23 agosto 2020

Peña Ten y Peña Mora desde La Uña

Hacía más de 15 años de mi última visita a Peña Ten, razón por la que aún no estaba documentada en el blog, y ya llevaba tiempo con la idea de volver. Pero además tenía yo el antojo de Peña Mora, por dos razones. Una por ser la única cumbre de la cordillera que me faltaba en todo ese sector. Otra, por ser la última cumbre asturiana - compartida con León - de la cordillera. Más al este ya son enteramente leonesas. Así que ya había plan. Además sería la prueba de fuego para la lesión de gemelo antes de irme de vacaciones y el resultado no pudo ser mejor.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 16/07/2020
  • Zona: Cordillera Cantábrica. Sector: Tarna-Pontón
  • Municipios: Acebedo y Burón (León)
  • Inicio/Fin: La Uña
  • Distancia: 17,5 Km
  • Desnivel máximo: 960 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.215 m
  • Tiempos: 7 y 1/4 horas
  • Dificultad: Moderada. La cresta de Peña Ten, una vez pasada la cumbre, presenta algún tramo que se cruza a media ladera, en el que hay que extremar las precauciones.


Dejamos el coche en un aparcamiento que hay como un kilómetro aguas arriba del pueblo de La Uña. Podríamos haber salido desde el mismo pueblo, pero aquí hay aparcamiento cómodo para luego cambiarse de ropa y la estupenda agua de la Fuente Turriente, en la que cargamos. Justo enfrente arranca el camino de Ventaniella, por el que habremos de tomar.


La pista que seguimos forma parte de la Vía Vanadiense que asciende por el valle de Valdosín y atravesando el puerto de Ventaniella, entra en Asturias para descender hacia Ponga.


El valle se estrangula al paso bajo la Peña el Castiello.


Tras ella el valle de Valdosín se abre en una amplia vega, a los pies mismo del puerto de Ventaniella.


Sin embargo, no es ese nuestro destino. Así que al poco de entrar en la vega dejamos la pista ascendiendo hacia la derecha, por el valle de Las Corvas, cuando ya tendremos al frente las primeras vistas de la inmensa mole que constituye Peña Ten.


También acabaremos por abandonar el valle de las Corvas, subiendo ahora a la izquierda y buscando pegarnos ya a las laderas de Peña Ten.


Toca cruzar un tramo de escobero donde la senda puede perderse un tanto.


La senda reaparece más arriba, por encima del escobero, muy marcada y señalizada con varios jitos que nos encaminan a una especie de canal por la sube con fuerte pendiente.


Tras doblar un crestón accedemos a una marcada canal por la que habremos de subir. Estamos en las Pedrices de Peña Ten.


Este tramo vale más tomárselo con calma, pues se hace largo. Sin ser especialmente duro, toca remontar una buena pila de metros sin descanso alguno y con pocas referencias visuales, por lo que se hace pesado. 


Aunque podemos ir deleitándonos con las vistas que, poco a poco, van abriéndose a nuestras espaldas, como los Mampodres, el Pico del Lago, o gran parte de la montaña asturiana.


Poco a poco la herbosa ladera nos aproxima a la cresta de Peña Ten.


Y finalmente alcanzamos la característica cresta de Peña Ten. Muy sencilla de recorrer, pero con unas espectaculares caídas hacia el sur.


Al fondo se alza ya la silueta del Espigüete


Vamos recorriendo la cresta poco a poco



Último tramo a cumbre, en la que ya se divisa el vértice geodésico.



Y cumbre de Peña Ten (2.142 m) con los Picos de Europa al fondo. Además la tendremos entera para nosotros solos, pues los montañeros que estaban en ella se van apenas aparecemos, sin apenas saludar. Esto del Covid va a acabar incluso con las buenas maneras en montaña.


Mientras picamos algo, disfrutamos de las vistas y del estupendo día que nos ha tocado en suerte. Vistas sobre los Mampodres. A la izquierda se ve el pueblo de La Uña.


Al norte vemos Peña Pileñes, al otro lado de la collada de las Arriondas. Tras ella, las montañas de Asturias.


Maciédome (izda), Carasca y Campigüeños (centro) y Tiatordos (dcha). A la derecha de este asoma Peña Taranes.


El Torres en San Isidro y al fondo Peña Ubiña y la cresta hasta los Fontanes. A la izquierda de Ubiña se destaca el Estorbín.


La montaña palentina, del Curavacas (izda) al Espigüete (dcha)


Macizo del Cornión


Macizo de los Urrieles


El Yordas o Burín, con la cola del embalse de Riaño. Los pueblos de Polvoredo y Liegos.


Peñas Pintas. El pueblo de Acebedo.


Tras un buen rato en cumbre seguimos ruta y lo haremos recorriendo la cresta de Peña Ten hacia el norte, en un tramo de lo más guapo y siempre con la vista de los Picos al frente.


A nuestra derecha vamos a ir viendo los inmensos pastos de los Puertos de la Fonfría, a los que tendremos que acabar por descender. En el centro-izquierda de la foto se destaca la, modesta vista desde aquí arriba, cumbre de Peña Mora, que será nuestro siguiente objetivo.


Una vista atrás a la cumbre.


Muy guapa la cresta


A la izquiera Pileñes y los Puertos de Arcenorio, que parecen competir con los de la Fonfría.


Un tramo de la cresta no se recorre por arriba, sino a media ladera. Hay algún paso donde asegurar el paso. Ojo, si estuviera mojado, ya que la pendiente es mucha.


Una nueva vista atrás a la cresta de Peña Ten. Sin duda una preciosidad.


Vamos aproximándonos al punto donde tendremos que abandonar la cresta y tirarnos abajo, ya que de seguir, nos dejaríamos atrás Peña Mora. Se puede bajar por muchos sitios, pero digamos que la vía más evidente está muy marcada de paso.


Bajando hacia la Fonfría, que deberemos cruzar hacia Peña Mora.


Los Picos de Europa, siempre presentes.


A medida que perdemos altura, la silueta de Peña Mora se hace más evidente.


Cruzamos los puertos, con varios rebaños de vacas y empezamos a ganar altura por la ladera de Peña Mora, dejando Peña Ten tras nosotros.


Ganamos la cresta de Peña Mora. Por alguna razón me la esperaba muy tomada de monte bajo, pero no, se muestra limpia y con un senderillo que la recorre por arriba.



Una vista atrás de la cresta de Peña Mora con Peña Ten al fondo.


Últimos metros


Y cumbre de Peña Mora (1.882 m), que ostenta el honor de ser la última cumbre asturiana - compartida con León - de la cordillera hacia el este.


Los Puertos de Arcenorio bajo la cumbre, con la montaña pongueta al fondo. Colláu Zorru, Pierzu, Carria, Peña Salón, ....


Peña Mora cuenta con varias cimas de menor altitud al este de la principal. Merece la pena acercarse a ellas, ya que se abren sobre el valle de Sajambre, permitiendo mejores vistas que la propia cumbre principal. El Niajo a la izquierda. En el valle del Sella se observa el núcleo de Oseja de Sajambre.


La cabecera del valle Zalambral que baja hacia Pío.


Una más sobre Ponga.


En el centro de la imagen el Niajo y Pozalón.


El valle por el que haremos después el descenso, con los Mampodres al fondo.


Nos vamos a por la última cima, la más oriental, bajo la que pararemos a comer.


Bajo ella se abre el valle de Valdemagán, afluente del Zalambral, bajando hacia Pío que se ve al fondo, a la derecha de Oseja de Sajambre.


Al otro lado de la collada Valdemagán se alza Peña Negra, cuya ascensión desde Pío en una larga circular, os conté AQUÍ. A su izquierda la más modesta cumbre de Peña Prieta y al fondo, sobre ésta, el Pozúa, encima ya del Puerto Pontón.


Tras la comida toca ir pensando en el regreso. Bajamos de cumbre sin pasar por el collado de Valdemagán, entrando directos al valle de Gusmerín.



Última vista sobre Peña Negra.


Vamos a ir bajando el valle de Gusmerín, a la vera del arroyo Carcedo.



Ya bastante abajo enlazamos con la pista que desciende desde la Fonfría y que se dirige a Polvoredo siguiendo el valle de Carcedo. De camino pasaremos junto a la Fuente Carcedo, de frías aguas en las que echamos unos buenos tragos.


Hay que ir atentos ya que esta pista no baja a La Uña. Cerca de la solitaria cabaña del Aguzabrero hay un poste indicador. A la derecha sale una senda que, cortanto la vega, se dirige a La Uña.


Nos despedimos de Peña Ten


Ya por una nueva pista recorremos los últimos metros hacia el pueblo de La Uña.


Desde La Uña nos restaría algo más de un kilómetro de carretera hasta el lugar donde teníamos aparcado el coche. Cambio de ropa, lavado en la fuente y, casualidades de la vida, allí coincidimos con Arturo, a quien hacia tiempo que no veía y que también venía de Peña Ten. Un rato de charla y luego a buscar donde tomarnos la correspondiente cerveza. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

6 comentarios:

  1. Me alegro que esa lesión ya sea historia, yo Peña Ten la tengo aún pendiente, mis compis si la hicieron estando yo con mi lesión de pierna, así que tendré que liarme y decidirme en solitario ya que es una de las clásicas..
    Un saludo Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. Si, ya no me molesta en absoluto. Pues si, Peña Ten es un clásico y por un lado me fastidiaba no tenerla en el blog, pero claro, la historia del blog es la que es, ja, ja. Te va a encantar, ya verás. Es un montañón precioso. Un saludo

      Eliminar
  2. Muy buena descripción, yo estuve hace unos años y al llegard vuelta al aparcamiento nos pilló una tormenta de las que hacen época. Si nos pilla a medio camino, no sé qué habría pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tormentas en montaña siempe dan sustos. En este caso, según donde te pille, puede que tengas a mano el refugio del Vaquerín, por encima de la vega de Valdosín, que es un sitio estupendo para cobijarse. Un saludo

      Eliminar
  3. Buenos recuerdos de cuando hice esa cima desde Puente Vidosa.
    Siempre Ponga.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, desde Puente Vidosa es una paliza. Pero es una cima preciosa.
      Un saludo

      Eliminar