viernes, 24 de marzo de 2017

Peña Blanca desde El Mazucu

11/02/2016
Sierra del Cuera
Concejos de Llanes y Cabrales (Asturias)

Julio Galguera y José Carlos Lledías son dos grandes conocedores del oriente en general y del Cuera en particular, y salir de monte con ellos es todo un lujo ya que una simple ruta de montaña se convierte de su mano en una clase magistral sobre toponimia, etnografía o historia. Así que cuando Paloma me propuso acompañarlos, no lo dudé un instante. La ruta también me atraía mucho, ya que llevaba tiempo con la idea de ascender al Cuera desde El Mazucu. El único pero lo puso el día, metido en nieblas y con una intensa lluvia en la descenso que hizo que pilláramos una de las mayores mojaduras en montaña que recuerdo.

Inicio/Fin: El Mazucu
Distancia: 11 Km
Desnivel máximo: 760 m
Desnivel positivo acumulado: 890 m
Tiempos: 5 horas


Dejamos los coches a la entrada de El Mazucu, junto a la Ermita del Santo Angel, en la que llama la atención su campana, fabricada con la ojiva de un proyectil de la Guerra Civil, que tuvo en esta zona una especial virulencia.


El día no amanecía con buena pinta, aunque esperábamos que el agua nos respetara. De momento a cruzar el pueblo hacia el barrio de La Cabezuca, en la zona alta.


Salimos por la pista que se dirige a la Ería, bordeando el enorme jou en el que se sumen el río Chicu procedente del Altu la Tornería y el de las Bolugas que proviene del valle de Viango, al fondo de la foto. La idea era que al regreso visitaríamos el sumidero.


La pista recorre las fincas de La Ería, mientras dejamos atrás El Mazucu, bajo Cabezu Radosa.



En un primer cruce nos desviamos momentáneamente a la derecha para visitar la sima del Pozu´l Fresnu, en la que una serie de pozos permiten llegar a los -140 m. En su fondo se abren diversas galerías, muy apreciadas por la calidad y variedad de formaciones.


Retornamos después a la pista principal que empieza a ganar metros hacia las fincas de Las Llanas.



El valle del Mazucu va quedando poco a poco abajo. Hacia la rasa de Llanes amenzaba agua, pero aún seguíamos confiando en la previsión que decía que aguantaría sin llover hasta las 4 de la tarde.


Poco más arriba la pista muere, pero continúa una buena y marcada senda.


Las casas de Villa, sobre Caldueñu y bajo la Peñe Villa. Al fondo Sierras de Ibéu a la izquierda y Benzúa a la derecha.


Más arriba alcanzamos las cabañas de Las Llastrias, muy arregladas.



Seguimos ganando altura, cuando ya vemos la afilada silueta del Picu Cima, que cierra la margen izquierda del valle de Valcabreru, que baja desde el collado Nava.



Empieza a asomar la zona alta de la Sierra del Cuera, hasta donde tendremos que subir. A la derecha habremos dejado un poco por debajo una pequeña hondonada, el Jou Sabieyu.


Las derruidas cabañas de Grandiella se alzan sobre una pequeña finca, asomándose al Valcabreru.


Traspasamos las cabañas y nos acercamos hasta la Fuente del Trimal, buen mirador del valle de Valcabreru.


A la derecha la "cantera" de donde se sacó la piedra de las cabañas. Es una franja muy diaclasada en la que resulta relativamente sencillo obtener buenos bloques para los sillares.


Dejamos Grandiella y continuamos ascendiendo, ahora con tendencia a la izquierda.


La derruida cabaña de La Jortigosa


Y entramos después en la amplia vaguada del Jortigosu, por cuyo centro tenemos que ir subiendo hasta ganar los árboles que se ven por encima de ella.



En la zona alta abandonamos la vaguada hacia la derecha, para dirigirnos a un marcado colladín, bajo el que se localizan las cabañas de El Cotayu.



Y traspasando el collado damos vista al Prau el Valleyu el Cotayu, una preciosa finca perfectamente muriada, en la que aún se conserva en buen estado una cabaña.


Desde el Cotayu seguimos sunbiendo, de nuevo con tendencia a la izquierda, ....


... hasta la buena cabaña de Reburdiayu.



El día lejos de mejorar, parecía ir a peor. Hacía frío y caía alguna que otra gota. Nos íbamos a quedar sin vistas.


Cruzamos Reburdiayu, visitando las ruinas de las cabañas superiores. Una pena el estado de abandono. Por su tamaño se ve que que en sus días fueron buenas cabañas.



El valle de Valcabreru muere en la amplia collada de Nava, con el Picu Cima a su derecha.



Subimos por las Embias. Desde allí seguimos una marcada senda, bien trazada y que atraviesa algún paso espectacular entre altas peñas, y que se dirige a Nava cortando la zona alta de Valcabreru, aunque nosostros no llegaríamos hasta allí.




Pues si, el cielo se iba mostrando cada vez más amenazador y ya nos temíamos que no aguantaría la previsión. Abajo Villa y la Peñe Villa.


Abandonando la senda que continúa a Nava, empezamos a ganar metros decididamente hacia lo alto de la sierra, cruzando por el escar, que como su nombre indica, es una zona sumamente karstificada y de mal andar, a la vez que empezamos a pisar las primeras nieves.



Por fin damos vista a Cabeza Ubena y al Tiedu, cimas señeras del Cuera, cuando abandonamos Llanes y entramos en terreno de Cabrales.


Atravesamos la vega Ubena y poco después cruzamos una pequeña horcada en la que damos vista a la vertiente de Cabrales y a los Picos de Europa. Sin embargo, alcanzar la zona alta del Cuera y cerrarse el día fue todo uno. Viento, frío y las primeras gotas. Por lo menos llegamos a tiempo de disfrutar de las vistas.


Espectacular balcón sobre Picos.



No acometeremos el ascenso a Peña Blanca directamente, antes Julio y José Carlos, quieren enseñarnos algo, así que descendemos hacia el valle La Duerna.


Y nos acercamos a visitar la Fuente la Duerna, un curioso manantial que brota a media altura, en un paré y que forma una especie de "duernu", de recipiente, en el que se almacena el agua.



Desde la Duerna seguimos perdiendo metros hascia el fondo de la Vega el Caballu.


La Vega el Caballu con Cabeza Ubena y el Tiedu detrás.



A la salida de Vega Caballu giramos al norte para empezar a ganar metros hacia Peña Blanca y damos vista al Cuetu Pioyosu, cuando el cielo no puedo mostrarse ya más amenzador y empieza a llover. No se han cumplido las previsiones. Son las 12 y ya llueve.


Viendo el color del cielo me venían a la mente Axterix y Obelix y su temor a que el cielo se desplomara sobre sus cabezas. Eso, o que se habían abierto las puertas de Mordor.


Descendemos hacia la alargada Vega Camplengu por la que vamos a ir subiendo hacia la base de Peña Blanca. Estamos rodeando y dejando a la izquierda Los Virzos, la zona que se abre entre Cabeza Ubena y Peña Blanca, un terreno que cualquiera que haya unido directamente ambas cimas, sabe bien como es, un karst endiabladamente malo de cruzar, plagado de grietas, bloques, agujas y simas. Las gotas en el objetivo dan muestra de que ya llovía con ganas.


La cumbre de Peña Blanca se había envuelto en nubes y empezamos a plantearnos si forzar la cima. En vega Camplengu dejamos a la izquierda los restos de varias cabañas, todas en ruinas.



Una vista atrás a la Vega Camplengu.


Vamos subiendo hacia los Jogos de la Concha. En esta parte, la senda es la ruta más utilizada para ascender a Peña Blanca y está bastante clara mientras se retuerce buscando los mejores pasos entre las caprichosas formaciones calizas.


Tenemos la cumbre de Peña Blanca a tiro de piedra, pero finalmente abandonamos la idea de ganarla. Ya la conocemos todos y sería una visita inutil. La cima está cerrada en niebla y hoy no nos va a regalar sus preciosas vistas. Por no hablar de que sigue lloviendo.



Cruzamos los Jogos de la Concha, una zona sumamante compleja de recorrer, donde por fortuna contamos con el conocimiento de Julio y José Carlos, que entre la niebla consiguen dar con el mejor acceso al valle del escar.


A estas alturas ya llovía a base de bien, así que la cámara se quedó a resguardo a la mochila. Pocas fotos de aquí para abajo y solo con el movil. Esta bajando por el valle del escar.


Una vista atrás. El frío era intenso y el agua no ayudaba a mejorar la sensación.


De bajada, aún nos acercamos a visitar la fuente de Chorrurrocín. La idea era descender por Medas, alargando la ruta, para seguir visitando mayaos, pero el día no estaba para dar vueltas, así que decidimos dar por finalizada la ruta y descender tan rápido como pudieramos, por lo que tras pasar de nuevo por las Embías, nos dirigimos otra vez a Reburdiayu.


Allí Juan nos sacaría la foto de grupo, que no se pudo hacer en cumbre.


Y después rápidamente para El Mazucu a donde llegamos ateridos de frío y calados hasta los huesos. Tras el cambio de ropa, nos acercamos a un bar de la zona a tomar un caldo para entrar en calor, pero el cuerpo pedía algo más de "chicha" para reaccionar, así que, .....


Resumiendo, una ruta sumamente guapa con un acceso a la zona alta del Cuera mucho más cómodo de lo que me esperaba, que habrá que repetir con mejor día. Os dejo el track.

Powered by Wikiloc

Un saludo
Cienfuegos

12 comentarios:

  1. Estupenda descripción y vuelve a servirme como recordatorio de un día magnífico aunque bien pasado por agua. Cómo bien dices es un privilegio ir acompañados de Julio y José Carlos, además de excelentes conocedores de la zona dos personas maravillosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mojadura fue de las buenas, pero la di por buena por poder disfrutar de la compañía. La repetición del itinerario queda para otor día. Ya veré cuando.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Un poco de mala suerte si que tuvisteis con el dia. Me he quedado con las ganas de conocer algo nuevo de la zona.
    La ruta a pesar del tiempo magnifica. Y el menú como para ponerse a ladrar. Ja, ja. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sebastián, después de semejante mojadura, había que darle un poco de colesterol al cuerpo para que entrara en calor, ja, ja.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Pues el tiempo sería malo, pero la ruta es para quitar el hipo. Como se come en Asturias amigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ruta con buen tiempo habría sido espectacular. Y comer, pues no se come mal a ambos lados de la cordillera.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Esa zona tiene algo especial.. y con lluvia y todo seguro que la habéis disfrutado, más allá del "plato mochilero" jeje!!
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, la compañía hace mucho y por supuesto que lo pasamos genial. sobre todo durante la comida, ja ,ja. Pero si, incluso con lluvia, es una zona preciosa.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Que pena de dia, pero por lo menos ya has hecho algo nuevo " cojer la mayor mojadura "" pero veo que con buena compañia se arregla la ruta en una preciosa zona. Amen de ese plato final que tiene una pintaaa.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, las penas en compañía se llevan mejor, y si rematas la jornada con un "platu montañeru", ya directamente se te olvidan, ja, ja.
      Un saludo

      Eliminar
  6. La ruta parece espectacular. Una de nuestras tareas pendientes es hacer algo por el Cuera en la cara Norte. Siempre tiramos por la Sur porque ye lo más habitual, por lo que se agradecen nuevas opciones para descubrir.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente eso era lo que me pasaba a mi. Al Cuera le tengo entrado desde el este, el oeste y sobre todo desde el sur, como la mayoría, pero tenía ganas de subir algún día desde el norte. La próxima a ver si es para intentar el Turbina desde el norte también.
      Saludos

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.