lunes, 27 de octubre de 2014

El Pico Pradiella. Por la Sierra del Aramo

01/10/2014
Sierra del Aramo
Concejo de Riosa (Asturias)

El infructuoso intento de visitar la Cueva Gancios en compañía de Chema, sirvió al menos, para dar una vuelta por el extremo sureste de la Sierra del Aramo y conocer el precioso Camín del Fierro. Un pequeño paseo que, sin embargo, resulta de lo más agradable.

Inicio/Fin: Collada Espines. En la pista que comunica las carreteras del Puerto de La Cobertoria, AS-230 y del Alto del Cordal, AS-231.
Distancia: 7,5 Km
Desnivel máximo: 450 m
Desnivel acumulado: 700 m
Tiempos: 4 horas, con mucha calma ya que dió para todo.


Dejamos el coche en la collada Espines (1.031 m), en el Cordal de las Segadas, desde donde vemos la Cuesta Pandiella por la que vamos a subir, metida entre nubes.


La collada Espines es límite de los concejos de Quirós, Lena y Riosa y allí podemos ver un mojón que sirve de vértice de dichos municipios con las iniciales Q, L y R, grabadas en sus tres caras.


Tomamos la senda que sube, primero junto al cierre, para luego traspasarlo e internarse en un cerrado bosquete, aunque la senda está perfectamente marcada.


En cuanto salgamos del bosquete, entraremos en una zona despejada, es Cuesta Pandiello. Allí aparece el llamado Camín del Fierro en toda su anchura.


El Camín del Fierro era un camino por el que se bajaba el mineral de hierro de una mina existente más arriba. Conserva su buena factura, con amplias zonas perfectamente muriadas y un buen ancho. Abajo va quedando la collada Espines.


A mitad de la Cuesta Pandiello, perdimos alrededor de una hora buscando la llamada Cueva Gancios. Hacía solo unos días, el "mochileru" (Programa Mochileros de la TPA) la había visitado, y tanto a Chema como a mi, se nos apeteció arrimar a conocerla. No conocíamos su localización exacta y por más que la buscamos, no conseguimos dar con ella. Habrá que volver con algo más de información.


Así que seguimos por el Camín del Fierru arriba, pasando junto a lo que queda de un viejo cargadero.


Guapo el camino en la zona alta. La pena que el día no iba a acompañar demasiado, impidiéndonos disfrutar de las vistas.


Poco más arriba, después de cruzar una alambrada, la marcada senda desaparece por completo, dejándonos en mitad de la ladera, por la que seguimos subiendo, con tendencia a la derecha.


Alcanzamos así el collado Bueyes (1.425 m), que nos da acceso a la vega de Abeduriu, ya en la zona alta del Aramo.


La recogida vega del Abeduriu, hasta donde llega una buena senda desde la carretera del Gamoniteiro, pasando por la majada Veneros.


Mala luz hacia Campa Redonda, por donde se sale a la majada Veneros.



Aquí Chema me permitió un capricho. La vega Abeduriu pertenece a los pueblos de Llamo y San Adriano, de Riosa. El acceso desde estos pueblos se hacía desde la zona de la mina prehistórica de Texéu, a través de la perdida senda de la Cueñona, por lo que intentamos dar con el acceso a dicha senda. Para ello bajamos a la vega (vista atrás).... 


... y recorrimos las cuatro colladas que se abren sobre Abeduriu, localizando en esta (1.423 m), lo que parece una antigua senda que pierde altura con fuerte pendiente.


Podría ser este el acceso a la Cueñona. Habrá que volver con más tiempo a investigar otro poco o intentarlo de abajo hacia arriba, accediendo por Texéu.



... que ofrece guapos rincones, ...



... y en donde se localizan numerosos tejos. Y es que el nombre de la cercana mina de Texéu, sería por algo.



Con la ración de investigación diaria más que cubierta, nos vamos a por la cumbre del día, el Pico Pradiella, para lo que atravesamos la vega Abeduriu, buscando la collada que la separa de Campa Redonda y por la que pasa la marcada pista.


En la collada abandonamos la pista para subir a ganar el cordal, dejando atrás la vega de Abeduriu y las colladinas que acabamos de recorrer.


Por debajo nuestro la niebla se ha ido espesando, a la vez que todo alrededor del Aramo parece metido en bruma e impidiendo las, sin duda, guapas vistas que habrá desde aquí.


Pasamos por una cumbre intermedia (1.443 m) y seguimos hacia el, cercano ya, Pico Pradiella.


Y cumbre (1.448 m). Un modesto jito sirve para marcarla. Una cumbre menor del Aramo que no conocía.


Justo debajo se abre la vega de Veneros en la que se asienta una pequeña majada y una laguna. Al otro lado de la misma sube la carretera del Gamoniteiro.


No se llega a ver la cumbre del Gamoniteiro por bien poco. Curiosamente hacia arriba el día se mantenía despejado.


Las cabañas de la Casa del Inglés, en la vega de Veneros.



Apenas si paramos en cumbre. Desde la cima nos llamó la atención una senda que parece recorrer la cresta por su izquierda, así que decidimos intentar el descenso por ella.


Efectivamente se aprecia una marcada senda que se dirige hacia el colladín del fondo.


Apenas trasponemos el colladín, la senda parece perderse, aún cuando la ladera es lo suficientemente limpia para permitir un descenso cómodo, siempre con tendencia a la derecha.


Abajo aparece ya la carretera del Puerto de la Cobertoria. A esta altura enlazamos con otra senda que parece bajar directa desde Veneros.


La zona baja está muy tomada de maleza y nos cuesta un poco más dar con la mejor senda que nos permita descender cómodamente.


Pero por fin, y ya metidos en la niebla, conseguimos alcanzar la majada de Bosbigre.


Justo por debajo de esta cabaña, localizamos una fuente en la que echamos un trago y bajo ella, tomamos la carretera por la que volvemos al punto donde habíamos dejado el coche, cerrando esta pequeña circular.


Un pequeño paseo para perder unas horas. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

12 comentarios:

  1. Ya le comentaba el otro día a Víctor que esta Sierra del Aramo la tenemos poco trabajada por estar tan a mano? No lo sé, pero tiene rincones preciosos como demuestras con tu reportaje . Yo las veces que he hecho rutas me ha gustado mucho. Las fotografías estupendas , pena de niebla porque las vistas son estupendas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la tengo muy pateado, pero no precisamente por el extremo sur, por donde me prodigo poco, la verdad. Habrá que dejarse caer más a menudo por alli.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ni que lo digas Gabi. Pues no hay sendas ni nada por conocer todavía. Y mira que está ahí, al lado de casa como quien dice.
      Un saludo

      Eliminar
  3. La niebla una puñeta para el que hace la ruta, pero para las fotos es fabulosa.
    La foto Contrastes bonita, bonita.
    Tengo que ir a a la sierra del Aramo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Suele ser un coñazo, peor para las fotografías les da un toque precioso.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Quieres creer que la semana pasada, subimos al Moncuevu, y era la primera vez que pisaba la Sierra del Aramo en plan montañero. "puff que mal". me encantó , y por tu reportaje la zona Sur tambien tiene una pinta esplendida, asi que habrá que ponerse las pilas y acercarse y conocer el resto rapidamente.
    Muy guapo reportaje.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso la Sierra del Aramo fue donde me inicié en montaña con la Gamonal, el Moncuevu, el Pelitrón ... pero siempore quedan cosas. Canales que todavía no recorrí y alguna que otra cumbre, como esta, que no conocía. Hay que dedicarle tiempo, que merece la pena.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Preciosa ruta y fotos en una zona tan cercana a todos y que muchos como yo desconocemos parte de las rutas que nos ofrece, me la apunto, un saludo.
    Pablo Lara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un paseo Pablo, pero la verdad es que merece la pena conocerse ese camín del Fierro. Precioso.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Tenéis cerca de casa un paraíso como la Sierra de Aramo, a nosotros nos pilla bastante más lejos y tenemos que hacer "intención" para ir hasta allí, pero a lo mejor en lo que queda de otoño nos dejamos caer, que merece la pena.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Valentín. Durante miucho tiempo fue mi "patio de recreo" para las escapadas cortas y rápidas, aunque ahora me da más por el valle del Trubia. Proaza y Teverga, también están a tiro de piedra desde Oviedo, pero el Aramo siempre está ahí y siempre ofrece nuevos rincones.
      Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.