martes, 17 de noviembre de 2015

Caniechas y Cueto Rogueiro desde Rimolín

Sierra de Caniechas
Parque Natural de Fuentes del Narcea e Ibias
Concejo de Cangas del Narcea (Asturias)

Ya tenía yo ganas de coronar el Caniechas - una de las cumbres que aún me quedaban pendientes de las contenidas en el libro de "Las 100 montañas más guapas de Asturias" - , así que cerramos fecha para visitarlo en otoño pero en vez de subir desde Xichón/Gillón, que resulta la ruta más habitual, nosotros lo haríamos desde el pequeño pueblo de Rimolín para hacer una circular en la que también ascenderíamos el Cueto Rogueiro y nos pasearíamos por varias lagunas de la zona.


Inicio/Fin: Riomolín/Rimolín
Distancia: 22 Km
Desnivel máximo: 1.065 m
Desnivel positivo acumulado: 1.695 m
Tiempos: 8 horas
NOTA: En estos momentos el Parque Natural de Fuentes del Narcea está derogado por sentencia, pero en el futuro el IGI (Instrumento de Gestión Integrado) podría definir una zona por la que discurre la ruta como de Uso Restringido, para lo que sería necesario obtener el oportuno permiso.


Dejamos el coche junto al Puente la Cubiecha (910 m), por debajo de Rimolín, un pequeño pueblo en la cabecera del valle del río Naviego, próximo a Leitariegos, donde acaba la carretera, pero que cuenta con guapas casas, llamativos horreos y unos cuantos molinos, como no podía ser de otra manera.


Cruzamos el pueblo (990 m) y empezamos a remontar valle arriba. La haremos hasta su cabecera, hasta el nacimiento del río Molín en las lagunas de Chauchinas.


El viejo sendero parece haber sido sustituido por una pista de reciente construcción en buena parte de su recorrido, pero se trata de una pista estrecha, que el bosque de Los Solanos parece empeñado en recuperar a marchas forzadas.


Al otro lado del valle vemos la cumbre del Cueto Rogueiro por donde pasaremos por la tarde, sobre el valle del Canalón, donde se localiza la cascada de La Ruxidora.


Poco más arriba la pista muere. Hay que atravesar un cierre y continuar por un estrecho sendero que sigue subiendo, ahora por un espectacular abedular, con los abedules más grandes y viejos que yo haya visto nunca.


Salimos a una pequeña vega en mitad del bosque (1.460 m). La senda se pierde y hay que buscarla en el extremo superior de la misma, ligeramente a la derecha. Atrás el Cueto Rogueiro y a la izquierda el Monte del Oso.


Seguimos por el abedular. Por desgracia llegamos tarde. Esto hace diez días debió tener un colorido impresionante.


Por fin salimos del bosque, alcanzando Chauchinas (1.595 m), una zona de mucha llamarga o chamuerga, donde hay que buscar los mejores sitios para poner los pies, con todo el valle del río Molín tras nosotros.


Junto a la fuente, unos metros por debajo de las cabañas de Chauchinas, paramos un rato. Por aquí pasé cuando ascendimos el Cueto Arbás y nos acercamos a conocer las Fuentes del Narcea, como os conté AQUI.


Una vista de buena parte de la ruta de hoy. A la izquierda la pista que seguiremos a continuación hasta el collado Reconco, en la aproximación al Caniechas. A la derecha el Cueto Rogueiro, a donde iremos después.


Recorremos el extremo norte del lago de Chauchinas, rebosante de agua, cruzando una zona de turberas muy encharcada.


El desagüe de Chauchinas, que da origen al río Molín.


Vamos subiendo por El Sierro, con varias lagunillas. No hemos podido escoger mejor fecha. Esto en verano me imagino que estará mucho más seco. Lo malo es el día, muy metido en nube y con previsión de algo de lluvia a a partir de las 3 de la tarde.


La pista cruza por encima del lago de Reconco. A esta altura nos caen cuatro gotas, como se ve en la lente de la cámara. Por un momento pensamos que se nos iba a estropear el día, pero solo será un instante.


Al fondo asoma ya el Cueto Arbás, a la derecha del Cueto el Fraile. Abajo el lago Reconco.


Subimos por Costapiedra hasta alcanzar el collado Reconco (1.779 m), donde damos vista a la vertiente de Xichón/Gillón. Allí dejamos a la derecha la pista que continúa hacia la braña La Filtrosa, por donde pasaremos más tarde, para seguir subiendo hacia la izquierda por los Altos del Morteiro, cuando ya vemos al frente el Caniechas.


Toca remontar un trecho (1.845 m) antes de perder altura hacia el collado La Chana, anterior al Caniechas. Mientras tanto vamos viendo a nuestra derecha el valle de Rebochal, que baja hacia Xichón/Gillón.


Bajamos hacia la collada La Chana (1.616 m). La ladera del Caniechas está muy tomada de escobero y brezo y puede resultar incómoda de recorrer. Hay que dar con la senda de ascenso que arranca del extremo superior izquierdo de la zona desbrozada, para buscar después un crestón rocoso a esa mano, junto al que sube a ganar la cresta. Hay senda de paso y está jitada.



Ya hace rato que hacia el sur vamos viendo el valle de Monasterio de Hermo/Monasteriu d´Ermu, por donde discurre el río Narcea y al otro lado de este, el espectacular e inmenso hayedo de Monasterio de Hermo, que recorrimos hace ya tiempo, como os conté AQUI.


Aunque la previsión era de calor, la verdad es que hacía un viento fortísimo y la sensación térmica caía en picado a medida que nos acercábamos a cumbre.


Subimos a la derecha de la cresta para ir un poco más resguardados del viento. Al fondo ya vemos el vértice geodésico de cumbre.


Y cumbre del Caniechas (1.921 m), uno más para la saca. Ya le tenía ganas.


La primera vista para el hayedo de Monesteriu d´Ermu, en la cara norte de la Sierra de Degaña, con la zona del Cornón de Busmori y el Miro, por detrás a la izquierda, y la del Teso Mular, también por detrás, pero a la derecha.


La Sierra de Degaña baja al oeste hacia el Puerto de Rañadoriro, en la foto. Más allá de este ya se aprecian las cumbres que cierran por el sur la Reserva Natural de Muniellos.


El Valle de Xichón/Gillón que baja hacia Rengos.


Y por supuesto Xichón/Gillón.


Tirando y abusando del zoom, hacia el norte vemos la Casa el Puerto, Tineo y una destacada pirámide que identificamos como el Mucheiroso.


Pero enseguida le echamos un ojo al siguiente tramo a recorrer. Bajaremos de nuevo al Collado La Chana y recorreremos a media ladera la Sierra de La Zarza, hasta las cercanías de la braña La Filtrosa, desde donde acometeremos el ascenso al Cueto Rogueiro.


Picamos algo y bebemos un poco. No paramos mucho. En cumbre hace frío y queremos hacer la ruta rápido, intentando que no nos pille el agua que dan para la tarde, así que en seguida foto de cumbre y para abajo.


El viento ha remitido un poco, así que hacemos el descenso por la arista, con buenas vistas sobre la braña de Monesteriu, un oasis verde en medio del hayedo de Monesteriu d´Ermu, y el Pico Prieto, cumbre en la que finaliza la Sierra de Degaña.


Abajo, Monasteriu d´Ermu.


Alcanzamos de nuevo la collada La Chana. Desde aquí podríamos bajar a la pista que se dirige a Brañas Altas y que después sube a La Filtrosa, pero eso obliga a perder mucha altura. En su lugar tomaremos una senda que corta la cabecera del valle a media ladera.


Teníamos dudas sobre como estaría esta senda y si se podría seguir fácilmente, pero nos la encontramos bastante marcada y limpia. La ladera también tiene menos vegetación de la que contábamos.


Atrás queda el Caniechas.


Alcanzamos una colladina (1.630 m) sobre La Losera, que separa los valles del Rebochar y del Caruz, ambos vertientes hacia Xichón/Gillón. Vemos el siguiente tramo, pasando sobre las cabañas de Brañas Altas, hacia La Filtrosa.


Una nueva vista atrás, hacia el Caniechas.


En Brañas Altas enlazamos con la pista que sube el collado Reconco. Pasamos junto a alguna de las cabañas superiores (1.600 m). Digo cabañas, ... por llamarlas algo.


Dejamos a nuestra izquierda la braña La Filtrosa (1.625 m), con casi todas sus cabañas en ruinas. A su altura hacemos una breve parada para comer algo. Rápido, porque nos tememos que nos acabe lloviendo y queremos hacer cumbre antes de que nos alcance el agua.


Después seguimos subiendo. Dejamos la pista que sigue a la derecha y acometemos la ladera de brezo, sin senda aparente, que sube hacia el Alto la Zarza, a la izquierda, con el Cueto Rogueiro asomando a su derecha.


Al poco ya damos vista al valle del rio Molín, por donde subimos por la mañana, con la zona de Chauchinas en la collada que se ve al fondo, en el centro de la foto y a la derecha del Cueto el Fraile.


A la izquierda la pista que sube hacia la collada Reconco. Al fondo, una vez más, el Caniechas.


Desde la pista parecía que la cumbre estaba cerca, pero son 200 m de desnivel por terreno incómodo, que se harán largos.


Nos vamos directos a la collada (1.853 m) que separa el Alto de la Zarza del Cueto Rogueiro, acometiendo ya la ascensión final por la cresta, bastante quebrada.


A la izquierda iremos dejando el valle de Tabláu que baja hacia el río Naviego, confluyendo a la altura de San Pedru d´Arbas, con el Pico Sieiro justo enfrente.


Y por fin hacemos cumbre en el Cueto Rogueiro (1.908 m), mientras vemos que algunas de las cumbres próximas ya se han cubierto, como el Cueto Arbás, a la izquierda de la foto, y se aprecian cortinas de agua a nuestro alrededor. La primera vista hacia parte de la ruta recorrida, al valle del río Molín, a la zona de Chauchinas, a la pista que sube por encima del lago Reconco, el collado La Chana y el Caniechas.


Otra al norte, hacia el valle de Tabláu y el Pico Sieiro.


Caniechas, por delante de la Sierra de Degaña. La zona de la cordillera ya estaba metida en nubes.


Aunque al fondo, aún se distinguía la zona del Teso Mular.


El Cueto Rogueiro es una cumbre que no conocía y que me sorprende y me gusta. Con buen día presenta unas vistas increíbles y además me parece perfecta para hacer en invernal. Al poco nos vamos. Ahora bajaremos por la vertiente norte, la contraria a por donde hemos subido, por lo que empezamos a perder metros por la cumbrera.


A la derecha vamos a ir dejando el valle del rio Molín.


Y el propio pueblo de Rimolín, 900 m por debajo nuestro aún. Todavía faltaba un buen pedazo hasta el coche.


Vamos a ir bajando toda la cumbrera hasta alcanzar una pista que sube hasta el collado de Trasdechobos, y que da servicio a los pastizales de la zona alta.


Ya vemos Trasdechobos (1.623 m) y la pista por la que bajaremos un tramo.


A la derecha vamos viendo el Cueto el Fraile y detrás de él el Cueto Arbás, que ahora se ha quitado un poco la boina.


Nada más alcanzar la pista nos empieza a llover. Por suerte no es mucha agua. La pista da una amplia vuelta a la izquierda, por lo que al poco la abandonamos para seguir bajando por la cumbrera, dejando a la izquierda y por debajo de nosotros, las cabañas de la braña Las Oschadas.


Poco después alcanzamos una finca vallada (1.415 m). Junto a ella arranca una pista a la derecha, sensiblemente llana. Es la nuestra.


El camino, pues tal es más que pista, es ancho y claro. Tan solo debemos tener cuidado en un cruce en el que otro camino baja a la izquierda, entrando a las fincas de la braña de La Mansa y que permitiría el descenso a Xilán. El nuestro sigue en llano por encima de aquel.


El camino va a ir bordeando a media ladera La Chourera, abandonando el valle que sube a Leitariegos y buscando la entrada al valle de Rimolín.


Por fin nos situaremos sobre el pueblo de Vil.lar de Rogueiru/Villar de Roguero. Aquí el ancho camino entra en las fincas. Podríamos bajar por ellas, pero en su lugar, nosotros lo hicimos por un estrecho y viejo sendero que zigzaguea entre las fincas del Carrillón hasta bajar al pueblo.


Y en Vil.lar de Rogueiru (1.121 m) lo que me llaman la atención son los cierres de las fincas, con "llávanas", lajas hincadas, que en algún caso pasan del metro y medio de altura.


Un pueblo pequeño y tranquilo Vil.lar de Rogueiru. Ya hacía rato que había dejado de llover y parecía que llegábamos a la hora de la siesta.


Desde Vil.lar de Rogueiru nos quedaba bajar por carretera hasta el punto donde habíamos dejado el coche. algo menos de kilómetro y medio, más o menos, mientras disfrutábamos de los colores del otoño en la parte baja del valle.



Al fondo ya volvemos a ver Rimolín.


Y al final casi libramos el agua. Tan solo unas gotas bajando. Junto al coche cambio de ropa y a tomarse una cerveza por la zona y a pensar ya en la próxima visita por Cangas del Narcea. Hoy no os dejo el track. A día de hoy el parque está derogado, pero en el futuro parte de la ruta podría transitar por zona restringida.

Un saludo
Cienfuegos

16 comentarios:

  1. Vaya ruta mas guapa, qué buenas vistas a Hermu y qué colores. Una de las zonas de la cordillera más puras y poco andandas. Solo estuve un par de veces cerca de esas lagunas, entrando desde la veiga l palu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco visitado, efectivamente. Y mira que es guapa esa zona. Por la Veiga´l Palu pasé una vez, cuadno recorrimos las Fuentes del Narcea. Por Ermu solo una vez también. de aquella dije que tendría que volver para conocerlo en otoño, pero con el individuo que hay "a la puerta" igual lo dejo para cuando se jubile.
      Nos vemos

      Eliminar
  2. Preciosa ruta e imágenes. Esa de la siesta gatuna, para nota. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier. La zona es muy guapa y merece la pena dedicarle más tiempo para itr conociéndola.
      Saludos

      Eliminar
  3. Muy buena descripción y, por supuesto, fotos. Me prestó leer el repor al completo pues fue tal y como lo compartimos en su momento. Muy buena la foto de cumbre del Rogueiro......ja ja ja (ahora estaría más fácil de acertar)....ja ja . Norabuena por tan excelente reportaje .........hasta la próxima. Saludos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que susto me pegaste con lo de la foto de cumbre. Creí que te estropeaba el sorteo de chochona ja, ja. Buena jornada. Con las ganas que le tenía al Caniechas. Cada vez me gusta más la zona. A ver cuando liamos otra vez a Manuel para que nos pasee por allí.
      Saludos

      Eliminar
  4. Una bonita ruta, a pesar de ese día que os tocó...
    Tenemos pendiente de conocer esa zona, así que tomamos apuntes para cuando llegue la ocasión.
    Como dice Javier, la foto de la siesta gatuna es para nota.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día regular, si, pero bueno, al fonal casi qeu hubo hasta suerte, solo cuator gotas. Pues la zona, a mi cada vez me gusta más. Volveré por allí, sin duda. Hay que ir conociéndola poco a poco, ahora que las comunicciones ya no son lo que eran.
      Saludos

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho la ruta por una zona que no conozco bien, apenas estuve una vez en el Caniechas pero lo hice en un día de mala climatología y no lo disfruté para nada. A pesar de que a mucha gente no le gusta la montaña de Occidente a mí me resulta interesante y siempre está bien hacer alguna ruta de vez en cuando por dicho territorio. Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victor, es verdad que es una zona para donde tiramos poco, pero a mi cada vez me gusta más, a medida que la voy conociendo. Eso de hacer una ruta y ver zonas que ya conoces de anteriores visitas, engancha y las cumbres quizás no sean tan llamativas como en otra partes de Asturias, pero los bosques lo compensan. Son una maravilla.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Lo mejor del occidente es la soledad de sus sierras, no tiene precio.
    Por cierto, las "llávanas" para cerrar fincas, creo que en la zona de Oscos-Eo las llaman chantos, pero no sé si es extensible al resto del occidente (Oscos-Eo es el far far west :D)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que es un territorio poco visitado, menos explotado y nada masificado. Nosotros somos de tirar mucho para Oscos, una zona que conocemos bastante bien. Cangas va entrando poco a poco, pero cada vez me gusta más. Lo de las llavanas, pues ni idea del nombre que se les dará aquí en Cangas, pero está bien saber el nombre en Oscos-Eo. Chantos. Siempre resulta interesante.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Muy buena Javier, conozco algo la zona, pero nunca la planteé así. Potente, incluso con amagos de lluvia.
    Las fotos y la descripción como siempre estupendas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es una ruta potente Monchu, son unos 1700 m de desnivel pero se hacen muy llevaderos al ganarlos en tres fases bastante separadas.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Pues yo aún lo tengo en mi lista sin tachar, es uno de los pocos que me quedan y tomo nota, porque habrá que ir e iré. Precioso reportaje Javi. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi de los "potentes" ya me van quedando muy pocos. A ver si el verano que viene tacho un par en los extremos (Picos e Ibias) y luego las tachuelas habrá que mirar de quitarlas poco a poco.
      Saludos

      Eliminar