo visitarla vale la pena para hacer una corta caminata. Un saludo y gracias por tu reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yoni, sui que debe de estar peor. También puede ser la época. Ahora mismo no es la mejor para meterse en según qué sitios. El peor tramo es por encima de la Varera. Había que ir fijándose muy bien porque no siempre se veía claro el sendero entre los escoberos. Nos vemnos.

      Eliminar
  6. Norabona a los 3... menuda xatada, jeje. Quedo con munches ganes de conocer el Gumial, y dempués de tar esti añu nel Nogales y na Reonda, tamién quedé con ganes del valle Riopinos... pero ponéislo malo, malo.

    Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Berto, Lola llegó reventá la prubina. Yo nun conocía el valle Riopinos y fue culpa mia el baxar per ehí, pero ye verdá que ye malu enforma. A lo meyor también ye la época. Na seronda o entamando primavera nun habrá felechu y les escobes tarán más musties. Al Gumial ties que dir. Date lo mesmu dir na seronda o n´inviernu. Tará igual de ablucante. Un saludu

      Eliminar
  7. Hola Javi, ¡Que pasada de ruta...! y tienes unes fotos precioses. Tendré que perdeme algun dia por la zona. Y ya tengo gana, que llevo un mes sin poder salir. Un abrazu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, ya me parecía que no debías estar saliendo. Te echaba en falta algún reportaje. Pues la zona ye guapísima. Yo ahora voy poco por allí, la verdad, pero casi diría que ye donde me formé como montañeru y fai años díbamos mucho. Un saludu

      Eliminar
  8. Pues otra ruta que queda anotada (anda que no tenemos trabajo para cuando volvamos a casa), la verdad es que esas cumbres se pueden alcanzar muy fácilmente desde Vegarada, con muy poco desnivel, pero la belleza de los valles de la vertiente asturiana no tiene comparación.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si os poneis las pilas por aquí como por Pirineos, acabáis con la lista de pendientes en un par de meses, ja, ja. La verdad es que por conocer el Gumial, bien merece la pena meterse un poco más de desnivel para subir al Nogales. Un saludo

      Eliminar
  9. Me gusta mucho esta opción para ir a conocer el Pico del Oso y toda esa zona que desconozco bastante y siempre veo cargada de nieve en invierno cuando subo hasta Fuentes. Tremendas las fotos del Torres, es acojonante ver ese pedazo de pirámide....!! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es una zona que suele cargar mucho de nieve, si. Curiosamente tengo hecho poco en invernal por aquí. Al Torres hace mucho que no le hago una visita y la verdad es que viéndolo así, si que se me apeteció volver hasta allí, si. Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.