04 septiembre 2019

Gorbea desde las canteras de Murua

Un viaje en el que pasaría muy cerca de Murua (Álava) iba a ser la excusa perfecta para una visita rápida a la cumbre del Gorbea, totémica y mítica cumbre vasca que se me apetecía mucho conocer. De entre las diferentes opciones de ascenso consultadas opté por la que partía de las canteras de Murua, diseñando un circuito que me permitiera visitar alguna de las zonas y puntos que más me atraían. Y es que nunca se sabe cuándo podré volver por aquí. El día, un tanto plomizo, no ayudó a las fotos, pero a cambio me permitió disfrutar de la cumbre en completa soledad, algo que no parece muy habitual.

DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 24/06/2019
  • Zona: Parque Natural de Gorbeia
  • Municipios: Zigoitia (Álava/Araba) y Zeanuri (Bizkaia)
  • Inicio/Fin: Aparcamiento del área recreativa de las canteras de Murua
  • Distancia: 16,50 Km
  • Desnivel máximo: 785 m
  • Desnivel acumulado positivo: 950 m
  • Tiempos: 4 y 1/2 horas
  • Dificultad: Moderada. Si bien no presenta grandes complicaciones, en el descenso hay que buscar bien la senda correcta para conseguir cerrar la circular, ya que en el interior del bosque no siempre es evidente el camino a seguir.


Salgo de las canteras de Murua con un día bastante triste. Poco movimiento en los aparcamientos, que me adelantan que hoy no voy a ver a mucha gente. De momento tomo por la senda Zubialde que sube valle arriba, a la vera del arroyo del mismo nombre.



Una pista ancha y cómoda me conduce en este primer tramo, ...


...hasta un primer cruce. Aquí dejo la pista de la derecha y nada más entrar en la de la izquierda, hay que dejar una senda a esa misma mano, por la que regresaré más tarde.


Continúo de esta forma por una ancha pista que va a ir ascendiendo poco a poco por medio de un precioso bosque.


Dejo atrás un segundo cruce en el que sigo por la pista izquierda. Poco más arriba ya doy vista a las estribaciones del Gorbea, a las bandas calizas del espolón Igiñiger que cruzaría más tarde, aunque aún no las identificaba.


La pista va a ir subiendo por la alomada cumbrera que en su zona alta ya aparece tapizada por el hayedo.



Una vez alcancemos la parte alta de la cumbrera la pendiente se suaviza, mientras que empiezan a ampliarse las vistas sobre la meseta alavesa.


Alcanzo el buzón del Azero, más que cumbre, una leve cota en la cumbrera que voy recorriendo. Se ve que la ola de Mundaka me mareó y me desenfocó la foto.  


Allí mismo paso junto al Mugarri número 12. En él dejo atrás Álava/Araba y entro en Bizkaia.


Toca recorrer ahora un largo tramo por la cumbrera, casi llana, hasta su final en el collado Errekasiku, mientras veo parte del recorrido a efectuar durante mi regreso.


La cumbre de Aldamin al frente. La bordearé por su cara norte para pasar de Aldamiñape a Egiriñao.


Muy guapa toda la ladera este del macizo del Gorbeia, con las bandas calizas alternando con zonas de hayedo.


Dejando atrás la collada Errekasiku, con un refugio a la izquierda, me interno en el hayedo por el que asciendo. Siempre con senda muy marcada.



Tras cruzar una vaguada salgo a una zona más despejada en la que se localiza una buena fuente en la que no dudo en parar a echar un trago y cambiar el agua que traigo.


Solo un poco más adelante alcanzo el primero de lo refugios de la zona de Aldamiñape.



Y obtengo las primeras vistas al norte, con el inconfundible Anboto a la derecha, el Aitz Txiki asomando en el centro y lo que creo que es el Untzillatz a la izquierda.


Traspasando una collada entro en la cara norte del Aldamin y bajo por una zona de vegas con varias txabolas, cuando ya tengo al fondo el Lekanda en el macizo de Itxina.


Pasando bajo las verticales paredes de Aldamin, donde enlazo con la senda de Atxurri.


Desciendo por la vega hacia el refugio de Lapurzulo.


Dejando atrás el refugio abandono la senda que desciende a la derecha, para tomar otra, la senda Lapurzulu, que va a ir ganando metros poco a poco por la ladera.


La senda acaba por ganar la base de una corta canal por la que sube, saliendo por el precioso paso de Arratebeltzeta y desde donde tengo una buena vista del embalse de la central de Lanbreabe.


Desde la zona alta de la canal una vista atrás a Aldamiñape y Lupurzulo.


Me arrimo en un primer momento a un promontorio con un par de cruces, Bazigalupe, buen mirador hacia el interior de Bizkaia y con el Lekanda al fondo.


Aldamin elevándose sobre  Aldamiñape.


Al norte, el embalse de Lanbreabe y  al fondo, las sierras de Aramotz que se elevan sobre Mañaria.


De momento, yo a lo mío y lo mío en el Gorbeia, cuya cruz ya es visible desde aquí, aunque la cruz es grande y engaña. Sé que me restan casi 500 m de desnivel.


De momento cruzo la collada y bajo a la marcada senda que llega de Pagomakurre en donde me cruzo con un par de montañeros.


Atravieso el pequeño pero guapo hayedo de Erigiñao ...


... y dejo atrás sus refugios.


Voy ascendiendo poco a poco y echando la vista atrás de vez en cuando, hacia Itxina con el Lekanda. Por el extremo norte de Itxina había estado hace años, entrando desde Urigoiti, otra zona bien guapa.


Alcanzo el collado de Aldamiñoste, al sur de Aldamin.


Últimos 150 m a cumbre. Aunque son los peores. Esa ladera de hierba es monótona y pesada como ella sola. La cruz parece no llegar nunca.


Pero todo se acaba, incluso esa pandona de hierba y por fin alcanzo la cumbre del Gorbeia, techo de Bizkaia y Álava. Encima tengo suerte, solo hay un par de parejas que se van al poco, dejándome la cumbre para mi solo. Aunque luego me dio por pensar que un habitual de la zona que me supiera decir lo que estoy viendo, no hubiera sobrado.


Guapo el buzón.


Los embalses de Urrunaga y Uribarri-Ganboa


Mala visibilidad hacia la meseta alavesa.


Macizo de Itxina con el Lekanda


Aldamin y detrás las cumbres de la zona del Parque Natural de Urkiola


Anboto. Este para la próxima.


Bajo unos metros por debajo de cumbre, a protegerme un tanto del desapacible viento que tira en la cima y paro a comer con las vistas puestas al norte. Una pena no haber tenido mejor día, pero esto no me pilla precisamente al lado de casa y se viene cuando se puede.


Después de comer inicio el regreso. De momento vuelvo a la collada de Aldamiñoste, echando un ojo a la amplia vaguada que se abre al este, ya que por ella voy a bajar.


Una marcada senda baja cerca de los contrafuertes del Aldamin que descienden hacia las cumbres de Maruen Haitza y Dulau.


La redondeada cumbre del Gorbeia desciende al este, hacia el espolón Igiñiger.


Sigo bajando por la amplia vaguada que forma la cabecera del barranco Errekasiku.


Sin embargo cuando ésta se abre, la senda más marcada se va a la izquierda hacia el collado Dulau que enmarca el Anboto. No es ese mi camino.


Yo me voy a la derecha, siguiendo otra senda que tras cruzar la vaguada gana un poco de altura. Una vista atrás al Aldamin.


Entro así en una de las franjas herbosas que se alternan con las tiras calizas en la ladera de Igiñiger.


Es un tramo espectacular, muy airoso y con buenas vistas.


En la salida se cruza un hombro, pegándose a la caliza para acceder a la siguiente vaguada, la de la regata Pagoluzieta.


La senda baja ahora por la vaguada, primero un tanto a la derecha para luego buscar el centro.


Me interno en el hayedo del que ya casi no saldré hasta el final de ruta. Una delicia toda esta parte. Bajando por la vaguada, que me encuentro seca, tengo la precaución de dejar una primera trocha que sale a la derecha para seguir bajando un tramo más.





Ya bastante abajo, la senda si que abandona la vaguada para irse hacia la derecha, casi en llano o perdiendo altura poco a poco.




Voy atento al cruce con la senda que debe llevarme a Mairuelegorreta. Cuando creo dar con ella, empiezo a ascender saliendo momentáneamente del bosque, y pudiendo ver el valle de la regata Zubialde.


Subo hasta la base de la pared caliza donde doy con la entrada a la cueva de Mairuelegorreta, cueva de gran importancia kárstica con casi 13 km de galerías, pero casi más relevancia mitológica, al ser una de las moradas de la diosa Mari.


No tengo tiempo (ni ganas, yendo solo) de inspeccionar gran cosa en la cueva. Se que podría bajar de forma sencilla hasta una primera cámara, pero apenas si me interno unos metros.


Luego subo hasta la segunda cueva, en realidad un abrigo, en el que hay una mesa. Buen sitio para resguardarse si llueve.


Y luego, a continuar con el recorrido. Me sumerjo nuevamente en el hayedo, que cuenta con buenos ejemplares...


...y preciosos rincones.


Una vez alcancemos el fondo del valle, el desnivel suaviza y continuamos casi en llano.




Un poco por debajo del nacimiento del manantial Artzegi, cruzo sobre la regata por un estrecho puente, cuando ya voy siguiendo unas viejas conducciones de agua.


El valle se ensancha en la parte final, justo antes de salir al primero de los cruces por donde había pasado unas horas antes, saliendo a continuación a la pista que baja junto a la regata Zubialde.


Y junto a ella regreso nuevamente hasta las canteras de Murua, donde doy por finalizada esta circular por el macizo del Gorbeia. Una primera toma de contacto que me satisfizo plenamente.


Y tras lavarme un poco y un oportuno cambio de ropa, a seguir viaje, que aún quedaba una buena tirada de kilómetros hasta llegar al destino final. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

2 comentarios:

  1. Precioso paseo por uno de los rincones más bonitos de nuestra geografía, sólo una puntualización a tu relato, el Gorbeia no es el techo del País Vasco, ese honor se lo lleva el Aketegi, en la sierra de Aizkorri (Gipuzkoa) con sus 1.551 metros. Gorbeia se considera el techo de Bizkaia y Alava. Tu blog es una gozada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LGTorres por el apunto, edito y modifico la entrada. Y gracias a ti por pasarte por el blog
      Un saludo

      Eliminar