lunes, 9 de enero de 2017

Despidiendo el año en el Cantu Ceñal

30/12/2016
Macizo del Cornión. Picos de Europa
Concejos de Cangas de Onís y Onís (Asturias)

Tocaba cerrar el año montañero y lo haríamos reuniéndonos un buen grupo de amigos para brindar en la cumbre del Cantu Ceñal, una de esas cimas modestas que solemos dejar de lado cuando nos acercamos hasta los Picos de Europa, una cima que sin embargo me sorprendió por sus magníficas vistas. La visita al Cantu Ceñal puede ser bastante sencilla subiendo por la Vega´l Paré y regresando por les Bobies. Nosotros sin embargo íbamos a complicarlo un tanto, subiendo por el Resecu para pasar después al Toyeyu. Para el regreso nos acercaríamos a visitar la majada de Sobrecornova, volviendo después por el camino de Ariu.

Inicio/Fin: Vega la Tiese. Lago Ercina
Distancia: 12 Km
Desnivel máximo: 500 m
Desnivel acumulado positivo: 700 m
Tiempos: 6 y 1/2 horas


El amanecer mientras subiamos por la carretera de los Lagos, anticipada un día espléndido y cual meros turistas, no pudimos evitar parar un par de veces a fotografiar el precioso mar de nubes que se nos ofrecía.


Dejamos el coche en el Campu la Tiese, junto al lago Ercina, menos frecuentado de lo que acostumbramos, para sacar la foto mil veces hecha. Llama la atención la escasez de nieve de este invierno.


Poco después inicabamos ruta, bordeando el lago por su derecha con la Torre de Santa María al fondo. La ruta no estaba totalmente clara y bromeábamos sobre la dejadez de nuestro guia, Cundi.


La mañana era fresca, pero menos de lo que esperabamos, dada la temperatura en Cangas de Onís. La inversión térmica seguía haciendo de las suyas.


Una vista desde el extremo contrario del lago. Más tarde regresaríamos por la margen de enfrente.


Subimos hasta las cabañas de Las Reblagas, vacias en estas fechas.


Y continuamos hasta la majada de El Bricial, como si estuvieramos siguiendo el PR.PNPE-2, Ruta de los Lagos de Covadonga.


Sin emabrgo nuestros pasos nos llevaban a bajar al fondo de la vega del Bricial, completamnte helada y con lo que quedaba de una leve nevada.


Pasando junto a la ubicación de la cascada de La Meona, ahora seca, íbamos a remontar una pendiente canal para acceder al valle del Resecu.


La canal iba dedicada a Victor, para que no echara de menos sus vatchinonas somedanas.


Accedemos al valle del Resecu, donde aún no entraba el sol. Monchu y yo comentábamos que por aquí los dos teníamos bajado, pero nunca subido. Sin ir más lejos, por aquí bajé de la Verdilluenga como os conté AQUÍ.


La senda busca el fondo del valle para continuar subiendo por la margen derecha.


En la foto no se aprecia bien, pero las marmitas de gigante del Resecu estaban congeladas.


Pasamos por la antigua majada de Les Texuques, con todas sus cabañas en ruinas y seguimos valle arriba.



Poco más arriba, a la altura de la Joyosa les Texuques, empezamos a ganar metros por la ladera derecha, buscando el acceso a la collada de La Laguna. Ya bastante altos damos con una senda que parece venir de la majada de Resecu Baju.


Buenas vistas. De la Torre de Santa María al Cotalba.


La collada se abre entre el Porru la Atalaya (izda) y la Llamona (dcha) y da paso a una pequeña vega que tiene toda la pinta de encharcarse en el deshielo o con fuertes tormentas. De ahí le vendrá el nombre a la collada.


La senda sale de ella por la derecha y pasa sobre otra vega, más amplia, la del Jou la Juente, antesala de la majada del Toyeyu, cuando ya teníamos el Cantu Ceñal a la vista, al fondo.


Muy marcada la senda en todo este tramo desde la collada de La Laguna, buscando los mejores pasos por aquel terreno tan malo de andar.


Salimos justo encima del Toyeyu. La llegada a la majada no puede ser más guapa, totalmente diferente a cuando llegas desde abajo, directo desde la Vega El Paré.


Entramos en Toyeyu, donde haremos una breve parada para picar algo. Santiago ya hacía rato que nos venía animando a ello.


Abajo Las Tremas que, como su propio nombre indican, inundan la vega y sobre las que se eleva el Cantu Ceñal, precioso visto desde este lado.


Tras el pincheo seguimos ruta, perdiendo unos metros hacia la Vega El Paré y remontando luego hacia la Vega Ceñal.


Justo en la Ingiesta, el collado que antecede a Ceñal, Monchu, Chema y yo decidimos acometer el ascenso directo al Cantu Ceñal. Para ello tendremos que trepar un corto y sencillo muro de unos 4 o 6 m (II) desde el que ya por mejor terreno ganamos enseguida la cresta que continúa a cumbre.


Alcanzamos así la modesta cumbre del Cantu Ceñal, desconocida para la mayoría, pero que tal y como nos anticipara Paloma, resulta ser un mirador espléndido de la mayor parte del macizo del Cornión, una de esa cimas injustamente olvidadas y que bien merecen dedicarle una jornada.


Mientras esperamos al resto de compañeros que suben desde la majada de Ceñal, charlamos con tres montañeros que ya estaban en cumbre y aprovechamos para tirar fotos a toda la redonda. La primera hacia las altas cimas del macizo, la Torre de Santa María, el Requexón, los Poyones y la Torre de la Canal Vaquera.


La Torre del Alba y la Torre de la Canal Parda, tras la que asoma, si no me equivoco, Peña Santa.


Ya al otro lado del Cares, los Urrieles, con el Neverón de Urriellu, Cabrones y Torrecerredo.


El cordal del Jascal a Cabezu Llerosos, completamente pelado de nieve en pleno fin de año. Abajo la majada de Las Bobias, por donde pasaríamos más tarde.


Al norte las vegas de Enol y Ercina. El interior de Asturias no acababa de librarse de las nubes, de hecho no lo haría del todo, y sobre las que asomaba la Sierra del Sueve.


Ercina y el Campu la tiese, con el aparcamiento lleno.


Justo bajo el Cantu Ceñal, Las Tremas.


Poco a poco fueron llegando todos y una vez reunidos, tocaba brindar por el 2017, celebración a la que no dudaron de unirse los tres montañeros madrileños que estaban en cumbre. Sidra a esgalla y no podía faltar el cava de Juan, claro. Que mejor manera que festejar el cambio de año.


Permanecimos un buen rato en cumbre, pero después tocaba seguir ruta, así que para abajo por la cresta.


Pasamos sobre la Vega Ceñal y sus tremas, con su majada aún en sombras.


Los compañeros madrileños se bajaban directos para Las Bobias. Nosotros aún íbamos a dar una vuelta, para visitar Sobrecornova.


Así que pusimos rumbo hacia allí, pasando sobre el Jondón.


Aunque hay senda, no es especialmente clara y la perdimos en algún punto de Los Jobaquinos. Muy mal terreno toda esta zona en caso de niebla.


Atrás y abajo va quedando la amplia majada de Las Bobias.


Por fin llegamos cerca de Sobrecornova. Sobre ella quedan restos de varias construcciones en Los Corrales, en la ladera sur de Piedra Llana.


Y justo bajo ellas la profunda hondonada en la que se asienta la aislada y poco visitada majada de Sobrecornova hasta la que bajaremos.


En Sobrecornova llama la atención su cueva, de buen tamaño y utilizada para recoger el ganado.


Amplia, espaciosa y con buena altura, la cueva presenta una buena capa de estiercol que deja clara su intensa utilización como redil de ganado.


A lo lejos vemos las cabañas de la majada de Las Juentes, con los Urrieles sobresaliendo al fondo.


Salimos de Sobrecornova por su izquierda, remonando hacia Los Cubiles, en un tramo en el que la senda parece que discurra tallada en la roca.


Atrás se queda la solitaria cabaña de Sobrecornova y su cueva.


La idea era bajar al camino de Ario por el valle del Cabrital, pero nos liamos un tanto y no dimos con el mejor acceso, que parece que dejamos ligeramente a nuestra izquierda.


Acabamos bajando con mayor o menor fortuna por una ladera de fuerte pendiente y muy mal andar hasta alcanzar el Valle del Cabrital por el alcanzaríamos su fondo en el El Llaguiellu, fácilmente identificable por sus tremas.


En El Llaguiellu enlazaríamos con la habitual y conocida senda de Ario.


Una vista atrás, desde el fondo de El Llaguiellu al Valle del Cabrital, con la ladera por donde acabamos de bajar al fondo a la derecha.


Ya por la buena senda avanzamos rápido en dirección Las Bobias, donde teníamos previsto parar a comer.


Dejamos las cabañas de La Redondiella a la derecha.


Y poco a poco fuimos aproximándonos a Las Bobias.



Del agua de la fuente solo puedo decir que estaba fría. Como para preparar unos mojitos.


En Las Bobias paramos a comer al sol. Allí salieron a relucir mil postres, desde el mazapán casero de Adela, a bombones o turrones varios. Al frente, teníamos la que había sido la cumbre del día, el Cantu Ceñal.


Después de comer ya solo quedaba regresar por el conocido caino de Ario en animada charla, con Nuberu, con Diego o con Rober, mientras de vez en cuando echábamos la vista atrás, hacia la zona alta del macizo, ...


...o más allá, a las del macizo siguiente, el de los Urrieles.


En la Cuenye las Bobias, antes de empezar a bajar hacia Jou del Beduyal, una última foto de grupo.


Y luego ya bajando poco a poco, aproximándonos a Ercina.


Así, bien juntinos todos, no se nos vaya a perder alguno.


El pico Mosquital apuntando al cielo sobre el lago Ercina.


Pasamos junto a las últimas cabañas del día, en La Veguina.


Y junto al lago Ercina dimos por finalizada la que sería la última ruta montañera del 2016. Un año se acababa y otro empezaba. Arriba y abajo.


Y digo que acababa la ruta, porque la jornada aún se alargaría un poco más con la correspondiente cerveza en La Riera. Después tocaba regresar a casa. La próxima ruta ya sería en el 2017. Os dejo el track.

Powered by Wikiloc

Saludos y Feliz 2017
Cienfuegos

18 comentarios:

  1. Maravilloso reportaje como siempre, con imágenes muy hermosas de una zona que tanto, tanto me gusta. Pasamos un día estupendo y ojalá se cumplan todos los deseos y propósitos en el nuevo 2017. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que decias que te encantaba el Cantu Ceñal, y que razón tenías. Ahí espero volver, que le debo por la zona una ruta sencilla a un compañero que está recuperándose de una operación y creo que ya se a donde lo voy a llevar.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. FEliz añu Javi, guapo recorrido magnificamente discrito, enhorabuena, un placer haber podido acompañaros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos, lo mismo para ti y a ver cuando volvemos a vernos.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Estupendo reportaje Javier...Un placer acompañaros...Espero repetir.... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego. A ver para cuando la próxima.
      Saludos

      Eliminar
  4. La primera vez que nos fijamos en el Cantu Ceñal, fue en mayo del año pasado cuando subimos con Monchu a la Verdilluenga y pasábamos por la Vega El Paré.. en el aquel momento pensábamos por donde se subiría... ahora ya conocemos una bonita opción.
    Estupenda guinda para finalizar el año!!! Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo conocía y es una cumbre muy guapa, para añadir a una ruta sencilla por la zona baja. Puede ser una opción muy guapa para hecer en invernal puro y duro.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Cuantos picos desconocidos hay en Picos de Europa. Me ha encantado el reportaje. Buen año montañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, en la zona baja hay muchos poco visitados. Si es que siempre vamos como tiros para arriba y por abajo nos dejamos cosas que también merecen la pena.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Ruta muy apañaduca para una escapada a los Picos. Sólo por las zonas por donde transita, el resultado está asegurado. Espectaculares fotos! Tanto nos gustó, que voy a intenta meterla entre las que están preparadas para primavera, porque haz tiempo que no pasamos por el espectacular Resecu, y lo menos a mí, me metiste ganas de volver a disfrutar ese espectacular paraje.
    Saludos y Feliz Año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os va a gustar, transta por zonas muy poco frecuentados. Si tiras de track, cuidado con el descenso de Sobrecornova al camino de Ariu, que nosotros nos liamos un tanto. Habría que seguir un poco hacia Fuentes (más arria) o buscar el descenso al Llaguiellu más a la izquierda de por donde nosotros. De todas formas, bajar se baja. sin niebla sin ningún problema.
      Un saludo y Feliz 2017

      Eliminar
  7. Guapa ruta. Con esa compañia se puede ir a todas partes. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Guapa descripción de una sencilla ruta por el Cornión, recorriendo majadas -algunas poco conocidas- y pequeñas veguinas, en buena compañía y con el mejor motivo de despedir una vez más el añu.
    Gratos momentos pasamos.
    Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran día Monchu y una ruta muy apañada que nos permitió ampliar el conocimiento de la zona baja del Cornión.
      Saludos

      Eliminar
  9. Una muy buena despedida de este año montañero, esperemos el siguiente sea mas y mejor, buena compañia en una ruta un poco olvidada y no por elllo menos guapa.
    UN Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si es verdad y el 2017 es más y mejor, que el 2016 fue solo regular. Pocas salidas y muchas rutas que se quedaron en el tintero.
      Un saludo

      Eliminar