miércoles, 23 de diciembre de 2015

Los Tornos de Pandemules desde La Pesanca

12/12/2015
Sierra de Pandemules
Concejos de Piloña y Caso (Asturias)

Que te anulen a última hora una cena de amigos no tiene porque ser necesariamente malo. Te da la posibilidad de madrugar y aprovechar el día siguiente. El inconveniente fue que avisando tan tarde a la gente, solo el bueno de Nuberu tuvo a bien acompañarme en una ruta que tenía prevista para el otoño y que, mira tú por donde, cuando ya no contábamos con él, resultó que la zona baja del valle todavía nos regaló los colores de la seronda.



Inicio/Fin: Área recreativa de La Pesanca. Valle de Espinaréu
Distancia: 21,5 Km
Desnivel máximo: 1.270 m
Desnivel positivo acumulado: 1.360 m
Tiempos: 8 y 1/2 horas


Así que madrugada y para La Pesanca, con café por medio en Infiestu para dar tiempo a que amaneciera. Y en el valle de Espinaréu pues nos sorprendió que pese a lo avanzado de la estación, los bosques aún mostraban mucho colorido. Consecuencias de este "veroño" raro que toca en 2015.



Pocas fotos en este primer tramo, pese a que el bosque lo pedía a gritos, pero el  primer tramo hasta la Foz de Moñacos discurre por una pista, preciosa aunque larga y ya recorrida muchas veces y sobre la que a falta de una teneis dos entradas en el blog AQUI y AQUI.


Vamos charlando mientras nos aproximamos a la entalladura de la Foz de los Cubilones. Más tarde la veríamos desde arriba. Cruzamos así los puentes de El Mercadín, La Tarantosa, Pontúa y El Patín, dejando a nuestra izquierda las pistas que suben hacia Traslafuente o a Pandemules.



En la zona alta el hayedo ya ha perdido la hoja, pero la ausencia de lluvias hace que éstas aún no se hayan apelmazado en el suelo, lo que nos deja una preciosa alfombra de hoja seca de la que disfrutaríamos como críos a la vuelta.


La pista sube con varias revueltas por el Monte Corvera aproximándose a las paredes calizas de la Sierra de Pandemules, para morir solo unos cientos de metros antes de alcanzar la entalladura de la Foz de Moñacos.


Atravesamos la foz en medio de un frío viento, mientras que a nuestras espaldas, el sol ya da en las laderas del Vízcares.


Salimos a la vega Luciedal, con una buena helada y donde permanecen los apoyos de las torres de extracción de la mina que aquí había. En la zona alta, los collaos de Boqueriza por encima del Monte Moñacos, a donde tendremos que subir, cuando a su derecha ya se ve la llamativa mole caliza del Cuetón de les Travieses.


Tomamos a la izquierda la senda que por Pando Luciedal sube siguiendo el fondo de la vaguada, para tras cortar a derecho un tramo y salir de nuevo a la buena senda que sube por medio del Monte Moñacos, dejando a nuestras espaldas la foz.


La senda es, en realidad, un buen camino que nos llevará casi hasta los collaos. Recuerdo que hace años subí casi por el fondo del valle y me resultó bastante incómodo. Hoy no cometeré ese error.



La senda va a ir girando hacia la derecha poco a poco, alejándose en apariencia de los Collaos de Boqueriza. Sin embargo, poco después iniciará una travesía casi horizontal a media ladera para cruzar por debajo del Cuetón aproximándose a Los Tornos, que ya vemos a la izquierda.


Guapo el bosque en este tramo, con una buena fuente en la que echamos un trago y junto a la que espantamos un par de venadas.



La altura que hemos ido ganando sobre la foz de Moñacos es considerable y ya hace rato que vemos el llamativo refugio de La Felguerina, con su techo verde, y hasta el que nos acercaremos más tarde. La sombra del Cuetón de les Travieses se recorta en la ladera de Los Tornos.


La senda se pierde bastante en la zona alta y hay que buscarse un poco la vida para dar con la mejor salida a los collaos. A nosotros se nos dió bastante bien. Alcanzamos así los Collaos de Boqueriza, bajo la cumbre de Los Tornos, mientras vemos el mejor acceso a la canal de ascenso.


En los Collaos de Boqueriza damos vista a la vertiente del Monte Purupintu, con La Llambria y el Campigüeños enfrente, la Foz de Saolla abajo y sobre ella, los Picos de Europa.


Al lado contrario, la hoya de Moñacos por la que hemos subido y sobre ella ya empezamos a ver incontables sierras, como la de Peña Mayor, o la afilada silueta, vista desde este lado, de la Xamoca a su izquierda.


Se agradece haber salido por fin al sol, pero no paramos mucho en los collaos. Empezamos a subir la pendiente ladera, mientras nos aproximamos a las paredes de Los Tornos, dejando la totémica silueta del Cuetón de les Travieses, tras nososros.


La senda nos conduce sin pérdida posible a la canal de acceso a la cumbre. Se trata de una pendiente y estrecha canal que suele estar húmeda, por lo que debemos prestar atención, sobre todo en el descenso, pero que se sube bien.


La canal nos deja en la cara norte de Los Tornos. Desde ahí resta un corto tramo en el que hay que ir sorteando grandes bloques y pequeñas canales, con algún punto donde se hace necesario el uso de las manos. Muy sencillo y entretenido.


Y ya tenemos a tiro el vértice geodésico de Los Tornos de Pandemules para los casinos o Peña Crespa para los piloñeses y ponguetos, si mal no tengo entendido. Trece años hacía que no venía por aquí. Ya tocaba, ya. En el blog había una entrada vieja sin fotos y con poca información sobre aquella visita AQUI.


Y las vistas desde la cima, pues de escándalo. Si ya son preciosas cualquier día, hacer cumbre en uno de esos días de invierno de cielos tan limpios, hace de esta cumbre un balcón sencillamente inmejorable. La primera vista hacia La Llambria y Campigüeños, con el Tiatordos por medio. A la izquierda de la foto el Pierzu y sobre él, los Picos.


La Sierra de Escapa, con el Mofrechu y el Joyudongu, se recorta sobre el mar Cantábrico. Por delante la inconfundible "meseta" de la mota Cetín.


El Vízcares y a su derecha el Maoñu. Al fondo la Sierra del Sueve.


La hoya del Monte Moñacos, que recorreremos hacia La Felguerina. Por detrás se destacan incontables sierras y cumbres de la cordillera, el Torres, el Retriñón, la Sierra del Crespón, ...


La Sierra de Pandemules queda cortada por la foz de Moñacos. A su izquierda continúa la Sierra del Trallán hasta la foz de los Maserones. Y a su izquierda la Sierra de Frieru, con la cumbre del Facéu que visitamos no hace tanto. Al fondo la Xamoca y la Sierra de Peña Mayor.


Y tirando de zoom, un par de detallucos. El Macizo de las Ubiñas, ....


... y las altas cumbres del Cornión.


Se estaba bien en cumbre, "al solín", y allí aprovechamos para picar algo y descansar un rato, pero quedaba mucha ruta y ésta era larga, así que foto de cumbre y al poco para abajo.


Os dejo un par de panorámicas desde la cima (pinchad en ellas para verlas en grande). La primera una panorámica al suroeste, con buena parte de la cordillera desde el Torres a las Ubiñas.

https://57cf232b-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/pelescaleyes3/panoramicas/p_los_tornos%20%2832%29.jpg?attachauth=ANoY7cqkc7zeH48wcZrw_PiHkiGVic1KguaLs2eQlbKEH5P163WTMed5gN81RunlyyItGAcfBKnLfxTDbT8rAt3ANy4Z3wh5uePGcallyiQHC8_CIQKAQylWp7HIEvxTspn95825hVwROFc-atlezBzyOewUG6D9SqmQdqiojjtTB7Brp81I9-AOn8HlUD6MYk2UW78v5WHG404q293yRye0sSMbqRlfBWGeOf9RKdtbeChaO7_BoyxX3f5QZoFCLazUzVKfApHJ&attredirects=0

La segunda una vista al norte, hacia las sierras costeras, por detás del Vízcares, Maoñu, Cunio o Cetín.

https://57cf232b-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/pelescaleyes3/panoramicas/p_los_tornos%20%2833%29.jpg?attachauth=ANoY7cofU9mnkacmHva-sMLJl-joRxPDFsbJPSldsp7N0fhyI15GziqKWXiO5cp6jBXyYwzD1i4raqS_vMbidqk5n8xwsHPgoHlDW7NsDx4iPrQM4WfTWfJwBD0pdnrVqGHjWFHX3nypySy3mPO9RpbLouZcIBf4swtxlOdv7vVKxieyctmG05IXbNcvuQlCVyYdWMSi8A5bGP6K3mHirxcpw6RJ2Yy7mNJETCQdtgAimgW_nzgZdyG8L9e8WzqwJzDX4Xhtb6ut&attredirects=0


Total que bajamos de nuevo hasta los Collaos de Boqueriza. A media ladera le tiro una nueva foto a Purupintu, donde habíamos estado escuchando lo que juraría era un lobo aullando, con las verdes praderas de la collada Incós, como una isla en medio del hayedo.


Salimos de los Collaos de Boqueriza bordeando por la vertiene de Moñacos una primera cota.


La siempre impresionante mole del Cuetón de les Travieses la bordearemos, en cambio, por la izquierda, por la vertiente del Nalón.


Pasamos así sobre la majada de Piedrafita a caballo entre los valles de Vallemoru, que a su izquierda baja hacia Sellaño en Ponga, y el del río del Mediu, que a la derecha baja hacia Orlé, en el Nalón.


Dejando atrás el Cuetón bajamos por Los Corollos hacia Los Collaos, mientras vamos viendo en todo momento La Felguerina a nuestra derecha y a donde acabaremos por llegar.


La vieja mayá de los Collaos, al pie del Entrepeñes, totalmente en ruinas. Desde aquí tomamos la senda que bordea esta cumbre por su derecha, internándose en el hayedo del Monte Moñacos.


La Sierra de Aves en toda su extensión, con la Foz de Moñacos bajo nosotros.


Atrás quedan ya Los Tornos y el Cuetón de Les Travieses.


La Foz de Moñacos, con La Felguerina colgada sobre ella, a la izquierda.



Nos internamos en el Monte Moñacos. Vamos a pasar por debajo de los crestones del Entrepeñes y El Mayáu. La senda está muy marcada y no hace mucho que han cortado algunos troncos que habían caido sobre ella.


Tras perder metros durante un tramo, la senda empieza a remontar de nuevo para ganar la collada Entrepeñes, al pie de La Frayada.


Dejando de lado la senda que continúa hacia La Felguerina, remontamos los últimos metros hasta ganar la collada, dando vista de nuevo a la vertiente del Nalón, con las cumbres de La Carasca, la Senda y el Requexón de Valdunes, enfrente.


Hacia la vertiente de Piloña destaca sobre todo la Sierra de Aves con el Vízcares.


En este punto, mi sufrido compañero me da un capricho. Yo no quiero alcanzar La Felguerina por la vertiente de Moñacos, senda ya conocida, sino desde la vertiente de Ovia, así que solo unos metros por debajo de la collada Entrepeñes, tomamos una inclinadísima canal que crucé cuando ascendimos a La Frayada y que sé que me permitirá cruzar de forma directa el crestón que separa ambos valles. Se trata de una canal que sube en el límite del bosque, pegada a un crestón y por la que pese a su pendiente se asciende bastante bien.


La canal nos iza hasta una pequeña horcada que corta el filo de la cresta que desde la cumbre de La Frayada cae hacia el norte. No estoy seguro de si se trata de la Senda´l Gatu, o si esa se localiza un poco más al norte. En todo caso, hay huella de paso. Desde ella y con cuidado, bajamos por la vertiente contraria a La Collada, entre la Frayada y La Ordaliega, cuando ya vemos a la izquierda la vega donde se asienta la majada de Ovia. A la derecha, una vez más, la Foz de Moñacos.


Destrepamos entre impresionantes canales que caen hacia la vertiente contraria y llamativos bloques calizos. Aquí parece que unos gigantes hayan estado jugando a los dados.


Una vista atrás, al crestón de La Frayada y a la canal por donde acabamos de bajar. En el extremo norte de la cresta se localiza el punto habitual de paso de la misma, por la horcada Traslasenda, que nos habría obligado a seguir un trecho más por la vertiente de Moñacos.


Dejando a la izquierda la Ordaliega, a la que no le tiro ni una foto por la posición del sol, nos dirigimos a la mayá de Ovia - Braña Nueva en muchos mapas - con varias cabañas en buen estado y hasta las que hoy llega una buena pista desde Nieves, construida sobre la antigua calzada de Llagu Ovia, catalogada en su momento como posible calzada romana. A la izquierda de la collada, la pequeña Foz del Serondu.


En la majada enlazamos con la continuación de la calzada de Llagu Ovia que se dirige a La Felguerina. Cortamos así, en horizontal, la cabecera del Valle del Duernu que baja hacia la Foz de los Cubilones, cuya salida inferior habíamos visto por la mañana.


Es un tramo guapo este, con la calzada bien conservada aún, mostrando sus armaduras y un perfecto empedrado en alguno de sus tramos, que recorremos mientras escuchamos los gruñidos del algún jabalí en el bosque.



Alcanzamos así, por fin, La Felguerina hasta donde podríamos haber llegado más directos si hubieramos seguido la senda del Monte Moñacos. Alli está el llamativo refugio de cazadores de la familia Argüelles. Refugio, por llamarlo algo. No me importaría pasar aquí unos días, disfrutando de estas vistas sobre Moñacos y los Picos de Europa.



Paramos a comer junto a la cabaña de la majada La Felguerina, al sol, que calienta y se agradece y disfrutando de las vistas del circo de Moñacos. Después seguimos ruta. En este punto lo más habitual sería tirarnos ladera abajo a salir de nuevo a la altura de la Foz de Moñacos, pero yo hoy quiero conocer otra variante, por lo que desde la cabaña empezamos a bajar al noroeste, por el filo del cordal.


En nuestro caso nos tiramos a la derecha en cuanto pudimos, entrando en el hayedo. Un poco más abajo conectamos con una marcada senda, justo por debajo de una portilla (izquierda de la foto) y que constituye en realidad, la continuación de la calzada de Llagu Ovia, que desde La Felguerina, bajaba hacia la vertiente de Piloña por aquí, antes de que se construyese la actual pista que sube a la Foz de Moñacos.

El viejo camino está abandonado y se le ve con poco uso pero aún es perfectamente identificable su traza, que seguimos fielmente mientras baja trazando amplios tornos por medio del Monte Corvera.



El hayedo es sumamente limpio y bajar por aquí resulta ser una maravilla que no solo nos permite disfrutar del bosque, pese a su desnudez invernal, sino ahorrarnos un buen tramo de pista. Además, por medio de él vamos espantando rebecos que muestran ya su pelaje de invierno.



En la zona baja perdemos la traza del camino. De todas formas yo tengo recorrido en anteriores ocasiones esta zona, por lo que seguimos bajando por lo alto de la alomada cumbrera que se forma en mitad del hayedo.


Más abajo damos de nuevo con una traza, quizás del mismo camino, quizás de otros para sacar madera. El suelo del bosque es una continuada alfombra de hojas y los verdes del musgo nos resultan por momentos irreales.


Salimos así a la pista de Moñacos solo unos metros por encima de la Foz de los Cubilones. Desde aquí deberíamos seguir bajando, ahora si, por la citada pista, pero hemos disfrutado de tal manera del paseo por mitad del hayedo que queremos más.


Así que abandonamos inmediatamente la pista y seguimos perdiendo altura por la cumbrera de la loma, dejando el arroyo de Los Cubilones a nuestra izquierda. La idea es bajar por dicha cumbrera hasta el punto donde concluyen los arroyos de Los Cubilones y del Infiernu.


Realizamos el descenso en completa ausencia de sendas, pero el bosque se mantiene limpio y fácil de recorrer. Solo el último tramo presenta algo más de sotobosque que, de todas formas, no supone ningún inconveniente.


Salimos así a la pista que baja desde el collado Pandemules, justo a la altura del puente Las Palomas, en la confluencia de los arroyos Los Cubilones e Infiernu. Desde allí ya solo nos quedaba desandar la pista de Moñacos, cruzando la Foz del Infiernu y seguir bajando por Degoes y El Muñizón, disfrutando de los últimos colores del otoño.


Alcanzaríamos por fin La Pesanca, donde coincidimos con un grupo de montañeros con los que charlamos un rato, los únicos que vimos en todo el día. Cambio de ropa y para Espinaréu a tomarse la consabida cervaza y de allí, para casa. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

20 comentarios:

  1. Menuda preciosidad de ruta os marcarteis!!! Una verdadera maravilla y completina eh? Disfrutaste como un nenu con tanto bosque y la verdad que las panorámicas son siempre espectaculares. Un abrazo Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que la disfrute. Era casi calcada a otra hecha hace años pero no me importó repetirla. El valle de Espinareu es una zona que me encanta y la ruta es muy variada con esas vistas en la zona alta y tanto bosque en la baja.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Fantástica ruta y excepcional reportaje....un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esa zona desde el Cuetón de los Traviesos hacia el refugio de Arguelles y la foz de los Cubilones tiene muy buena pinta y aun no la conozco, el resto ya lo he visitado varias veces. Muy interesante Javier
    Un saludo y felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una zona guapa esa de la Felguerina y por ahí aún me queda la foz de los Cubilones, así aún tendré que volver.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Ufffff!! Que guapo!! Buen pateo os metisteis. Una pena que ese día no pude acompañaros.
    Precioso el reportaje.
    Felices fiestas Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, fue pena. Mira que te había comentado tiempo atrás la ruta y luego surgío casi que de una hora para otra. No es complicada, así que cuando la quieras hacer ya tienes aqui toda la información
      Saludos

      Eliminar
  5. Muy guapa la ruta! Precisamente estuvimos en la cima de los Tornos este finde pasado, pero en nuestro caso subimos desde Orlé. Coincidimos un pequeño trayecto con el vuestro por el bosque de Moñacos....y el Refugio lo veíamos desde arriba y no teníamos claro qué era!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, desde Orlé sale una ruta más corta, pero a mi me gusta más subir desde la vertiente de Piloña. Pues el refugio es una pasada, no se lo que se utilizará pero está en un sitio precioso.
      Saludos

      Eliminar
  6. Preciosa ruta Javier!! Desde la Pesanca, hicimos hace años una incursión al bosque de los Moñacos y también la subida al Vízcares, pero nada más, así que casi todo lo que hoy nos muestras es nuevo para nosotros.
    Un abrazo y Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la parte alta de Moñacos es preciosa, así que solo puedo recomendaros volver por la zona.
      Saludos

      Eliminar
  7. Queeeeeeeeeeeeeeeee preciosidad, que fotazas...Asturias es interminable, es magnífica...de esa zona conozco La pesanca y el bosque del infierno, le tengo unas ganas a esa foz...me apunto esta ruta para el 2016, decidido.
    Mi abrazotedecisivo y espero estés pasando unas felices Navidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foz es muy guapa Sara y llegar hasta ella es un paseo y toda la zona alta de Moñacos también es precioso. A ver si os decidis y puedo acompañaros.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Soy Mar, y cómo he sisfrutado de esta hermosísima ruta con tus fantásticas fotografías Javier. Ganas le tengo a la bajada desde el refugio a la pista, esa parte no la conozco y tiempo hace que se de su existencia, pero...algún día será. Muchas gracias por poder disfrutar de este precioso recorrido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar. Pues ya ves que el descenso por ese sendero no tiene mayor misterio y resulta una alternativa estupenda a la pista de Moñacos. Te lo recomiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Yo, ya no se que decir,mas que dar las gracias por enseñame tantos espectaculares rincones. Ahhhh y el mazapan¡¡¡ que ricu y oportunu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No jorobes, Juan Carlos. Las sgracias sobran aquí. Lo que vale es compartir un día estupendo de montaña.... y los mazapanes, eso también, ja, ja.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Buenos recuerdos me trae esa ruta en parte, nosotros tambien la subimos desde ORLE, por el Riomediu, pero tambien cuando subimos a la Frayada, me llamo la atencion La Casa Verde, que al final supe del refugio. Una buena pateada de km Javi, pero por esos preciosos pasajes, no se notan.
    Excelente el reportaje como siempre.
    Un Saludo.
    Pd. Por cierto el pie va mejor ya aunque lata me ha dado, y si vi el reportaje sobre Peña Avis en LNA. ...sacamos pecho y todo jajajja..
    Gracias por tu interes Javi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta más subir a esa zona desde la vertiente de Piloña. El valle de Riumediu no te creas que me gusta demasiado y se me hace muy largo. Me alegro que el pie ya vaya mejor. A ver cuando volveis a contarnos vuestras rutas.
      Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.