24 octubre 2019

Torre de Altaíz y San Carlos por la Celá

Cuando Ángel me propuso visitar las Torres de Altaiz, San Carlos y del Hoyo Oscuro, solo puse como condición subir por la Celá. Recorridos los Tornos de Liordes, el Hachero y la Jenduda, la Celá era un acceso desde Fuente Dé que aún no conocía y se me apetecía incluso más que las propias cumbres. Enseguida nos pusimos de acuerdo y allí nos fuimos junto con José. Con lo que no contábamos era con la nevada tardoveraniega que había dejado el Hoyo Oscuro cuando menos delicado y que incluso obligó a renunciar a la última de las cimas.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 13/09/2019
  • Zona: Macizo de los Urrieles. Picos de Europa
  • Municipios: Camaleño (Cantabria) y Posada de Valdeón (León)
  • Inicio/Fin: Fuente Dé
  • Distancia:  15 Km
  • Desnivel máximo: 1.340 m
  • Desnivel positivo acumulado: 1.670 m
  • Tiempos: 9 horas
  • Dificultad: Difícil. La Celá es un acceso poco habitual a la canal de San Luis desde Fuente Dé. Presenta tramos de mucha pendiente y algún paso un tanto expuesto, en donde hay que extremar las precauciones.


Aparcábamos en Fuente Dé cuando el sol apenas había empezado a dar en las peñas que cierran el valle y empezábamos a andar cuando salía la primera cabina del teleférico.


El día amanecía espléndido. De los de disfrutar. De momento tocaba tomar por el camino de los Tornos de Liordes que asciende por la canal del Embudo.


Aunque pronto la dejaremos para seguir por la senda del Hachero.


Poco a poco Fuente Dé iba quedando abajo, cuando el sol aún no había entrado en el valle.


Tampoco seguiremos durante mucho rato la senda del Hachero, ya que la dejaremos a su vez, para tomar el acceso a la canal de la Jenduda. De todas formas ya vemos el que va a ser nuestro itinerario de ascenso, el acceso a la Celá (flecha).


Subiendo los duros repechos que llevan a la entrada de la Jenduda, con una de las cabinas del teleférico al fondo.



Alcanzamos la entrada a la canal de la Jenduda. Su ascenso lo tenéis documentado AQUI, de cuando hicimos Torre Blanca. Subiendo habíamos alcanzado a un solitario montañero se dirigía hacia la Jenduda. Nosotros aquí dejaremos el terreno conocido.


Lo que tenemos por delante es esto, una tendida, aunque pendiente rampa que conduce a una estrecha horcada.


Al poco de empezar a subir por ella pasaremos frente a una vieja bocamina, que parece corresponderse con la de Mina Elvira.


Seguimos subiendo. Nos sorprende encontrar senda todo a lo largo de la empinada canal, que sube pegado a las verticales paredes de la derecha (sentido de la marcha).


Ya vemos la estrecha horcada de salida.


La canal va estrechándose a medida que ascendemos, a la vez que parece coger más inclinación.


Alcanzamos la horcada. Lo que nos espera al lado contrario, cuando menos, impacta.


Las caídas sobre la canal del Embudo son sencillamente impresionantes. Al frente tenemos la afilada silueta de Peña Remoña y bajo nosotros las vueltas y revueltas de los Tornos de Liordes.


Desde aquí vemos que tendremos que perder una pila de menos, pueden ser unos 70 m por una empinada canal, para luego remontar nuevamente en la ladera de enfrente. Allí, un grupo de rebecos nos marca la línea de salida, ya que a simple vista no se apreciaba bien el itinerario.


Empezamos a bajar con cuidado. La pendiente es mucha, el suelo está húmedo y la parte baja forma una escupidera perfecta hacia la canal del Embudo.


El nombre de Celá (Celada) también podría venir de Gelá (Gelada), topónimo que aparece recogido en ocasiones. Aquí sin duda las heladas tienen que ser buenas, ya que la canal es muy sombría.


La senda se mantiene clara en todo su recorrido. En la parte baja se hace una travesía en horizontal a la vertiente contraria, sobre el embudo de la escupidera...


...que nos lanzaría a la canal del Embudo. Nuevas vistas sobre Remoña.


Una vista atrás a la canal de descenso con la horcada de salida arriba.


Tras remontar unos metros por la ladera hay que salirse de ella a la derecha con una corta trepada. Nos la habían marcado bien los rebecos, pero además está jitada. Como digo en estos casos, es un paso sencillo, pero mejor no caerse.



Una nueva vista sobre la canal de la Celá.


Alcanzamos la parte alta y damos vista a las cumbres de Santa Ana, Peña Vieja y Peña Olvidada. Vemos como, efectivamente, queda nieve de la nevada de hace unos días.


Vamos a ir recorriendo una serie de jous que forman una especie de alargado valle, muy bien jitado, y que nos conduce a la senda de la canal de San Luis.



Tendremos que rodear por la derecha una cota, sin nombre en los mapas,  que cierra la canal de San Luis junto con la Torre de Altaiz. Parece tratarse del Pico Sotordollu. Al fondo ya asomaba la Torre de Horcados Rojos.


Por fin damos vista a la canal de San Luis y sobre ella, la Torre de Altaiz, nuestro primer objetivo.


Salimos a la senda de la canal de San Luis. Al fondo el camino de Cabaña Verónica bajo Peña Olvidada.


Ascendemos hacia el Hoyo Oscuro, con la Torre de Altaiz a nuestra derecha.


Una vista atrás, con el Pico Sotordollu que hemos rodeado, cuando ya hemos abandonado la senda que asciende hacia la colladina de las Nieves y estamos entrando en el Hoyo Oscuro.


Dejamos el Hoyo Oscuro para empezar a ascender hacia la Torre de Altaiz. Empieza a sorprendernos la cantidad de nieve que hay incluso en cara sur.



Poco a poco vamos negociando la ascensión. No tiene gran dificultad y se puede subir por muchos sitios. La ruta más habitual, que es la que seguimos, está jitada.


Al fondo asoma La Padierna, sobre la colladina de las Nieves.



En el último tramo, previo a cumbre, hay que ayudarse de las manos, pero resulta muy sencillo.



Preciosa la llegada a cumbre, con las paredes del San Carlos a un lado y La Padierna al fondo.


Coronamos la Torre de Altaiz, una cima amplia y chata por la que hay que moverse para disfrutar de sus vistas.


Tesorero


Horcados Rojos, donde parecía que había gente.


Santa Ana y Peña Vieja. La Canalona con mucha nieve.


Mala luz hacia el valle del Deva, con el Espigüete a la derecha y el Curavacas en el centro. Hacía solo unos días había pisado su cumbre, como os relaté AQUI.


El Pico San Carlos, la Torre del Hoyo Oscuro y el Madejuno.


Una panorámica desde la cima


Foto de cumbre y tras picar algo, seguíamos ruta.


Nos vamos al San Carlos. Para evitar una aparentemente dura trepada en el bloque que mira a Altaiz, descendemos unos metros por la vertiente del Hoyo Oscuro hasta dar con una brecha, jitada, que permite bordearlo. Se trata de un paso sencillo, pero con algo de patio.


Después ya solo queda ir negociando la ladera del San Carlos por donde mejor lo veamos.


Aquí empezamos a encontrar más y más nieve, reciente y en muy malas condiciones, por lo que intentábamos evitarla siempre que podíamos.


Cumbre del San Carlos, una cima muy guapa.


Nuevas vistas sobre Peña Vieja y Peña Olvidada, con la Torre de Altaiz ya bajo nosotros.


Buenas vistas sobre la Torre de Salinas, Torre de Liordes y Torre de Olavarría, con el Friero a la derecha.


Al otro lado de la horcada Verde ya vemos la Torre del Hoyo Oscuro, con el Madejuno detrás.


La zona de Torre Bermeja, ya en el Cornión.


Y tirando de zoom, el macizo de las Ubiñas.


Descendemos por la vertiente contraria, hacia la horcada Verde, por una zona donde nos sorprende la cantidad de nieve que hay. No contábamos con tanta, la verdad, y menos en cara sur. La nevada era especialmente llamativa, ya que parecía ir por barrios. Aquí había mucha nieve y en cambio en la cara norte del Friero, apenas se veía nada.


Bajamos hacia la horcada Verde, pero antes paramos a pensar que hacer. La cara sur de la Torre del Hoyo Oscuro tiene bastante nieve, sobre todo en sus canales de la zona alta. Barajamos cruzar a media ladera para ganar el collado que cierra el jou e intentar ascender desde Tiros de Casares.


Aunque en un primer momento lo planteamos así, la verdad es que poco a poco vamos ganando altura, buscando las zonas más despejadas de nieve, que además parece tener la manía de acumularse precisamente en las mejores zonas de paso.


El Pico San Carlos va quedando atrás.


Lo cierto es que acabamos por abandonar la idea de cortar a media ladera y ganamos la cueva situada bajo cumbre, donde hacemos una breve parada.


Desde la cueva se gana una canal saliendo a su derecha, que requiere ascender por unas lisas llambrias, pero la canal estaba atacada de nieve. No ofrecía ninguna seguridad. No lo veíamos claro. Un compañero se llevó un susto y con él, los demás. Nos retiramos. El estado de la nieve no ofrecía la más mínima garantía y la Torre del Hoyo Oscuro no se va a mover del sitio. Habrá más días, así que nos dimos la vuelta y bajamos poco a poco hacia el fondo del jou. Atrás se queda una asignatura pendiente.


Cruzamos el jou hacia una evidente canal (derecha de la foto) que nos habrá de llevar a la colladina Las Nieves.


Realmente mucha nieve en todo este tramo.


Alcanzamos la colladina de las Nieves, con la Padierna al frente.


Aquí enlazamos con la senda que desciende hacia el camino de las Colladinas, hacia Collado Jermoso, mientras vamos viendo al frente la Peña Santa, ya en el Cornión.


La Torre de Salinas, sobre la vega de Liordes, a nuestra izquierda.


La vega de Liordes


La senda cruza un tramo un tanto caótico, donde no es muy evidente. Sin embargo me la encuentro mucho mejor balizada que la última vez que pasé por aquí, hará tres o cuatro años. Ahora hay numerosas marcas rojas que parecen ser la señalización del Anillo de Picos.


La vega de Liordes y la línea de cumbres de Peña Remoña a Tiro Pedabejo que recorrí hace una temporada y que os conté AQUI.


Descendemos hacia el camino de Las Colladinas, con Torre Bermeja y Peña Santa al fondo. Abajo ya asoma el Llagu Bajeru.



En el cruce tomamos el camino que desciende hacia la vega de Liordes, bajando por el Sedo la Padierna.


Pasamos de refilón por la vega de Liordes, con varios manantiales a lo largo de la senda.


Dejando atrás las calicatas de las viejas minas de Liordes - minas de blenda de las que sobre la marcha encontré alguna pequeña muestra que me llevé de recuerdo - tomamos el viejo camino minero, los Tornos de Liordes que desciende por la canal del Embudo.


El nombre de canal del Embudo le viene perfecto. Sobre nuestras cabezas veíamos la salida de la canal de la Celá, por donde habíamos pasado hacía unas horas.


Y tras recorrer las numerosas revueltas del camino que acaban por hacer el descenso eterno, volvíamos a Fuente Dé.


En el aparcamiento cerraríamos una nueva circular por los Urrieles. Quedaba un largo viaje de regreso a casa, que partiríamos tomando la correspondiente cerveza en Unquera. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

4 comentarios:

  1. Poco que añadir, tengo muy reciente la subida a la Torre del Hoyo oscuro por la canal de San Luis, lo de La Celá son palabras mayores.
    Celá por aquí también se interpreta como encerrona y creo que le va muy bien la definición a esa tremenda canal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, una celada es, efectrivamente, una encerrona. En montaña son muchos los lugares denominados como celá o celada. Pues ya ves que a nosotros al final, nos quedó pendiente la Torre del Hoyo Oscuro. Habrá que volver.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Habrá que volver siempre a esos impresionantes Picos. Impactante la foto 17 con esas praderías totalmente verticales, y qué decir de la vega de Liordes... contrastes espectaculares de nuestra naturaleza. Enhorabuena, muchachote, gracias por compartir, pero bien sabemos que !no hay como sentirlo¡.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén. A los Picos se vuelve, siempre. Y si, esas traviesas de Peña Remoña, meten miedo. Y sin embargo, hay quien las recorre.
      Un abrazo

      Eliminar