viernes, 19 de junio de 2015

Seimeira de Murias y Seimeira de Morlongo

30/05/2015
Concejo de Santa Eulalia de Oscos (Asturias)

Una vez más nos acercamos hasta Los Oscos, una zona que nos encanta. Y además de disfrutar de su paisaje, de su patrimonio etnográfico y, como no, de su gastronomía, también solemos aprovechar para dar algún que otro paseo por la zona. En esta ocasión, aprovechando la primavera, la idea era recorrer el PR.AS-116 "Ruta de la Seimeira", y es que en la zona a las cascadas se las denomina genéricamente como seimeiras, con lo que no debemos hablar de la Cascada de Seimeira, pues es tanto como decir la "Cascada de Cascada". El verdadero nombre de ésta sería el de Seimeira de Murias, que es el pueblo que le queda justo encima.


Inicio/Fin: Área Recreativa de Pumares
Distancia: 7,5 Km
Desnivel máximo: 220 m
Tiempos: 3 horas y 1/2


En esta ocasión nos hospedamos en uno de los estupendos apartamentos rurales de Casa Sualleiro, una preciosidad de sitio, acondicionado con gusto y con todo lo necesario, y con una ubicación perfecta, ya que permite acercarse andando a Santalla y en nuestro caso, nos animó a realizar la ruta de la Seimeria de Murias, saliendo desde la propia casa. De todas formas, los datos que os pongo sobre la ruta, así como el track, los he recortado a lo que viene a ser el inicio habitual desde el área recreativa de Pumares. Para empezar, un buen desayuno en un marco incomparable.


Total que nos acercamos a Santalla, a comprar pan y luego seguimos andando por la carretera que se dirige a Ventoso y en cuyo cruce ya está indicada la ruta de la Seimeira, llegando así, en aproximadamente un kilómetro, al área recreativa de Pumares, verdadero punto de comienzo de la ruta y en donde se localiza un panel de la misma.


Pumares es un núcleo pequeño, pero muy guapo, a orillas del río Agüiera está casi totalmente rehabilitado y cuenta con un, cuando menos, curioso hotel en el que puedes alternar la estancia con actividades musicales.


Salimos de Pumares valle arriba. La ruta no tiene pérdida posible. Se trata de seguir el curso del río Agüeira valle arriba y apenas hay cruces, además de estar bien balizada. Nada más salir pasamos frente a lo que en otros tiempos fue una piedra de afilar. El agua se encargaba de mover la piedra para afilar las navajas que se hacían en un mazo existente más abajo, en Pumares.


No me gusta nada como quedaron las fotografías. Una luz muy dura con fuertes contrastes, durante el ascenso, y una mala configuración de la cámara, pero es lo que hay.



Durante el primer tercio de la ruta llaman la atención los muros, largos y altos muros que en otros tiempos sirvieron para cerrar y allanar fincas hoy totalmente tomadas por el bosque. Ya nos lo había adelantado en Santalla el dueño de un chigre. "Mirar para los muros", decía. "Llevarán ahí más de 200 años y siguen aguantando". Tal cual.


El entorno es una maravilla. El bosque de ribera es precioso. Alisos, avellanos, castaños, ... pero sobre todo robles. Aquí en Los Oscos, el roble es el rey.



La senda sigue escoltada por altos muros, recubiertos de musgo muchas veces, pero en los que crece casi que de todo.



Un pequeño puente pasa sobre el Regueiro de Teixeira.



La senda va ganando metros poco a poco, aunque en ningún momento la pendiente es considerable. En general se trata de una ruta bastante llana, con tan solo un par de repechos un poco más duros. Poco después psaremos junto a la que queda de una antigua casa.



Alcanzamos por fin Ancadeira, lo que queda de un pueblo abandonado. Aquí el valle se abre un poco. Hoy llama la atención la sensación de aislamiento de este enclave, aunque quizás en otros tiempos, cuando las comunicaciones fueran igual de difíciles para todos, este lugar no fuera peor que otros.



Alguna casa aún se conserva en bastante buen estado, manteniendo su techumbre y pudiendo visitar sus estancias.


Pero en la mayoría de ellas sus ventanas ya solo se abren a la ruina.


La senda sube por entre las casas hasta la zona alta, desde donde continúa valle arriba.



Poco después llegamos a una zona donde de nuevo el valle se abre un poco y donde se localiza una pequeña área recreativa en A Veiga dos Cortellos. Allí un panel explica lo que eran "as corripas", los corros, pequeñas construcciones para almacenar las castañas y es que en esta parte llama la atención el porte de algunos castaños.


Estamos en el Valle del Desterrado, llamado así por la leyenda sobre un desafortunado criado que buscó refugio aquí. Merece la pena leerla, así que os dejo una foto donde podéis hacerlo.



Solo unos metros más arriba alcanzamos la confluencia de dos ríos, el Ancadeira y el Agüeira, ya poco más que un arroyo aquí. Un pequeño puente sobre este último permite seguir ruta hacia el cercano pueblo de Busqueimado. Sin embargo, si queremos ir a ver la cascada debemos seguir río arriba, sin cruzarlo.


Y así, en apenas 300 m más llegamos a la Seimerira de Murias, una espectacular cascada de más de 30 m de altura, que en nuestro caso, tenemos la suerte de ver con bastante agua.



Subo por una senda que gana metros para poder ver la parte alta de la cascada.




Ha merecido la pena venir hasta aquí, la seimeira es realmente guapa. De la que llegamos había un grupo de personas, pero se van al poco, dejándonos el sitio enteramente para nosotros solos.


Buen sitio para relajarse, sentarse un rato a la sombra, picar algo y hasta mojar los pies en el río.


Y después, tranquilamente, volvemos por el mismo itinerario de nuevo hasta el área recreativa de Pumares que, pese a las fechas, aún está sin segar. Allí, a orillas del río Agüeira, paramos a comer el bocata antes de regresar a casa para una ducha, un rato de descanso y luego salir a tomarnos unos vinos por Santalla y cenar estupendamente en el restaurante La Cerca.



Un pequeño video, tan cutre como siempre, por supuesto, de la seimeira.



Pero aún habría tiempo para más. Al día siguiente, después de darnos una vuelta para conocer algo más de la zona, y ya de regreso, nos acercamos a conocer otra cascada, otra seimeira, en esta ocasión la de Morlongo, sobre el río Villanueva.


Para ello, tomamos la carretera que desde el alto de La Garganta baja hacia Villanueva de Oscos, la AS-13. En el kilómetro 24 veremos un cartel que nos anuncia la cascada. Hay buen sitio para aparcar el coche. Unos metros antes, un puente de madera nos habrá llamado la atención. Sin embargo un cartel reza "Prohibido el Paso". El estado del puente es ruinoso y mejor hacerle caso. Una pena, ya que la cascada se precipita justo bajo él y sin duda la vista desde arriba merecería la pena.


Junto al apartadero para el coche, una senda baja hacia el río por medio de un precioso bosque de ribera, para luego subir unos metros valle arriba.


Son poco más de 100 m, hasta alcanzar la pequeña pero guapa Seimeria de Morlongo.


Encima de ella se aprecia el puente de madera que habíamos visto antes. Un lugar bien chulo y que pese a que ya había pasado por esta carretera varias veces, me descubrió el "bloguero" Slow Rider, que con su moto no deja rincón por visitar.


Y con esto cerrábamos una nueva visita a Los Oscos. Tocaba regresar a casa, pero pensando ya en la próxima ocasión en que nos dejemos caer por el occidente de Asturias. Os dejo el track de la Ruta de la Seimeria.



Un saludo
Cienfuegos

14 comentarios:

  1. Una preciosidad de ruta para este tiempo caluroso hacia el que vamos. Habrá que llevar un finde a la nieta y recorrer todas esas cascadas espectaculares. Las fotografías siempre muy hermosas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ir con la nieta es perfecta, Paloma. Y como bien dices es genial para hacer un día de claor. Vas todo el rato a la sombra.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Menos mal¡¡ alguien que nos aclara lo de la "cascada de la cascada" jejeje pues mira que habré dicho yo eso y no me creían... que es la cascada de la Seimeira que lo pone allí ( me respondían) jajaaja esto como lo de Los Beyos ;)
    Preciosa entrada... me ha hecho ilusión la mención.. por fin te descubro yo un sitio a ti que me has descubierto tantos ;)
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo de la seimeira es como lo del tayabón, la "cascada del tabayón", que no joer que es el tabayón del Mongayo o la cascada del Mongayo. Y deja, deja, que todavía me quedan por conocer no pocos rincones de esos que nos enseñas.
      Saludos

      Eliminar
  3. Pues las tengo languideciendo en la lista interminable de pendientes, así que me las refrescas. Me encanta esa zona tan olvidad por los "montañeros". Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, la pena es irse hasta allí, que no deja de ser un viaje, pero hay mucho monte para hacer y no solo "paseucos" como este. Hay un par de rutas a las que le tengo echado el ojo, pero que requieren todo el día. A ver si otra de las veces que nos dejemos caer por allí.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Tendremos que visitar más a menudo el oeste de Asturias, esta ruta tiene una pinta buenísima para el otoño.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues efectivamente en otoño, con los robles cambiando la hoja, tienen que ser guapísima también. El caso es pillar la cascada con agua bastante. El río es pequeño y si el estiaje viene seco, no se yo el agua que llevará.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Ayer hicimos una ruta por las Ubiñas y Dardo casi muere deshidratado.. buena opción para los días de mucho calor. No conocíamos estas cascadas y la verdad es que tienen muy buena pinta...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el sábado hizo mucho calor. Yo estuve por el Cornión y efectivamente por la tarde ya apretaba de narices. Pues nada, otra que os queda para que la hagais.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Un buen paseo por los Oscos, conozco la seimeira de Murias, pero no la de Marlongo, que también tiene buena pinta. Abra que tenerla en cuenta la próxima vez que visite la zona. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, la de Morlongo no lleva más de 10 o 15 minutos, así que si un día pasais por la zona, ya lo sabes.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Bonito recorrido al que te has acercado esta semana, ideal para poder compartir con la familia, habra que copiartelo para sacar algun dia a la parienta y tenerla tranquila.
    No conozco esa zona Javi, la distancia siempre me hecha para atras, pero para un finde familiar esta muy guay, asi que habra que pensarselo.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que el viaje hasta los Oscos, sigue siendo eso, un viaje, pero ya no lo es tanto y la verdad es que merece la pena. A nosostors es una zona que nos gusta mucho. A Santalla creo que es la cuarta vez que vamos, además de otros viajes en plan fin de semana por Taramundi y grandas de Salime. Animaros. Es una zona preciosa, que está muy poco maleada y en la que se come de muerte y a precios de chiste aún.
      Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.