15 agosto 2020

Circular al Gilbo

Era el Gilbo otro incunable de la montaña leonesa pendiente desde hacía mucho. Demasiado. Y la disculpa siempre era la misma. Mucho viaje para tan poca ruta. Gran error. No deberíamos valorar una ruta por su distancia, desnivel o dificultad, sino simple y llanamente, por su belleza y de eso al Gilbo le sobra. La ascensión resulta tan entretenida como preciosa y el entorno es indudablemente de lo más guapo que podemos encontrar en León. Por ponerle un pero diré que parece haberse puesto de moda. La ruta está muy publicitada, es muy accesible y sin duda resulta atractiva, lo que hace que tanto en el recorrido, como la cumbre, puedan verse muy concurridos.

DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 10/07/2020
  • Zona: Alto Esla
  • Municipio: Riaño (León)
  • Inicio/Fin: Puente de Riaño
  • Distancia: 10,5 Km
  • Desnivel máximo: 600 m
  • Desnivel acumulado positivo: 680 m
  • Tiempos: 5 y 1/2 horas 
  • Dificultad: Moderada. El ascenso por la cresta resulta sin duda aéreo y pese a no presentar dificultades técnicas, hay que estar acostumbrado.

Dejé el coche en el aparcamiento existente nada más cruzar el puente sobre el embalse. Cargué agua, les eché un vistazo a los paneles explicativos, y tome por la pista que va a ir bordeando el embalse.

No había podido sacarle la típica foto al Gilbo desde Riaño porque estaba metido en nubes, pero hacia el Espigüete el día aparecía ya bien despejado.

No hay pérdida en cuento a la circular que cruza bajo el Gilbo. Es una de las rutas más balizadas que yo haya visto nunca. De momento ya veía la cresta de la Peña Vallarqué, antesala del Gilbo.


Vistas sobre el embalse y el Yordas o Burín que ya empezaba a asomar.


En el primer recodo que da el embalse dejo la pista. Voy a ascender por el valle que se forma a la izquierda del Vallarqué.


Guapo el bosque, mayormente haya.


La senda, ancha y muy marcada en todo momento.


Pasando bajo la cresta de Peña Vallarqué.



Por fin salgo del bosque, y doy vista al Gilbo al fondo, con Peña Sarnosa a la derecha.


Buena panorámica ya desde aquí con el "Espi" presidiendo el horizonte y casi que monopolizando las vistas.


Subo hasta acercarme a las paredes de Peña Sarnosa. De hecho vi bajar a un montañero con un perro y me animé a subir siguiendo sus indicaciones. Por desgracia el hombre solo había llegado a una especie de hombro en el extremo oeste sin posibilidad de pasar a la cima principal. Con el rabo entre las piernas me bajé y seguí ruta.


Peña Sarnosa. Anda que el nombre se las trae.


Subo por la senda que constituye la ruta habitual al Gilbo hasta un collado en el que doy vista a la vertiente contraria, con el Cueto Cabrón.


Una panorámica desde la collada. Esta vista se repetirá más arriba.


Allí dejo la ruta habitual e inicio un flanqueó bajo la cresta del Gilbo, por la base de sus paredones, debiendo atravesar una pedrera.


Mi camino me dirige a una collada en la ladera. Desde ella se gana la cresta.


A la izquierda voy dejando las cumbres del Loto (izda) y el Hato (dcha). Estas para otro día.


Muy jitado y muy marcado el ascenso a la cresta. Sin dificultad.


Y ganada la cresta doy vista a la vertiente contraria. ¡¡Y qué vista!! Peñas Pintas elevándose sobre el embalse con Peña Llerenes a su derecha.


Al fondo a la izquierda la Sierra de Villares, con la cumbre del Pico Jano.


Avanzo ya por la cresta del Gilbo. La tan nombrada cresta. Aérea, pero no en exceso. Preciosa como ella sola. Parecía haber bastante gente en cumbre.


Y cumbre del Gilbo. Ganas había. Además al poco de llegar se van yendo los diferentes grupos y me queda la cima entera para mi solo.


Luego iré a la cima secundaria, donde de momento queda gente.


Riaño y el puente


Peñas Pintas y Llerenes


Al fondo el Yordas. En primer plano el Cueto Cabrón


Espigüete


Picos de Europa. Cornión


Y Urrieles


La cresta que acabo de cruzar. En ella se ven un par de montañeros que acababan de irse.


Picos Loto y Hato


Una vista sobre el valle de Riaño


Y tirando de zoom, la presa de Riaño y sobre ella la Sierra de Villares, con el Pico Jano en el centro.


Me quedo un buen rato en cumbre, disfrutando de las vistas y de la perfecta temperatura. Aprovecho para picar algo y beber. Luego me voy a la cima secundaria. Las vistas son parecidas, pero se obtiene una visión preciosa sobre el Cueto Cabrón y la cresta caliza del Gilbo que continúa por Peña Sarnosa y Peña Vallarqué.


Una más hacia el Espi. Si es que era hipnótico.


Otra más hacia esos "fiordos leoneses".


Por fin decido iniciar el descenso. Bajo a la collada entre ambas cumbres y tomo por la canal que desciende por cara norte.


La senda va a girar luego a la izquierda, bajando con algún punto donde puede haber que apoyar las manos, pero siempre muy sencillo.



Encaminándome a la collada en la que había estado hace un rato.


Y pasando nuevamente bajo Peña Sarnosa


Me despido del Gilbo


La collada entre Peña Sarnosa y Peña Vallarqué


Cueto Cabrón, otra vez.


Allí brujuléo un poco. Es temprano, así que subo hacia Peña Sarnosa por la canal que está equipada con una cuerda (ojo con la canal de hierba argana que tiene por arriba) y luego recorro un tramo de la cresta de Peña Vallarqué (trepaducas sencillas), para tomar unas fotos desde arriba.



Luego sigo la senda del PR, internándome en el bosque de Las Biescas, bajando  por la canal Moro, como bien indican los numerosos postes.


Guapo el bosque, aunque la hora no era la mejor para las fotos, con el sol dando de plano.



Poco más adelante hay montado un mirador, con banco y todo. Las vistas muy chulas, pero a mi este tipo de montajes a mitad de una ruta,....siempre me crujen un poco.


Y solo unos metros después tomo el desvío que asciende hacia la cueva de la Vieja del Monte. Recuperar y dar a conocer la mitología local está muy bien, pero vuelvo a decir que a mi esto de preparar el atrezzo...como que me sobra. Hubiera preferido una cueva tal cual.


Tras la visita bajo hacia el embalse a buscar donde comer, que ya iba siendo hora.


Sabía del área recreativa, así que me fui directo a ella. No solo iba a comer en mesa con unas vistas espectaculares. Además hay fuente con un agua fresca que me vino de perlas.


Cueto Nebloso alzándose sobre las aguas del embalse. Al fondo me sorprende una aguja que parece ser el Llerenes.


Y tras la comida y casi que hasta una siesta, me despido de Sarnosa, Gilbo y Cabrón.


Una última vista al Yordas y para el coche.



Vuelvo a salir a la pista de por la mañana, por la que regreso, volviendo a ver el puente.


Adiós "Espi".




Y con el trabajo hecho, a buscar una terraza para tomar una cerveza antes de emprender el regreso a casa. Os dejo el track.
Un saludo
Cienfuegos

6 comentarios:

  1. Hola Javier.
    Menudo reportaje más bonito.
    Es una ascensión de lo más gratificante, lastima que esté tan masificada (últimamente siempre que paso por la zona donde se aparca antes de cruzar el puente y aledaños está petado de coches), pero es lo malo de que todos queramos disfrutar de los lugares espectaculares.
    Saludos Caleyeru

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe. Si, había gente bastante y eso que tuve suerte y al poco de llegar a cumbre se vació. Pero lo mismo subiendo que bajando había mucha gente haciendo el recorrido circular, no necesariamente iban todos a cumbre. Pero bueno, no le resta encanto, que de eso el Gilbo va sobrao.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Javier, yo tengo aun el Gilbo pendiente y eso que hace 20 dias nos planteamos hacerla, por inconvenientes de ultima hora no pudo ser. asi que despues de tu estupendo reportaje, me queda cara de poker por no conocerlo aun. Me pasa como a ti , kilometrada para llegar, pero me escapare un dia por semana de este agosto o Septiembre, y asi espero encontrar menos bullicio de gente.
    Espectacular el report. como siempre.
    Un Saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, te lo recomiendo, de verdad. Es una cumbre sencilla y a la vez muiy disfrutona y las vistas,...puff. Preciosas. Pero si, igual mejor en septiembre que ya habrá menos gente.
      Un saludo

      Eliminar
  3. He estado en varias ocasiones en su cumal. Una maravilla las vistas que ofrece esta montaña desde su punto más elevado. Lo que me falta es recorrer la crestería, pero mucho me temo que no entra dentro de mis posibilidades. Magnífico reportaje Javi. ¡Felicidades!PD: por cierto, gracias a ti, pude corregir un error que hasta la fecha siempre cometía: llamar Peña Vallarqué a la que es en realidad: Peña Sarnosa. Ahora ya lo tengo claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nombre de Sarnosa lo vi en el blog de Xistras y luego lo volví a ver en algun sitio más. Y la cresta, yo que tú probaría a hacerla subiendo, en vez de bajando. El tramo más aéreo es muy corto y tiene ancho de sobra para caminar cómodamente sobre ella, o puedes ir un poco por debajo de ella, apoyando las manos. Anímate.
      Un saludo, Viti

      Eliminar