martes, 20 de agosto de 2019

Carba Valsecu y Peña Chana desde Tuiza de Arriba

Nueva escapada exprés por el Macizo de Ubiña. En esta ocasión con una circular alrededor del Tapinón y Siegalavá que me llevaría a coronar dos cimas que aún no conocía, las de la Carba Valsecu y Peña Chana o Pena Yana. En el paso por la cara norte del macizo del Tapinón obvié el camino que desciende hasta el Ḷḷegu, en los Puertos de Agüeria, ya conocido y recorrido en varias ocasiones, para intentar pasar lo más pegado a la "copa" del Siegalavá, siguiendo una poco perceptible, pero muy interesante senda marcada con puntos azules.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: /07/2019
  • Zona: Macizo de Ubiña
  • Municipios: Lena (Asturias)
  • Inicio/Fin: Tuiza Riba
  • Distancia:  12 Km
  • Desnivel máximo: 840 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.050 m
  • Tiempos: 4 horas
  • Dificultad: Moderada. Hay que poner un poco de atención en el trayecto bajo las paredes del Siegalavá y en la ascensión a Peña Chana desde ese lado, que no es totalmente evidente.


Salí de Tuiza Riba con buena tarde y algo más de calor del necesario, parando lo justo para charlar un rato con Porto, al que me encontré allí mismo, y tras cargar agua en la Fuente la Serriecha tomar dirección a la collada del Visu, y dando la espalda al valle del Meicín, con Peña Ubiña presidiendo.

Asciendo por la fincas de Las Irías y La Chamera hacia la Mortera de Cebero, mientras disfruto de las vistas sobre la Mesa (centro), escoltada por la Tesa (izda) y la Almagrera (dcha).


Al frente la coḷḷá El Visu, a la izquierda de El Castieḷḷu.


Desde la collada tiro una foto al valle del Meicín, bajo Peña Ubiña, con Tuiza Riba ya muy abajo.


Cruzando la collada doy vista a la parte baja del valle del Huerna, y en él, la traza de la Autopista del Huerna.


Busco la senda que arranca a la izquierda, tomando por una que gana un poco de altura para no dejarlo todo para el fnal, con la alomada cumbre de Las Coronas al fondo.


Por encima de la senda y a mi izquierda se localiza la vieja braña Foxón con todos sus corros ya en ruinas.


Una vista atrás, hacia la Peña El Castieḷḷu y los Puertos de la Cruz que descienden suavemente hacia la vertiente del río Huerna.


La senda (en realidad hay varias a diferentes alturas) va a ir bordeando la base de la Peña Foxón, cuando ya habré dejado atrás una buena fuente.


Desde los pastos se empieza a ganar altura por el Camín de la Caliar.


Llego a la altura de la entrada a la Vega del Forcáu, cuyas laderas se elevan ya hacia la cumbre del Tapinón que me sorprende al estar envuelto en nubes. No contaba con ellas.


De todas formas yo no entro a la Vega del Forcáu, ya que mi camino me lleva a cruzarlo, perdiendo uns pocos metros, para seguir hacia la Vega Valsecu y la Carba Valsecu que ya asoma al fondo a la izquierda.


El camino cruza la zona de Entrecuandías, un tramo muy guapo, y llego a la entrada de la vega donde salen a recibirme cinco mastines, ni más ni menos. Todos para mi solo. Por suerte solo dos tenían ganas de jugar, de hecho uno tan juguetón era que me arañó entero con las patazas, el jodío.


Desde la entrada al valle tengo una buena vista del valle de Xomezana, con la Peña la Portieḷḷa, en el centro.


Cruzo rápidamente a la derecha de la vega, para no meterme entre el rebaño de ovejas y también para empezar a ganar metros por la ladera de la Carba Valsecu.


Gano rápidamente la ancha cresta por la que sigo ascendiendo, dejando la vega bajo mi.


Y cumbre de la Carba Valsecu (1.864 m). La tarde me sorprende con unas amenazadoras nubes cubriendo el macizo y ocultando la cima del Tapinón (izda), Siegalavá (centro) o Fariñentu (dcha). No contaba con ellas. No las había cuando salí de Tuiza. Tan solo la cima de Peña Chana (centro), mi principal objetivo, permanece fuera de la línea de nubes.


La Vega Valsecu bajo cumbre. Al fondo, la Tesa y la Mesa, ya al otro lado del valle del Huerna.


La traza de la autopista desciende hacia Campomanes, ya en el valle del Lena, donde se distingue perfectamente el viaducto.



El Brañavalera


La cima de Peña Rueda tampoco se libraba de las cumbres.


Confiando en que las nubes no vayan a más, desciendo rápidamente de cumbre hacia la Coḷḷá de Traslacueva, la salida norte de la Vega Valsecu.


En vez de tomar la más habitual senda que desciende por el valle hacia el paso del collado de Fondos de Vallín, por el que podría acercarme hasta el Ḷḷegu, ya en los Puertos de Agüeria, camino ya conocido, decido ascender hacia el Alto las Cruces, casi frente por frente de la Carba Valsecu.


En el Alto las Cruces doy vista a los Puertos d´Agüeria, un lugar que no me canso de visitar. El Ḷḷegu se aprecia en el centro de la foto.


Voy a ir cortando a media ladera hacia la izquierda, pasando bajo la cumbre de Cruces de Fondos y el collado del Trave, mientras disfruto de las vistas sobre Peña Rueda.


La idea es acercarme a las Hoyas del Siegalavá y cruzar bajo las paredes de éste hacia Peña Chana.


Paso así sobre la Braña Corros y las praderías que descienden hacia el Ḷḷegu.


Voy acercándome a las Hoyas del Siegalavá. Las paredes de éste y el Tapinón empiezan a resultar impresionantes vistas desde aquí abajo.



Las Hoyas del Siegalavá resultan ser un rincón único y precioso. En realidad toda la ruta giraba en torno a pasar por aquí, una zona que aún no había recorrido. Desde la collada de acceso se tiene una magnífica vista de Peña Rueda y Peña Arpín.


Y por supuesto se tiene una extraña sensación de insignificancia bajo aquellos inmensos paredones.


Aquí doy con una línea de puntos azules que me van a ir guiando en el cruce bajo el Siegalavá (Siega l´Abá) en dirección a Peña Chana (Pena Yana).


Se trata de un terreno un tanto caótico que podría dar problemas con niebla, ya que no llega a haber senda como tal.


Una vista atrás hacia el Tapinón y la zona cruzada.


La línea de puntos (y solitarias flechas) parece contornear la base de Peña Chana por el norte, por lo que cuando mejor lo veo, la abandono para empezar a ganar metros.


Peña Arpín y el Abedulón, que encierran la entrada a la Foiz Pequeña.


Una vez más la "copa" que forman el Tapinón y el Siegalavá.


La afilada cresta que une el Siegalavá (Siega l´Abá) y el Campanario (El Campaneriu) parece cortar a cuchillo las nubes.



Tras ascender por un tramo un tanto quebrado, salgo a la pendiente ladera por la que sigo subiendo, buscando alguna canal que me permita un acceso cómodo a la cara norte, que se que es mucho más tendida.


El paso me lo ofrece una providencial horcada en la que hay buena huella de paso, quizás de rebecos, pero huella al fin y al cabo.


Nueva vista al Siegalavá y el Campanario. Esa cresta me tendría hipnotizado un buen rato.


La tendida y herbosa ladera norte de Peña Chana por la que hago el último tramo, con Peña Rueda y Peña Arpín a mis espaldas.

Los pasos del collado de Fondos de Vallín (izda), Alto las Cruces (centro y por donde yo crucé) y el collado del Trave (dcha). Por detrás de la alargada cumbre caliza de Cruces de Fondos sobresale la Carba Valsecu, de donde vengo.


Y cumbre de Peña Chana o mejor dicho, Pena Yana (2.041 m), un pico guapo, guapo, en el que paro un buen rato a picar algo y a disfrutar de sus estupendas vistas.


Desde aquí se ve buena parte del recorrido. La Carba Valsecu, el paso del Alto las Curces, las Hoyas del Siegalavá y el recorrido hasta la base de Peña Chana.


Por suerte las nubes se habían retirado y me permitían disfrutar de las vistas, un tanto desdibujadas por la posición del sol, ya muy bajo. Tuiza Riba en el fondo del valle.



Peña Cerreos, Ubiña la Pequeña y Peña Ubiña.


Fariñentu, al otro lado del lago de Cheturbio.


La líena de cumbres de la Cigacha al Ranchón y los Güertos del Diablu al otro lado de los Puertos de Agüeria.


Una más hacia el Siegalavá (Siega l´Abá). Si es que no me cansaba de sacarle fotos. Ahora sin nubes.


La Mesa y La Almagrera, con el Cirbanal detrás. Bajo ellas, en el fondo del valle Tuiza Baxo.

Una vista del interior del macizo y una de las posibles canales de descenso.


Tras haber picado algo, y sobre todo disfrutado de las vistas, inicio el descenso, primero por una pendiente canal hacia los Puertos de Cheturbio.


A la salida de la canal giro a la izquierda buscando la collada del Bocarón.


En el Bocarón doy vista al valle Las Estacas por donde desciende la senda en un primer tramo, antes de pasar al de la derecha, el valle Corrales. Nuevamente Tuiza Baxo, en el fondo del valle.


Me despido de Peña Chana


Tuiza me espera unos 650 m más abajo.


El cruce del valle de las Estacas al de Corrales por La Cuandiona, siempre me ha parecido un tramo precioso.



Bajando hice una única parada en la fuente La Plana y poco más.


El sol ya muy abajo y las sombras alargándose.


Una última foto al Siegalavá


Y para Tuiza Riba.


Y desde allí para casa, que ya era tarde. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

2 comentarios:

  1. Una exprés interesante Javier, hemos estado en la Carba y en Peña Chana, pero en distintas ocasiones, y nunca uniéndolas por las estribaciones del Tapinon ni del Siegalava, y parece una interesante y asequible zona, el día y las vistas de postal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves, Luis, para mi eran nuevas las dos y la opción de unirlas la verdad es que me gustó mucho. Ese paso bajo las paredes del Siegalavá merece por si solo la ruta entera.
      Un saludo

      Eliminar