lunes, 14 de enero de 2019

Peña Crespa y el bosque de Purupintu desde Orlé

Si bien ya había recorrido en anteriores ocasiones el precioso bosque del Monte Purupintu, aún no conocía la majada de Incós, que destaca como una isla en medio de la inmensidad del hayedo. Así que preparé una ruta en la que todo pivotaba alrededor de Incós. Subiría por la Foz de les Cangues, de la que guardaba buen recuerdo de mi visita a La Frayada, y me acercaría hasta la cumbre de Peña Crespa para luego sumergirme en Purupintu, visitando Incós y coronando la modesta cima de la Peña´l Toral. Ascendiendo por medio del hayedo pasaría por la cima del Altu los Duernos para acabar regresando a Orlé por el valle del Fresnedal.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 05/12/2018
  • Zona: Parque Natural de Redes
  • Concejo: Caso (Asturias)
  • Inicio/Fin: Orlé
  • Distancia: 19 Km
  • Desnivel máximo: 910 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.410 m
  • Tiempos: 8 horas
  • Dificultad: Moderada. Parte de la ruta se realiza en ausencia de sendas, por medio de densos bosques. El descenso por el valle del Fresnedal podría dar problemas en épocas de maleza alta.


Aparqué en el barrio de La Nozaleda, en Orlé, con una fría mañana para tomar por entre las casas la caleya que me lleva al barrio de Cimalavilla, mientras disfruto de la arquitectura de este precioso pueblo casín.



Salí de Cimalavilla por la pista que se interna en el valle del arroyo Quixaes.


Tras el cruce del arroyo la pista se vuelve senda, conservando por tramos un magnífico empedrado.


No la sigo mucho rato,  pues yo quiero llegar a Cañandi por la Foz de les Cangues, así que cuando la senda da una cerrada curva a derechas, alejándose del arroyo, yo toma otra mucho menos marcada que sigue valle arriba. A tener en cuenta que justo en la curva sale una senda que da servicio a unas fincas y no es la buena, ya que ésta se toma apenas 10 m más arriba.


Tras un primer tramo un poco tomado de escoba y tojo, la senda reaparece limpia y conservando su buena hechura. Armaduras, sangraderas de piedra, empedrado,... una preciosidad de camino que se interna en la Foz de les Cangues.


La foz no es muy larga, pero resulta espectacular. El camino se retuerce para ascender por entre sus angosturas, pasando incluso junto a una sima.


A la salida de la foz toca remontar unas cuestas fincas hasta alcanzar la cabecera del pequeño valle de Les Cangues, pasando junto a alguna cabaña.


Salgo así a un ancho camino desde el que veo las calizas cumbres de La Ordaliega (izda) y La Frayada (dcha).


Junto a las cabañas de Cañandi hago un cambio de planes. La idea era descender por el valle contrario, el de Enmediu y pasando por El Vocín alcanzar la majada de La Felguera, ...


...pero en vez de eso, me acercaré a la base de La Frayada, cruzando la cabecera del valle de Les Cangues, dejando la foz homónima bajo mi camino.


Una buena senda me va a llegar a la collada a la derecha de La Frayada. Por aquí la ascendimos hace unos años como os conté AQUI.


La foz de Les Cangues ya va quedando muy abajo. Al fondo se elevan las cumbres casinas y al fondo del todo, en el centro de la foto, el Torres.


Alcanzo la collada de La Frayada y doy vista al norte, a la vertiente de Piloña, al valle del Monte Moñacos, con el refugio de La Felguerina (techo verde), justo enfrente y al fondo (dcha) la alargada silueta del Vízcares.


Esta zona la tengo recorrido en varias ocasiones. Una senda cruza la cabecera del valle de Moñacos pasando bajo los diferentes crestones calizos que forman la divisoria de aguas. Hoy haré algo diferente. Quiero recorrerlo por encima de la senda, por lo que me pegaré tanto como pueda a las diferentes cumbres, aunque sin llegar a subirlas, que bastante tajo traía ya en mente.


Así me interno en el Monte Moñacos, pasando justo bajo la cumbre de la primera tachuela, El Mayáu mientras veo emerger entre el bosque la entalladura de la Foz de Moñacos.



Alcanzo el siguiente collado y ahora bordeo por la vertiente sur la siguiente cota, Peña Torre, hasta una nueva collada. Allí doy con una senda que bordea la cumbre del Entrepeñes por el norte, cuando ya veo el Cuetón de les Travieses y tras él la Peña Los Tornos o Peña Crespa.


Desciendo a la majada de Entrepeñes, situada en una collada preciosa, con el Cuetón al frente.


Aquí enlazo con la senda habitual y sigo por ella, mientras continúo viendo La Felguerina y la Foz de Moñacos.


Bordeando el Cuetón por el sur  doy vista a la majada de Piedrafita por donde pasaré después, con La Llambria detrás y al fondo los Picos de Europa.


Alcanzo los Collaos de Boqueriza, bajo Peña Crespa.


Los acebos estaban que reventaban de frutos, tal es así que el suelo aparecía tapizado de ellos.


La cubeta del hayedo de Purupintu que luego quiero recorrer. Purupintu queda encerrado entre Peña Crespa, la Xerra los Duernos o de la Estrencha, el Campigüeños (centro) y La Llambria (izda).


Empiezo a ascender hacia Peña Crespa, mientras veo los hayedos del Monte Moñacos y las sucesivas "tachuelas" que he venido bordeando.


La canal de acceso a Peña Crespa sigue siendo tan pindia como siempre.


Y cumbre de Peña Crespa o Los Tornos de Pandemules, como más os guste.


Tirando de zoom veo la doble collada de Incós, hasta donde iré a continuación.


Los Picos de Europa


Al norte la Mota Cetín, por delante de la Sierra de Escapa con el Mofrechu.


Maoñu (dcha) y Vízcares (izda), con la Sierra del Sueve al fondo.


Al fondo del todo, la Sierra de Peña Mayor.


Y una más hacia el Cuetón de les Travieses, con el macizo de Ubiña recortándose al fondo.


Paro a picar algo en cumbre, mientras disfruto de las vistas sobre Purupintu.


Autofoto en cumbre. Al poco llegaría un montañero - el único que vería en todo el día - con el que pasé un buen rato de agradable charla. Me conocía del blog, así que, un saludo si lee esto. 


Y después, a seguir ruta, que aún quedaba trabajo por hacer. De momento descender de Peña Crespa y acercarme hasta la majada de Piedrafita a tirar varias fotos a sus viejas cabañas. El día tan pronto parecía querer despejar, como volver a cubrirse con una bruma que estropeaba mucho las fotos.



Por fin me dejo caer por entre las cabañas hacia la vertiente de Purupintu, hasta cortar la senda que va a internarse en el hayedo.


Y de Purupintu, ¿qué os voy a contar?. Yo, que soy un enamorado de los hayedos, puedo decir que Purupintu es para mi uno de los bosques más guapos que conozco. Un hayedo puro, limpio, con ejemplares de gran porte que en muchas zonas dejan mucho espacio bajo ellos, dando al bosque una sensación de gran amplitud, por el que pasear es una delicia.





Tras el cruce de una vaguada la senda pierde altura cruzando un crestón rocoso en un tramo en el que va soportada sobre armaduras.


Alcanzo la Collada de Incós de Arriba, donde se localiza la vieja majada. Sin duda el pretexto de acercarme hasta aquí mereció la pena. La vega no puede ser más guapa.


Aunque las cabañas ya se ven sin uso, aún se conserva alguna en pie con su buen techo de llávana soportadas por mejores vigas.


Bordeo por la izquierda la pequeña tachuela que separa esta vega de la siguiente, la de la Collada de Incós de Abajo, donde se localiza un refugio de cazadores, con la Peña la Toral detrás.


Inmejorable la ubicación del refugio, con Peña Crespa al fondo. No me importaría pasar aquí un fin de semana.


Por detrás del refugio alcanzo el Collaín de la Trapa y desde él gano la Peña´l Toral, una picacha que se deja subir bastante bien y en la que me llevo una de las sorpresas del día. La peña es modesta en altura, pero tiene unas vistas espectaculares. Se alza estratégicamente entre las foces de Llagu, o mejor dicho Llágaru, a la izquierda y de Saolla a la derecha y tiene justo enfrente todo el valle del Semeldón o Vallemoru, con la Mota Cetín al fondo.


A la izquierda la cresta de Peña Crespa cierra la foz de Llágaru (Llagu según el IGN).


A la derecha la afilada cresta de La Llambria hace lo propio con la foz de Saolla. Precisamente ésta la tengo cruzado en ruta desde Taranes hace años, como os conté AQUI.


Buen mirador sobre Picos, a la izquierda de La Llambria.


El Maoñu y el cordal que desciende por Llagosciegos, dejando bajo ellos la aislada majada de Borondanes (abajo a la derecha).


Desde El Toral veo el pequeño cordal que pasando por la doble collada de Incós, une esta cumbre con la del Altu los Duernos, máxima altitud de la Xerra los Duernos o La Estrencha y que será el próximo punto de paso.


Estuve un buen rato en cumbre, observando con los prismáticos. Había batida en el valle y se escuchaban los perros y las voces de los monteros. Y mucho movimiento de bichos, como vería en el siguiente tramo hasta el Altu los Duernos.


Regreso a Incós de Arriba y salgo por la senda de acceso, pero al poco la dejo para tomar bosque arriba, sin senda alguna, buscando subir por el centro del cordal que ha de llevarme al Altu los Duernos.



De camino me cruzo con venaos y rebecos, aunque no consigo tirar ni una foto decente. Ya se oían tiros por debajo de la foz de la Saolla y los bichos andaban nerviosos.


Alcanzo la cumbre del Altu los Duernos, máxima altitud e la Xerra de los Duernos, aunque para los de Orlé esta sierra es La Estrencha, en realidad se trata de una doble cumbre de las cuales la principal parece ser la oriental, si bien no estoy seguro. Primero me voy a la occidental, con buenas vistas sobre  La Frayada, el Cuetón de les Travieses y Peña Crespa, la zona recorrida por la mañana.


Bajo cumbre la cabecera del valle de Enmediu, con la ubicación de la majada de La Felguera.


Luego me paso a la cumbre oriental, desde la que veo el alargado y afilado cordal que forma la Xerra de La Estrencha (o los Duernos), con el Campigüeños o Becerrera de San Pedro (izda), Pelacera y detrás la Carasca (centro) y La Senda (dcha).


Paro a comer en cumbre. Son las dos de la tarde y se está genial allá arriba, al sol, con una temperatura perfecta. Como disfrutando de las vistas de una cumbre que pese a haber pasado bajo ella en varias ocasiones, nunca hasta hoy había ascendido y la verdad es que es una cima muy agradecida. Al frente La Llambria y la foz de Saolla, con la Peña´l Toral que acabo de visitar a su izquierda.


La Peña´l Toral por encima de Incós. Al fondo izquierda, la Mota Cetín por delante de la Sierra de Escapa. Al fondo derecha la Sierra del Cuera.


El Altu los Duernos se alza justo sobre el colláu Frieru, al sur, a donde tendré que bajar a continuación.


Desde cumbre se baja sin problemas a la collada inmediata. Una vista atrás.


En la primera collada me dejo caer a la izquierda a salir a la Senda los Duernos que corta la Xerra la Estrencha por el Mosquitón, permitiendo el paso desde la cara norte de Purupintu a la cara sur de Orlé. Y es que la larga sierra se muestra afilada y agreste y no ofrece muchos pasos cómodos por los que pudiera cruzar el ganado.



Ya por buena senda alcanzo el colláu Frieru hasta donde llega una pista procedente de la majada La Felguera. Desde aquí lo más cómodo sería acometer el descenso por el valle de Enmediu, pero se realiza enteramente por pista y a mi me resulta pesado y monótono a más no poder.


De forma que apenas empiezo a bajar por la pista desde Frieru, en la primera curva a derechas, subo por un pequeño sendero que me alza a una collada a la derecha de Covarroble, pasando así a la vertiente del valle de Fresnedal por el que haré el descenso.


Toda esa ladera está tapizada por un denso hayedo. La parte alta la corto decididamente a izquierdas, aproximándome a la linde del bosque, para luego dejarme caer por el Monte la Panéa, sin senda alguna.



Ya bastante abajo empiezo a ver el fondo del valle del Fresnedal hasta el que tendré que llegar. A la derecha va formándose una vaguada, pero yo bajo con ligera tendencia a la izquierda, donde sé que saldré a la parte alta de la majada Fresnedal.


Pronto el bosque empieza a ralear, en una zona en la que en época de maleza alta puede formarse un denso felechal, hasta que alcanzo una solitaria cabaña. Si pasais por aquí no dejeis de admirar las llávanas del techo de la misma. Alguna puede que tenga dos metros de largo. Increíble.


Por debajo de la cabaña lo que me encuentro es un densísimo cotoyal que ha engullido la antigua senda. Bajo como puedo, pisando sobre las matas de tojos. Al final, puede que hubiera sido mejor haber realizado el descenso por la vaguada derecha. De todas formas, me marco llegar a la linde de un prado y justo por encima de él doy con una senda que me lleva al cruce del arroyo Fresnedal. El cotoyal no tendrá más de 50 m, pero son lo peor de la jornada.


Desde este punto sigue una buena senda que va a ir bajando valle abajo, siempre por la margen izquierda. Enseguida cruzo el arroyo de Les Llavaes y poco después alcanzo las cabañas inferiores de Fresnedal. Al fondo veo el Monte la Paréa por donde acabo de bajar.


Por debajo de las cabañas la senda se vuelve pista que baja por fuerte pendiente valle abajo, buscando su entronque con el valle del río Orlé. El sol ya estaba bajo y a la sombra hacía frío.


Ya cerca del cruce la pista pasa a la margen derecha de la riega Fresnedal, por la que sigue bajando.


Una vez salgo a la pista del valle de Orlé ya no hay pérdida posible. Además por aquí tengo pasado varias veces. Realizo el trayecto sin prisa, disfrutando del paseo y el entorno y parándome a sacar fotos del río Orlé.




En el último tramo dejo la pista para bajar por el viejo sendero que desciende más próximo al río. Salgo así de nuevo al barrio de La Nozaleda, muy cerca del punto donde tengo el coche, después de haber cerrado una buena circular. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

14 comentarios:

  1. 19 km!!! Eres una enciclopedia andante la miraré y la haré más cortita pero es espectacular, sitios desconocidos para mi. Eres único buscando rutas rarissmas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son tan raras, solo se trata de buscar los puntos que quiero visitar y mirar a ver como puedo enlazarlos, haya camino o no, ja, ja. Yo te recomiendo al menos visitar Incós. A mi me pareció una maravilla de sitio.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Siempre en tu línea, haciendo de cualquier recorrido un descubrimiento continuo de rincones mágicos de este paraíso del que muchos tanto disfrutamos. Y cuantos lugares rescatas para que refresquemos la memoria. Monte en estado puro. Así que muchas gracias Javi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que no me gusta ir por lo segao, que me va el tirarme un poco "al monte". Y a veces sale bien y todo, ja, ja.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Preciosa ruta. Con bastantes improvisaciones , que le dan un aire muy aventurerro. Los paisajes espectaculares.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el hecho de ir solo me da esa opción de cambiar un poco sobre la marcha la ruta. La verdad es que la zona es una pasada.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Hola. La xierra los duernos para nosotros los de Orlé no existe. Es la senda los Duernos (el camino), lo que es la sierra la llamamos la Estrencha. En la subida a la Senda los Duernos te habrás encontrado con otra senda llamada Tresfileres que sin pasar el Mosquitón, te llevaría a Pierdarfita pasando primero por la Llomba Piedrafita.
    Un reportaje precioso. (Uno de Cañandi).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Erto, editaré la entrada para poner los apuntes que me pasas. Igual abuso un poco y te pregunto algún nombre más de la zona. La verdad es que el entorno es una pasada.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Conozco por tramos (no de seguido como has hecho tu) parte de esta magnífica ruta que has realizado. Redes en estado puro. Un reportaje completísimo Javi. He disfrutado mucho contemplando las fotos y leyendo tus comentarios. Muchísimas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, Viti, Redes en estado puro. De las zonas más guapas que conozco de por ahí. Gracias.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Muy buena e interesante ruta y muy bien descrita. Coincidimos en Peña Crespa. Por Purupintu y Los Duernos fuí en otra ocasión. Esi día fícela mas corta, pero también prestosa. Veo siempre tu blog que me resulta interesantísimu. Un saludu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chema, me alegra leerte por aquí. Tuvimos buen día para andar por la zona. Ya me comentaste que habias estado por Purupintu solo unos días antes. A ver si volvemos a coincidir.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Como bien dices Redes nunca decepciona, las vistas espectaculares, conozco Peña Crespa, pero no el Purupintu, que tengo ganas y por tus fotos más aún, lo que admiro es tu ánimo de descubrir en solitario, las diversas rutas, reconozco que te da la independencia que dices para andar, yo aún prefiero ir con compañía a sitios que ńo conozco jejej.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues solo puedo animarte a pasear por Purupintu. La senda los Duernos es una muy buena opción para una primera visita y sin ninguna complicación. Lo de ir solo a sitios que no conozco, no se, reconozco que a mi me gusta, aunque en esos casos intento mantener el riesgo controlado. No suelen ser sitios especialmente comprometidos.
      Un saludo

      Eliminar