30 diciembre 2019

El extremo meridional del Sueve desde Sardea

El Sueve es zona conocida, aunque siempre quedan sitios por visitar o lugares por los que acceder. Fue así, buscando alternativas, como me di cuenta de que nunca había entrado por el sur, desde la zona de Sardea. Eso me iba a permitir una circular por el extremo meridional de la sierra, para recorrer una serie de pequeñas cumbres poco habituales. Con lo que no contaba era con el enorme bochorno y las posteriores tormentas de una tarde veraniega, que me obligaron a recortar un tanto la ruta.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 08/08/2019
  • Zona: Sierra del Sueve
  • Concejo: Piloña (Asturias)
  • Inicio/Fin: Sardea
  • Distancia:  11 Km
  • Desnivel máximo: 600 m
  • Desnivel positivo acumulado: 700 m
  • Tiempos: 3 y 1/2 horas
  • Dificultad: Fácil. No obstante, hay que tener en cuenta que el descenso desde la zona del Ordiyón podría dar problemas en caso de perder la senda (como fue el caso).


Aparqué el coche a la entrada de Sardea, junto a la capilla dedicada a San Justo, una tarde en la que los termómetros marcaban por encima de los 30º y la sensación era de bochorno absoluto.


Subo por entre las casas y en el primer cruce tomo la pista que asciende a la derecha. A mi espalda voy a dejar la redondeada silueta del Picu Ordiyón, la que habría de ser la última cumbre de la jornada.


La pista, recién hormigonada, sube hasta una collada en la que a la derecha hay un depósito de agua para lucha contra incendios.


Desde ella continúa ascendiendo con fuerte pendiente, lo que por un lado me permite disfrutar de las vistas sobre el valle del Piloña, mientras por otro, me hace sudar la gota gorda en medio de aquel insoportable calor.


Poco a poco voy a ir arrimándome a las paredes calizas de la Sierra del Sueve.


Las fotos son la disculpa perfecta para ir parando cada poco a la sombra de algún que otro árbol.


La pista va a morir junto a unas cabañas ubicadas en una llanada, en Llendón. Unos metros antes, entra un marcado sendero a la derecha que se dirige al fondo de la vaguada del arroyo La Friera. Aquí cometo la primera gambada de la tarde. Decido arrimar al arroyo porque la "senda" parece en realidad una conducción de aguas y se me mete en la cabeza que puede que el arroyo tenga bastante agua y sea un sitio chulo. NO LO RECOMIENDO. El arroyo bajaba sin agua. El sitio es cuando menos insulso. Y la salida de la vaguada hacia arriba, para enlazar con la senda que llega desde las cabañas, está muy sucia (en el track está corregido. El cruce tiene un waypoint).


Como mejor puedo salgo de la vaguada a unos prados por los que subo a enlazar con la senda procedente desde la pista y las cabañas de Llendón. Ésta va a subir a ganar la collada que se observa al fondo a la izquierda.


Una vista atrás. Se ve la "senda" que baja al arroyo. A la derecha la collada donde se localizan las cabañas de Llendón y donde muere la pista. El camino lógico, vaya.


Sigo por la senda que va a cruzar por entre unas llamativas peñas y pasar junto a una fuente en la que intento refrescarme un tanto tras el sofoco de la aventura de la reguera.


Luego queda un duro repecho en el que la senda zigzaguea entre el felechal, hasta ganar el collado de Los Cuetones (IGN) o collada Tiegu.


En el collado Los Cuetones doy vista a la vertiente oriental del Sueve, con las cumbres de La Múa (izda), el Mirueñu (centro) y el Pienzu (dcha).


Desde el collado sigue una evidente y marcada senda que va a ir ganando metros, dirigiéndose hacia La Múa.


A medida que recorro la ladera, las vistas se abren sobre la costa, con el mar Cantábrico y la zona de la sierra de Escapa, el pequeño macizo del Mofrechu.


Atrás queda la collada Los Cuetones, bajo la modesta cumbre del Picu Tiegu.


El Pierzu a la izquierda y Tiatordos, entre nubes, en el centro de la foto.


Sigo subiendo y alcanzo una amplia collada, al pie del Picu la Múa, por la que entro en las vegas del Sueve.


El valle la Regona que desciende hacia la zona de Nevares, con el Mofrechu al fondo y tras él la Sierra del Cuera.


Entro en las vegas del Sueve. La idea era que la primera cumbre de la tarde fuese la de La Múa, pero el calor es literalmente insoportable, traigo una sudada de las que hacen época y las ganas de subir a una cumbre que ya conozco, como es La Múa, son pocas por decir algo. Así que renuncio a ella.


Lo que acaba de decidirme es un grupo de gamos a los que voy a seguir durante un rato, poco a poco internándome en el Sueve y dando la espalda a La Múa.



Más fotos al Pierzu y el Tiatordos.


Así que dando la espalda a la zona media de la sierra, me dejo caer hacia Espineres, con la vista puesta en las cumbres que sí quiero conocer, las que se recortan al fondo y que han de llevarme a la cima del Picu los Cuervos, en el extremo izquierdo.


Paso por la majada de Espineres, a donde hacía tiempo que no venía y que me encuentro muy solitaria en esta ocasión.


Allí enlazo con la pista que se dirige al Altu la Llama.


Una vista atrás con la cumbre de La Múa al fondo.


Poco antes de alcanzar el collado Ovines, en donde la pista inicia el largo descenso hacia el Altu la Llama, yo la dejo para, tras pasar junto a una solitaria cabaña, alzarme al cordal que habrá de llevarme al extremo sur de la sierra.


Gano una primera cota, desde la que veo el resto del cordal a recorrer, cuando compruebo que la tarde está cambiando rápidamente. Se ha levantado algo de aire y por el oeste llegan rápido nubes de tormenta.


El extremo meridional del Sueve está salpicado de jous, un auténtico campo lunar, complicado de recorrer.


Al noroeste se abre el valle del Llibardón, que desciende hacia Colunga y al fondo se aprecia la zona de Villaviciosa.


El Picu Maladín, al otro lado del colláu Ovines.


A la izquierda del Maladín veo Colunga, la playa de la Griega y el espigón del puerto de Lastres.


Tirando de zoom también veo la ría de Villaviciosa.


Continúo por el cordal, mayormente por arriba.


El Picu Ruxiñéu justo delante (el IGN lo denomina Picu Ovines).


Se abren un poco más las vistas sobre la costa, nuevamente la Colunga, la Griega y Lastres


Y la desembocadura de la ría de Villaviciosa en El Puntal.


Más vistas.


Pero a mi lo que empieza a preocuparme son las cortinas de agua que se van aproximando por el oeste.


Abusando del zoom veo Oviedo al pie del Naranco. Los molinos que se ven por detrás son los de la sierra de Tineo, ni más ni menos, y la cumbre que sobresale por encima de ellos el Mulleiroso, si no me equivoco.


El Vízcares


Sigo por el cordal. De la cumbre del Picu los Cuervos (dcha) me separa una amplia collada a la que tengo que bajar.


La sierra de Peña Mayor, y el agua que seguía cayendo.



Finalmente alcanzo la cima del Picu los Cuervos, con buzón y una buena cruz de cumbre. Por desgracia, no voy a poder disfrutar mucho de la misma. La tormenta viene directa hacia mi y pronto empezará a llover.


Unas fotos rápidas. El valle del Piloña con el pueblo de Villamayor.


Una vista sobre la sierra del Sueve


Hacia el oriente debería poder ver los Picos de Europa, pero se muestran muy metidos en nubes.


Zoom a la zona de Picos


Cabroneru, Carria y a la derecha dándole el sol, el Pierzu.


Del Pierzu al Tiatordos y la Llambria


Vízcares y por delante, el Niañu


Ya casi está aquí el agua. Me piro y a buen ritmo, que no quiero mojarme.


Bajo rápido hacia la collada que queda al este de la cumbre, buscando las pequeñas vegas que salpican el terreno y por las que siempre aparecen veredas de ganado que ayudan a cruzar aquel terreno tan quebrado y con tanto monte bajo.


La collada se abre sobre una amplia vaguada. Al poco de empezar a bajar por ella doy con una senda que desciende hacia la derecha, hacia la collada que se ve bajo la cumbre del Picu Ordiyón. Es aquí cuando me alcanza la lluvia.


Al trote llego a la collada. No es que llueva mucho, pero como que no apetece arrimar a mojarse en cumbre, así que una cima menos en el plan de ruta. No está saliendo la jornada como esperaba.


Una marcada senda faldea bajo el Ordiyón hacia el sur y por ella tomo.


Alcanzo una especie de hombro en la cara sur, justo cuando deja de llover e incluso vuelve a salir el sol. Las casas de Sardea ya se ven abajo, aunque aún hay que perder bastante altura.


Tiro una última foto al Carria (izda) y Pierzu (dcha), que asoma por detrás de la Mota Cetín.


El Tiatordos ya apenas se ve. El que sigue distinguiéndose bien es el Vízcares.


Y aquí cometo la segunda gambada de la jornada. En el hombro pierdo la senda, que debe de seguir a la derecha, para desde esa mano descender hasta salir a una pista, pero yo en vez de eso, me dejo caer a unas fincas que veo en el fondo del valle que se abre a la izquierda, las de Pelavieyu. Allí me encuentro con unos prados vallados y alambrados, como para resistir cualquier invasión. Los caminos hace tiempo que están cerrados por la maleza y cruzar aquel frente militar me cuesta un triunfo, no pocos cortes y arañazos, e incluso casi dejarme allí mismo una camiseta, que se iría directamente a la basura. Como puedo acabo por alcanzar la ansiada pista. Obviamente no recomiendo seguir el track en este tramo (hay un waypoint donde indico "no seguir").


La pista me llevará por fin a Sardea, donde suplico, más que pregunto, a una vecina por una fuente donde lavarme las heridas, la sudada y sobre todo refrescarme un poco.


Sería casi a a la entrada del pueblo, ya muy cerca del coche, donde podría parar a descansar un poco junto a una fuente e incluso picar algo, ya que con la puñetera lluvia, ni tiempo hubo de comer algo por arriba.


Cerraba así una accidentada ruta, que quizás haya que repetir, con mejor día, menor temperatura y más ganas, ya que no deja de tener su atractivo. Os dejo el track, aunque con las reservas apuntadas.


Un saludo
Cienfuegos

6 comentarios:

  1. Jeje el que no cometa gambadas cuando amillara una zona ye que tuvo mucha suerte. Original recorrido para un día corto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes Yoni. Seguro que en una segunda vuelta por la zona no me pasa esto. Pero a la primera, ... pasan estas cosas.

      Eliminar
  2. Unas veces en Espineres, otras en La Múa he subido con los de La Huella de Colunga a poner el Belén de cumbres.
    El año que viene más y mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena zona para ri a poner el Belén. Es muy agradecida en invierno. Y si, para el 2020 esperemos que más y mejor.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué fotos más guapas las de la lluvia cayendo a lo lejos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose. La verdad es que esas cortinas de agua se ven muy guapas.
      Un saludo

      Eliminar