domingo, 12 de enero de 2020

Senda costera: Cudillero - San Esteban

Hacía tiempo que no recorríamos algún tramo de la senda costera y tiempo también que no subía al blog una ruta con la cría, así que aprovechando la buena previsión de tiempo y las cortas vacaciones navideñas, nos fuimos a conocer el recorrido de la denominada "Senda costera de los miradores", en Muros del Nalón, un corto pero precioso tramo que en nuestro caso decidimos alargar saliendo desde Cudillero, en una tranquila jornada en la que disfrutamos de la embravecida mar, muy agitada por los temporales de los días anteriores y que incluso nos puso alguna dificultad en el cruce de la Playa de Aguilar.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 23/12/2019
  • Zona: Senda Costera
  • Concejos: Cudillero y Muros del Nalón (Asturias)
  • Inicio: Cudillero. Parada del autobús de línea
  • Fin: San Esteban. Parada del autobús de línea
  • Distancia:  15 Km
  • Desnivel máximo: 145 m
  • Desnivel positivo acumulado: 420 m 
  • Desnivel negativo acumulado: 480 m 
  • Tiempos: 5 horas
  • Dificultad: Fácil
  • Observaciones: El trayecto entre San Esteban y Cudillero nosotros lo resolvimos con el autobus de línea de Gijón a Cudillero que pasa cada dos horas.


Empezamos nuestra andadura en la parada de autobús de Cudillero, seguramente el lugar más frío, húmedo, sucio y feo de la localidad. Menuda puerta de entrada tienen. Ya podían adecentarla un poco porque yo creo que el grupo de japoneses que venía en el autobús, según se bajaron allí, no se creerían que aquel pueblo pasaba por ser uno de los más bonitos de Asturias. Aunque luego la estampa a pie de puerto, sigua siendo tan guapa como siempre.


Dimos una vuelta por el puerto, ...


...callejeamos un poco,...


...y luego fuimos subiendo por donde mejor nos pareció para arrimar al Mirador de la Garita. La verdad es que en cuanto te sales de la plaza, Cudillero da sensación de dejadez, con muchas casas cerradas, no pocas en ruinas y algunos solares llenos de maleza. Algo tendrían que hacer, porque en unos años bien podría ser que el skyline pixuetu, tantas veces fotografiado, se convirtiera en una ruina, desconchada, abandonada, comida por la maleza y sin vida. Lo que ya es, por ejemplo, el Mirador de La Garita, al que ni subir se puede.


Aunque a día de hoy, el pueblo mantiene su encanto.


El mirador cerrado y amenazando ruina. Lo dicho. Con todo las vistas a su lado, son las mismas y bien guapas. El puerto, ...


...y el faro.


La mar batía con fuerza contra las rocas. Lo comprobaríamos bien, más tarde.


De momento tomamos por la senda que sube hasta el cementerio y desde él, seguimos por una estrecha carretera nos lleva, por el barrio de La Atalaya, hasta la antigua carretera general donde pasamos frente a la iglesia de Jesús Nazareno.


Solo unos metros más allá lo que vemos es la entrada al Palacio de los Selgas, con sus impresionantes jardines, que bién merecen una visita (cuando están abiertos al público, claro, ya que no es siempre).


Dejamos la general para tomar la carretera que bordea el lateral del instituto de educación secundaria de El Pito. Solo unos metros más allá tomamos a la izquierda el camino de La Caleona, una estrecha carreterina que pasa entre un grupo de casas a cada cual más guapa.


Más adelante volvemos a salir a la anterior carretera. Es la que nos llevará a la Playa de Aguilar, pasando antes por un pequeño mirador desde el que ya vemos que el mar bate con fuerza en la playa...


...y levanta una densa bruma en la costa. Al fondo la isla de La Deva.


Bajamos hasta la playa donde nos sorprende la fuerza del mar. Coincidió que llegamos justo con la marea alta y las olas saltaban por encima del muro barriendo la carretera. Con esto si que no contaba.


Algunos coches se daban incluso la vuelta. Pero nosotros teníamos que pasar si o si. El rodeo de otra forma es enorme. Comprobé que las olas llegaban en tantas de siete. Siete fuertes y siete más suaves. Nos pusimos toda la ropa por si acaso y coincidiendo con una de las tandas "buena" echamos una carrerra, consiguiendo cruzar sin mojarnos.


Ya en la parte más tranquila de la "playa" (así entre comillas, ya que no quedaba rastro de ella), nos paramos a disfrutar del espectáculo de las olas barriendo la costa. El bar de la playa no solo estaba cerrado, sino que incluso estaba tapiado con tablones para que el mar no se metiera dentro.


La peña de La Caballar


Punta Castiello


Punta´l Gaveiro


Dejando atrás la playa subimos hasta el área recreativa. La idea era parar a comer allí, pero es increible la bruma que metió el mar con estos días de temporal. Estaba húmedo y frío. No apetecía nada, así que picamos algo rápido y visitamos la cala del Veneiro o Xilo.



Allí mismo arranca la Senda de los Miradores de Muros del Nalón, el tramo de la senda costera que en realidad queríamos conocer.


Y arranca fuerte, con un primer tramo de escalones de los de tomarlo con calma.


Una senda secundaria nos lleva a una especie de mirador sobre la Punta del Campón.


Volviendo a la senda principal seguimos subiendo.


Punta los Glayos


Detallucos de camino


Y la senda, empedrada aquí. Muy guapa toda ella.



Por fina alcanzamos una pequeña área recreativa. A esta altura la bruma ya no molestaba, así que paramos por fin a comer, en el mirador de Las Llanas...


...con guapas vistas, ya que incluso el sol se animaba por fin a dejarse ver con algún rayo que daba un tono verdoso a las aguas del Cantábrico. La verdad es que la previsión de tiempo era bastante mejor de lo que luego nos tocó.


Punta del Campón y Punta del Gaveiro, que encierran la Playa de Aguilar. Detrás la Punta del Casiro que da entrada al puerto de Cudillero y al fondo, la isla Rabión, frente a El Cabo, ya en la Concha de Artedo.


Tras comer seguimos ruta. La senda inicia ahora un fuerte descenso.


Llegamos a una nueva área recreativa junto a otro mirador, el de Los Glayos. Aquí sin darnos cuenta, nos saltamos el ramal que se acerca a otro mirador más cerca de la punta norte.


La senda principal contnúa cruzando una pequeña vaguada, para remontar metros tras ella.


Damos vista así a la Playa Cazonera y la Punta La Atalaya, tras la que se esconde ya la desembocadura del Nalón. Al fondo nuevamente, la isla de La Deva.


Vamos disfrutando de algunos rayos de sol



Bordeando playa Cazonera hacia La Atalaya



Un curioso raitán que nos acompañó un rato seguramente a la espera de alguna miga que, por desgracia, no teníamos.



El islote de La Conchiquina, frente a Cazonera.


Y un nuevo mirador, este el de La Atalaya


Nuevas vistas desde el mirador. En primer término, Punta la Furada


Muy guapo el último tramo de senda, previo a salir a la carretera de La Atalaya.


Ya en La Atalaya alcanzamos una nueva área recreativa, esta más grande y muy guapa, con espléndidas vistas sobre la costa.


Unos metros más allá se alza la ermita del Espíritu Santo. Frente a ella la carretera gira y desciende ya hacia San Esteban, pero por detrás de la misma continúa la senda costera.


Cruza por el mirador de La Atalaya e inicia el descenso hacia la Barra de San Esteban.


Una última vista hacia el oeste, a todo el largo tramo recorrido desde Cudillero.


Las vistas ahora se abren sobre la desembocadura del Nalón. El Cantabrico aquí se torna marrón por los arrastres del Nalón.


La Atalaya se alza a más de 100 m de altura sobre el mar, así que toca perder una buena pila de metros, por largos tramos de escaleras.


La playa de los Quebrantos y la de Bayas con la isla La Deva a su izquierda.


Poco a poco vamos descendiendo hacia la Barra de San Esteban, junto a la playa de La Guardada.


La ría del Nalón, con San Juan de la Arena en la margen derecha.



Ya solo restaba un corto paseo por la margen izquierda de la ría que nos devolviera de nuevo a San Esteban. De camino, una rosa de los vientos frente a San Juan de la Arena.


El primero de los dos antiguos cargaderos de carbón que se conservan.


Y el segundo. Muy guapos. Restaurados, iluminados, ...cuidados. La verdad es que todo en San Esteban da imagen de estar limpio y cuidado. La mala impresión que me dejó Cudillero, se torna en buena en San Esteban.


Una última parada en San Esteban a tomar algo para dar por finalizada una guapa y sencilla ruta costera. Nos iríamos a la hora bruja en que los últimos rayos del sol se reflejaban en el Nalón dando a la ría y su entorno una preciosa luz dorada.


Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

6 comentarios:

  1. Preciosas estampas... una maravilla que tengo que visitar en algún momento.

    Necesito tu nombre completo y tu dirección, has sido uno de los Ganadores del Sorteo Cinco Millones de Visitas en bailandoconsarrios.com

    https://saritaymane.blogspot.com/2019/12/ganadores-sorteo-5000000-de-visitas.html

    Y también necesito saber de qué color quieres el buff... ^_^

    Espero tus noticias por aquí o por email: bailandoconsarrios@gmail.com

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Sarita,¡¡¡Me desayuno con tu regalo!!! Muchísimas gracias. La verdad es que no me acordaba ya del concurso. Me acordaba de los 5.000.000 de visitas, pero del sorteo, ya, ni idea, así que doble sorpresa. Lo dicho, muchas gracias.

      Eliminar
  2. Me gusta, este me lo apunto. Pero me tienes que decir cómo solucionaste la logística para volver al punto de partida o tengo que llevar una bici?
    Ni una migaja para el raitán, cómo sois!!!!

    Saludos Caleyeru.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Pepe. Mira, no me había dado cuenta de ponerlo en la entrada. Nosotros dejamos el coche en San Esteban y cogimos el autobus de línea Gijón-Cudillero que pasa cada dos horas y tarda unos 15 minutos. Preferí pillarlo a la ida, para luego ya volver tranquilamente haciendo la ruta, sin preocuparme de horarios. Te va a gustar. El tramo de senda es muy guapo.
      Nos vemos

      Eliminar
  3. La Senda Costera de Los Miradores no va de Cudillero a San Esteban, comienza en la playa de Aguilar en Muros de Nalón y termina en San Esteban de Pravia , en Muros de Nalón también, la ruta no sale del Concejo de Muros de Nalón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Ana. si, lo se. Lo digo en la introducción, como puedes ver. Si te miras toda la entrada verás que digo que al llegar a Aguilar enlazamos con la senda, que es lo que de verdad queríamos conocer. Lo que pasa que el tramo de senda es corto y nosotros quisimos alargarlo un poco recorriendo además el tramo entre Cudillero y Aguilar.
      Un saludo

      Eliminar