martes, 14 de abril de 2015

Al Jucantu por el Camín de los Beyuscos

02/04/2015
Desfiladero de los Beyos
Concejo de Amieva (Asturias)

En Semana Santa algunos deciden pasar su particular Via Crucis, llevando a cuestas pesados santos, caminando descalzos o fustigándose la espalda. Nosotros íbamos a pasar el nuestro desafiando a la gravedad para superar los 1.100 m de desnivel que separan Puente Vidosa de la cumbre del Jucantu, en poco más de 3 Km de recorrido. Un mundo en vertical, el de Los Beyos. Un mundo al que tuvieron que acomodarse las gentes de antaño, por ejemplo, trazando alguna de las increibles sendas que hoy transitariamos.



Inicio/Fin: Puente Vidosa
Distancia: 11 Km
Desnivel máximo: 1.190 m
Desnivel acumulado positivo: 1.340 m
Tiempos: 7 horas


Partimos de Puente Vidosa (265 m), en la carretera nacional N-625, que sube de Cangas de Onís al Puerto del Pontón. En estos momentos se está habilitando una vía ferrata en las paredes del desfiladero, que va acompañada de, ni se sabe, cuantas tirolinas que cruzan sobre la preciosa Cascada de Aguasalió, con lo que se acabaron las guapas fotos de este sitio. A partir de ahora las fotos tendrán más cables que una subestación eléctrica.


Tomamos el estrecho pasillo que bordea por la derecha el hotel, para subir hacia la cascada de Aguasalió que viene con abundante caudal. Un pequeño puente nos permite cruzar sobre el arroyo a la margen izquierda.


Abajo queda Puente Vidosa, con la mole del Carria al fondo. De hecho hoy el protagonista de casi todas las fotos será el Carria, omnipresente tanto durante el ascenso como, sobre todo, en el descenso.


La senda, ancha, con buen firme y muy marcada en todo momento, sube con fuerte pendiente por el Monte la Regata, a ganar un primer hombro.



Allí gira a la izquierda para seguir subiendo. Las prímulas marcaban el camino.


Poco después llegamos a la abandonada aldea de Rubiellos (500 m). En Los Beyos ya conocía alguno de sus pueblos abandonados, como Víboli, Caviella, o Biamón (que ya casi podemos considerar abandonado). Me faltaba por conocer Rubiellos. Como en el resto de los casos no deja de asombrarme donde llegaron a asentarse sus habitantes y solo puedo imaginar la dureza de la vida aquí.


El hórreo de Rubiellos sigue en pie, como el de Víboli, desafiando a la gravedad y al paso del tiempo. Hórreo beyusco de libro, pequeño y con tejado a dos aguas.


Por encima del hórreo sigue nuestra senda, abandonando Rubiellos hacia la derecha, pudiendo ver ya el collado Cocoba, a donde tenemos que subir a continuación.


Una vista atrás, con el Carria al fondo. Abajo, en sombra, queda Rubiellos.



Alcanzamos el collado Cocoba (770 m), en el que hacemos una breve parada y desde donde tenemos una buena vista del Desfiladero de Los Beyos, con la carretera del Puerto Pontón abajo. Al fondo la mole del Niajo, otra de las protagonistas del día y a su derecha Peña Subes.


En Cocoba la senda gira a la izquierda y pierde unos metros para cruzar la cabecera de la canal de la riega Llaganozos, que se abre bajo nosotros, buscando la parte baja del monte Valleyones, la tira de arbolado que se ve en el centro de la foto, y por el que tendremos que subir a continuación. Al fondo y por encima de los Valleyones ya se intuyen las praderías del Derrabáu.


Guapa la senda en este tramo, donde nos sorprende ver que se han arreglado alguna de las armaduras del camino y que hay rastro de pasar ganado.


El Monte Valleyones por el que subiremos hasta el Estosu, la collada que lo cierra por arriba (flecha).


El ascenso por los Valleyones se hace duro, pero la senda está muy marcada y sube con varias zetas para hacerlo más llevadero. Además en esta época (principios de primavera) la maleza aún no ha invadido el camino. En el Estosu (890 m) quedan restos de una cabaña y se nos abren de nuevo las vistas hacia la parte alta de los Beyos, con las cumbres del Niajo, Peña Ñorín, Peña Subes, y Collao Zorru, entre otras muchas.


Una vez dejamos atrás el Estosu, la zona de arbolado comprimida entre murallones calizos, da paso a una amplia, amplísima ladera de hierba larga, la Cangona. Nosotros nos la encontramos cómoda de andar, aunque en verano esto debe ser un felechal inmenso.


El pueblo de Biamón y su acceso por el camino de Degüera, la llamada Senda del Cartero, al otro lado del valle del Sella.


Sin embargo esta amplitud que supone la llegada al Derrabáu lejos de suponer un alivio en la marcha, me atrevería a decir que es un inconveniente. Las distancias parecen alargarse y el canto del Derrabáu o mejor dicho la explanada donde se asienta la majada de El Cueto, parece alejarse de nosotros. En nuestro caso además, no cogimos bien la senda, que parece ir por encima de las cangas de hierba y cortamos por ellas, cerca de las paredes calizas. La inclinación del terreno es mucha y el avance incómodo.


Una vista atrás. Mis compañeros, en sombra, cerca de las paredes calizas.



Pero con paciencia, ... y pulmones, todo se acaba, y por fin alcanzamos la pequeña explanada en la que se sienta la antigua majada de El Cueto (1.153 m), en el Derrabáu, una planicie impresionante e impensable colgada literalmente sobre el precipicio de los Beyos, y que merece la pena conocerse por si sola.


Las vistas desde aquí son espléndidas, la primera hacia el Niajo, que cierra el Desfiladero de los Beyos, con la carretera del Pontón bajo nosotros. A su izquierda la Plana o el Frailón y bajo éste las agujas de las Monjinas.


El Pierzu y el Carria. Al fondo la Sierra del Sueve y la línea del mar Cantábrico.


Justo enfrente Biamón. Parece que se están arreglando un par de casas. Lo que se ve perfectamente es el argayo que hace un par de años a punto estuvo de llevarse el pueblo entero.


Ya asoman el Tiatordos y el Campigüeños


Me sorprende y alegra a partes iguales ver ganado en el Derrabáu. Creía que ya nadie subía vacas aquí, pero allí pastaban tranquilamente una docena de ellas. Desde aquí vemos lo que nos queda al Jucantu. En nuestro caso, haremos el ascenso ligeramente a la derecha de la vertical de la cumbre, por el nevero que se ve a esa mano.


Subimos poco a poco, pasando de una terraza a otra, todo muy sencillo, sin más que apoyar puntualmente la mano en algún paso. A nuestras espaldas va quedando Peña Salón y la entalladura del Desfiladero de los Andamios, acceso natural al valle de Víboli.


Y cumbre del Jucantu (1.389 m), coronada con un buen jito.


Una serie de fotos, de las vistas que se disfrutan desde cumbre. El Niajo, Peña Ñorín y Peña Subes, por delante de la línea de cumbres que van del Pozúa a Ten y Pileñes. A la izquierda el Frailón y las Monjinas.


En primer término, Peña Salón, con los pueblos de Casielles, Caviella y Biamón y el Desfiladero de los Andamios. Detrás Collao Zorru, Recuencu, Maciédome, Tiatordos, Campigüeños y La Llambria, entre otros.


El Pierzu y el Carria, al fondo la Sierra del Sueve y el mar Cantábrico.


El Valdepino y detrás asomando Cantu Cabroneru y Peña Beza.


Abajo las praderías de Baeno, a donde tendremos que bajar. Por encima de ellas la zona del Canellín. Al fondo a la derecha la Sierra de Amieva, con el Primiello.


Una más al Pierzu y el Carria.


Y una más también, como no, al Tiatordos, Campigüeños, La Llambria y a la derecha, asomando Los Tornos de Pandemules.


Sierra de Amieva, con el Porrón de Bescoba y el Primiello. Por delante la collada Ordés, por donde pasa la pista de acceso a Baeno.


Paramos un buen rato en cumbre. Habíamos subido como tiros y era temprano. Además la temperatura era perfecta y se estaba genial allá arriba. No teníamos prisa, pero después de un rato tocaba pensar en seguir ruta. Foto de cumbre.


Y una panorámica de las vistas (pinchad en ella para verla en grande)

https://0b9052d5-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/pelescleyes2/panoramicas/p_jucantu%20%2840%29.jpg?attachauth=ANoY7cr7O1j_SBc3Sdk2PKYNA_p5vM9tVtAbdQbLgUlUPlMmK4CFVWeGl_Pcs6N0m_Zh9o2e1l9DHyMXP8mz-YUz89t3a-sLt8qNgIqUWfnpBiytH6t_lXQxibB989GX3hZz9iJQB-Qw7hSDIygS14peoz35yPNC9NTEzZpIZkwA99IR_sf0Eoh2d7LjdqkAQaMAu31WKlL85rbT9NSRCYY0rYO-IUnKWnNTIBtLeUwZ7oqdKzLH7GY%3D&attredirects=0

La idea de la ruta era haber seguido hasta el Valdepino, subiendo por la Jastia, para bajar por Gustalcuendi, seguir al Pico Monxe y desde él alcanzar Baeno, pero el Valdepino tenía aún mucha nieve y no estaba en condiciones para meternos en la canal de acceso desde este lado, con mucha pendiente, así que tocaba recortar ruta y bajar directos a Baeno desde aquí.

Bajamos hasta la majada Gioves, justo bajo el Jucantu y nos acercamos hasta su fuente. Desde aquí vemos el valle de Gioves por el que vamos a empezar a bajar.


No apreciamos senda clara, así que perdemos unos metros por medio del hayedo, hasta alcanzar la riega Gioves.


Ya junto a ella vamos a ir bajando, mayormente por la margen izquierda.


Alcanzamos una pequeña vega en la que quedan restos de alguna cabaña, justo por debajo del punto donde se unen el arroyo Gioves y la riega Lloés. Allí cruzamos a la margen derecha y ganamos unos metros por la ladera contraria.


La vega queda abajo. Nos dirigimos por un marcado sendero hacia un colladín que vemos más adelante.


Desde el colladín (1.008 m) la senda que baja a Baeno, puede cogerse ganando unos metros por encima de él. La senda, armada en este tramo, para poder cruzar el crestón de la Sierra Agüergu, es fácilmente identificable desde abajo. Esta senda gira a la derecha para entrar en el valle de la riega L´Asprón.


Una vista atrás desde el colladín hacia el valle de la riega Gioves por donde hemos bajado.


Sin embargo, nosotros dejamos el camino a la derecha para seguir bajando de frente, sin senda clara hacia Baeno. En este tramo, un impresionante cortado, en medio de una zona de denso bosque, nos separa a la derecha, del fondo del valle por el que discurre la riega L´Asprón, por lo que hay que buscar el mejor punto para poder bajar.


Lo encontramos un poco más adelante. Una canal desciende al río con fuerte pendiente. No es terreno cómodo. En su parte baja unos optamos por descender a la derecha de la canal y otros directamente por ella. Poniendo atención no ofrece muchos problemas, pero hay que tener cuidado, pues el desnivel es considerable.


Justo bajo esa canal, cruzamos la riega L´Asprón y ganamos unos metros hasta una solitaria cabaña asentada en una especie de collada (930 m).


Esta collada queda separada del resto de Baeno por un nuevo crestón de verticales caídas. Toca buscar de nuevo el paso, pero habiendo cabaña, no puede ser complicado.


Efectivamente, la senda que comunica esta cabaña cruza el crestón justo en la vertical de la misma. Desde este punto tiro una foto en la que se ve la zona por donde hemos bajado hasta la riega L´Asprón y la citada cabaña.


Ahora si, por fin entramos en Baeno, de amplias praderías y multitud de cabañas. Toca perder unos metros por entre las fincas hasta salir a una de las marcadas pistas que se dirigen al norte de la majada.


Alcanzamos la pista. Esta empieza a ganar metros para dirigirse a la parte alta de Baeno y desde ella subir a la collada Ordés, desde la que inicia un vertiginoso descenso con múltiples revueltas hasta salir a la carretera de Amieva, pero nosotros en la primera y cerrada curva a derechas, la abandonamos para dirigirnos al extremo norte de la majada. Debemos acercarnos hasta un par de solitarias cabañas, las últimas de Baeno (círculo).



Cruzamos las vegas de Baeno, pasando junto a una fuente y acercándonos a los cortados que caen a plomo sobre el valle del Saltu la Lloba.


Allí, junto a las cabañas (890 m) que marcan el inicio de la senda que baja por el Sedo la Cruz del Pico - fácilmente identificables ya que se trata de dos cabañas juntas, una arreglada y la otra sin techumbre - paramos a comer, con unas vistas que pocos restaurantes pueden ofrecer.


Tras la comida, un último vistazo a la zona por la que hemos bajado, con el Valdepino destacando sobre Baeno.


Desde las cabañas tomamos decididamente al frente, a encarar el cortado que tenemos enfrente, y justo allí damos con la marcada senda del Sedo la Cruz del Pico. Visto desde arriba parece imposible que algún sendero pueda bajar por aquella pared, ...


... y sin embargo, apenas entramos en la senda, este se muestra suficientemente ancha y con buena caja. Además de tanto en tanto, aparecen marcas de pintura azul.


La senda pierde altura con varias revueltas, para después ir bajando con clara tendencia a la derecha, donde cruzará un par de pedreros denominados La Llera. Al frente una vez más el Carria. ¿Cuantas fotos van ya?.


Se alcanza así una zona de denso arbolado que vuelve el camino un tanto incómodo. La senda permanece muy clara en todo momento, pero la vegetación va ganando terreno y eso que nosotros hacemos el recorrido apenas ha comenzado la primavera y la vegetación aún se muestra benigna. Sabe dios por cuanto tiempo permanecerán estos senderos abiertos y transitables. Por allí ya solo pasamos algunos montañeros. Por fin, pues el descenso se hace largo ya que desde Baeno tenemos que perder unos 500 m,  alcanzamos la parte baja del valle, llegando a la solitaria cabaña de majada Redonda (410 m).


Por debajo de la cabaña nace una buena fuente. La senda se pierde un tanto, pero desde la fuente se trata de seguir bajando hacia la derecha.


Alcanzamos así el fondo del valle, por donde discurre el arroyo Redonda, que cruzamos por un puente justo bajo una preciosa cascada.


Tras el puente la senda sube unos metros a ganar una marcada horcada, la Forcada de Redonda, desde la que tiro una foto a la ladera por la que acabamos de bajar.


Trasponemos la horcada para dar vista ya al valle del río Sella, bajando por el llamado Camín del Llacigón.


Se pierden los últimos metros por medio de un precioso hayedo, muy limpio y cómodo de recorrer, el Monte Cuebu.


Una última "escalera" nos deposita en la carretera del puerto Pontón, solo unos metros por encima del Puente Rampión. Desde aquí ya solo quedaría por recorrer el kilómetro que, más o menos, nos separa de Puente Vidosa.


Y en Puente Vidosa cambio de ropa y a tomarse la cerveza de rigor. Allí mismo, que para eso le habíamos ocupado parte del aparcamiento todo el día. Alguno llegó a pedir las cervezas a pares. Se ve que con la ruta había hecho sed. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

20 comentarios:

  1. Preciosa ruta, ya había visto la de Monchu y pensaba copiarle el track así que ahora ya tengo dos. Las fotos enormes ...yo ya he estado en el Jucantu , aunque subiendo por Ordes, y la verdad es una cima impresionante. Te habrá prestado un montón!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, ten en cuenta que Monchu bajó por el sendero que pasa por Agüergu, mientras que nosotros lo dejamos a la derecha para bajar de frente, por un terreno con mucha pendiente. Eso si, el recorrido resulta así más corto así. Y si que me prestó, si. no conocía esa cumbre y en una balconada preciosa.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hombre... pero si estuvimos nosotros el viernes de Semana Santa... así que debimos de andar por ahí....
    Creo que hicimos la misma ruta. Nosotros seguimos las descripciones de Monchu, y me pareció una ruta impresionante, tanto por el entorno, como por el tipo de terreno.
    Te quedó una entrada muy guapa... pero con ese paisaje, no puede ser de otra manera.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estuvimos todos, porque en cumbre nos encontramos una tarjeta dle amigo Cundi Semeyes del día antes, así que, ... la verdad que con aquellos días de Semana Santa, apetecía hacer algo decente.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Es una de esas rutas que cuando la haces no se te olvida en mucho tiempo, la hice hace una buena temporada también en circular y cada vez que veo el Derrabau me digo que tengo que volver. Que vistas de Ponga desde la cumbre del Jucantu. Precioso reportaje. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había descargado tu track, Carlos para compararlo con el de Monchu. Aunque luego casi que no miré para el GPs en etodo el dia. Y si que es una ruta de las que recuerdas mucho tiempo. no conocía el Derrabau y es una pasada. La próxima desde Puente Huera.
      Nos vemos

      Eliminar
  4. Espectacular Javier, como cada entrada que nos regalas, en imágenes y experiencias...pero ya sabes que Los Beyos para mi son demasiado inclinados y aéreos, sobre todo aéreos...no puedo con ellos...la zona impone, tiene fuerza.
    Mi abrazotedecisivo y a seguir y seguir caleyando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara. Desde cumbre tengo una foto en la que se ve entera la Senda del Cartero hatra Biamón. si quieres te la mando, je, je. La verdad que vista desde enfrente ya mete miedo commo es toda esa zona.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Brutal Cienfuegos... perguapa ruta. Apúntola pa conocer un pelín meyor esa fastera de los Beyos, que lo más cerca que tuvi fué nel Valdepinu baxando por Gustalcuendi, tamién con pelín d'aventura pa tornar hasta Angón, jeje.

    Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Berto, el Derrabáu ye dellos llugares que hay que pisalu. Ye una maraviella, y el camín lo mesmo. Parez mentira como buscaben los pasos los paisanos. Y Gustalcuendi ye, pa mi, una de les mayaes más guapes d´Asturies. Merez la pena dir a comer el bocadiellu na fonte, solo por esfrutar les vistes sobre Picos dende ellí.
      Un saludu

      Eliminar
  6. ¡Bonita entrada Javier! Llevamos tiempo con esta ruta en el punto de mira desde que la vimos publicada por Monchu. Tú entrada nos acelera el deseo de hacerla, así que a ver si pronto le encontramos un hueco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues solo puedo animaros a hacerla más pronto que tarde, porque cuando la Cangona eche felechu, puede ser todo un sufrimiento cruzarla.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Coño amigo mira que hice rutas saliendo desde Puente Vidosa pero esta en concreto no la conocia, como tú dices dura Via Crucis, pero preciosa ruta, si señor, un saludo.
    Pablo Lara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, yo desde Puente Vidosa siempre había tirado para la margen izquierda de los Beyos. De esta margen derecha solo conocía la parte baja del valle Redonda, de cuando subimos al Canellín. Aquel día no dimos con la entrada al Sedo de Cruz dle Pico y subimos por los Cuebros, un sitio bastante peor. Habrá que volver, que hay muchos rincones a conocer en esa zona.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Estupenda ruta y fotografía Javier, ya hace tiempo que le tengo ganas pues aun no la conozco, excepto la bajada desde Baeno por la que ya pase en una ocasión.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi tambien era casi todo desconocido, a excepsión de Baeno y la parte baja de Redonda, y me encantó toda esa zona. Tendré que volver a intentar acabar el camín de los Beyuscos o a subir al Derrabáu, pero desde Puente Huera.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Me gusta cuando enseñais Carlos Porto y tu lugares por donde he pasado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso no será dificl. Lo andas todo, je, je.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Muy guapa Javier, practicamente la misma que hicimos nosotros hace unos meses, con solo la variante de pasar del Colladín a Baeno, tu por la riega abajo directos y nosotros por el camino armado a la derecha.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, miré tu entrada y había descargado el track, pero Agus conocía la bajada directa a Baeno y era más corto, así que tiramos por ahí.
      Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.