26 noviembre 2020

El Cantu l´Osu y el hayedo del Faucáu

Tanto tiempo oyendo hablar de la senda Ranéu y resulta que la senda Ranéu no era la senda Ranéu, sino la senda Entrerregueros. En cualquier caso tenía claro que mi próxima visita al Cantu l´Osu sería por dicha senda y a poder ser en otoño, para disfrutar de los colores del hayedo de Fabucáo o Faucáu. Dicho y hecho. No escogí el mejor día, falto de un poco más de sol que electrizara los tonos otoñales de los hayedos, pero la ruta fue igualmente preciosa, ascendiendo por las majadas de El Campón, La Fumiosa y Cerréu y regresando por la senda los Bueis, que corta horizontalmente el hayedo de Faucáu y dejándome caer después a la majada de La Ablanosa.

DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 17/10/2020
  • Concejo: Caso (Asturias)
  • Inicio/Fin: Carretera AS-117. P.K. 56+300 
  • Distancia: 21,5 Km
  • Desnivel máximo: 970 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.560 m
  • Tiempos: 8 horas
  • Dificultad: Moderada. La senda Entrerregueros debe afrontarse con cuidado por la extrema pendiente de la misma, más aún si el terreno estuviera húmedo, algo habitual al ser cara norte. El ascenso desde Cerreú tiene una parte muy tomada de maleza.



Para enlazar el camino de ida y el de vuelta me iba a tocar "comerme" un trozo de asfalto. Poco. Menos de 3 Km. Pero de esos que joroba hacerlos de mañana y fastidia hacerlos de tarde. Así que me llevé una amiga para resolver el trámite lo más rápidamente posible. Aparqué a la salida de la pista que lleva a La Abanosa y bajé en bicicleta - con una mañana muy fría, que me dejó las manos y la cara heladas - hasta el camino de entrada al valle del Campón, parando a tirar un par de fotos en el mirador que hay por medio y desde donde se ve el valle por el que voy a subir.


Tras dejar la bici tomo por la pista que desciende hacia el río Nalón, disfrutando ya de los colores del otoño en Redes.


La pista parece que va a internarse en la foz, pegándose a las paredes.


Pero no. Alcanza el Puente´l Campón y gira a la derecha, buscando la entrada al valle del Campón. Aquí subí un momento por la senda que, a la izquierda, sí que se interna en la foz, para alcanzar el Puente´l Mediu que, como me imaginaba, estaba retirado en la margen derecha, como suele hacerse todos los años una vez acabado el verano, por lo que la idea de bajar por carretera fue acertada, ya que de otra manera no habría podido enlazar los caminos de ida y vuelta.


Regreso a la pista y me interno en el valle del Campón, por el que voy a ir subiendo.



Cruzo el arroyo del Campón, con el bosque muy verde aún en las zonas más bajas y húmedas del valle.


Más arriba salgo a las fincas de la majada del Campón, pasando junto a alguna de sus cabañas. La pista da paso aquí a una senda que continúa subiendo valle arriba.


Más arriba la senda gira a la derecha, buscando subir por una vaguada por la que acabo por ganar colláu Pedrosu, desde el que accedo a la majada de La Fumiosa, en la amplia vega asentada a media ladera de la Sierra Fuentes. Al fondo a la derecha veo la collada Cerréu, a la que tendré que subir después.


La Sierra de Moneo, por encima de Peña Negra, aparecía cubierta de una fina capa de nieve reciente.


La Fumiosa cuenta con alguna construcción curiosa y muy interesante. Viejas cabañas con techo de tabla. O esta, con la antojana soportada por una viga construida con una sola pieza, formando un ángulo de 90º.


Y alguna talla en una de las cabañas.


Cargo agua en la fuente de La Fumiosa y disfruto de las vistas sobre la zona alta del valle del Nalón, con el pueblo de Tarna en su fondo y la cumbre del Abedular a la derecha. Al fondo, se alza Peña Ten, cubierta de nieve.


Dejo atrás La Fumiosa y continúo por la senda que atrafiesa una zona con mucho barro, mientras asciendo hacia la collada Cerréu.


En la collada me espera una de las mejores vistas del Cantu l´Osu, el objetivo del día, y bajo él, el hayedo del Faucáu que atravesaré a la vuelta. A la derecha del todo se ve amplia collada de La Collaina, que será el próximo punto de paso.


Recorro la majada de Cerréu con calma. Merece la pena. Aún conserva varias cabañas con techo de tabla, que si bien están en estado de abandono, sirven para darnos una idea de cómo eran este tipo de construcciones tan típicas de la zona. Al fondo el Tiatordos.


Nueva vista sobre el pueblo de Tarna y las cumbres de Ten y Pileñes.


Salgo de Cerreú por una senda que sube justo tras la fuente, pero me la encuentro tan cerrada que acabo por abandonar la idea. En su lugar tomo la senda que se dirige al hayedo de Faucáu y al llegar a la primera vaguada, asciendo directamente junto a ella, sin senda alguna y por medio del bosque. Corto la senda anterior más arriba. Aún así, el último tramo sigue estando muy tomado y aunque resulta evidente, toca pegarse con el escobero.


Con mayor o menor esfuerzo alcanzo La Collaina. Me encaramo en un crestón y paro a picar algo mientras disfruto de las vistas al norte, hacia el valle del Nalón. Las Peñas del Casar a la izquierda. A la derecha el Porrón o Pico la Senda.


Después continúo por la senda que faldea por la derecha del Cerru Fuentes, pasando así bajo el Collaín de Fuentes y buscando la cara norte de la Sierra de Pintacanales. Aquí el frío era intenso y los charcos se mantenían congelados. La previsión para el día era buena, pero de momento no acababa de abrir ni de calentar.


Buenas vistas sobre el Tiatordos y el Maciédome, con los Picos de Europa empezando a asomar al fondo.


Acercándome a las paredes de Pintacanales, bajo la que se asentaba la antigua majada de Braña Vieya, en un tramo donde el bosque ya mostraba mucho más color.


Paro un momento en Braña Vieya, donde hay buena fuente y en la que quedan restos de viejos corros. Aquí el terreno cambia de forma abrupta. Salimos del bosque y tendremos que cruzar el canchal que tapiza la cara norte de Pintacanales. A la izquierda de la foto, se observa una pendiente vira de hierba que marca la entrada a la Senda de Entrerregueros.


Guapo contraste el de las fayas en medio del canchal.


Poco más adelante localizo la entrada a la Senda Entrerregueros. Era ésta la comunicación entre las majadas de Entrerregueros, un poco al norte de Pintacanales, con la de Ranéu, ya en la vertiente de Brañagallones. El IGN la denomina erróneamente como Senda Ranéu, nombre que se ha popularizado. En su entrada debemos superar un escalón rocoso con tendencia a la izquierda, donde hay que apoyar la mano.


Sigue luego una ladera de muchísima pendiente en la que hay que extremar las precauciones. En mi caso además me la encuentro húmeda y con la hierba ligeramente helada de la noche, lo que hace que el terreno resbale muchísimo y no me pueda despistar ni un instante, así que fotos,...las justas.


Arriba el terreno se cierra en una estrecha canal que reduce la sensación de verticalidad, aún cuando la pendiente no merma lo más mínimo.


Por fin gano la cresta de la Sierra de Pintacanales. La Senda Entrerregueros me ha parecido delicada, tal vez por las condiciones, y sin duda es mejor hacerla en sentido ascendente.


Doy vista a la vertiente de la vega de Brañagallones y a los hayedos del Monte Redes, por debajo de las nevadas cumbres de la Rapaona (izda), la Rapaina, la Peña´l Vientu o el Cascayón (dcha), con el Torres asomando entre estos dos últimos.


Aún queda un tramo hasta la cumbre que subo por donde mejor lo veo, pegado a la cresta, en la que se abren guapas ventanas sobre el Tiatordos.


Abajo a la derecha, parte de la zona recorrida para acceder a la cara norte de Pintacanales.


Y cumbre del Cantu l´Osu. Una pena de día que, lejos de abrir, parecía ir cerrándose más. Hacía años que no venía hasta aquí y traía idea de quedarme un buen trato en cumbre. Pero entre el frío que hacía y un grupo de lo más bullicioso que había en cumbre, la verdad es que la disfruté poco. El buzón con el Tiatordos al fondo.



Maciédome a la izquierda y el pueblo de Tarna a la derecha.


Los Picos de Europa, sobre el Maciédome.


Cornión


Peña Ten


Vistas sobre el valle de La Ablanosa, con Peña Negra en el centro.


De izquierda a derecha, Rapaona, Rapaina, Peña´l Vientu y Torres


La Sierra de Pries corre al sur, hacia la cumbre del Porrón de Cerrosa, a la derecha, y por el que pasaré.


Se ven empastados, pero solapándose están la Sierra de Mongayu, el Pico del Lago (centro) y a ambos lados de este, sobresaliendo los Mampodres.


El Espigüete


Por fin, dejo la cumbre. La idea es recorrer la Sierra de Pries hasta la collada Cerrosa. El terreno es muy quebrado y malo de andar, pero buscando los mejores pasos, siempre un poco por debajo de la cresta, voy avanzando mientras dejo bajo mi la vega de Brañagallones.



Dejo atrás La Muezca, por donde cruza la verdadera Senda Ranéu y sigo avanzando, disfrutando de las vistas sobre la Peña´l Vientu y el Cascayón.


Una vista atrás del tramo recorrido desde cumbre.


Por fin doy con una marcada senda balizada como parte de un PR, desconozco cual, y que va a ir ascendiendo hacia la base del Porrón de la Cerrosa, cuando empiezo a pisar nieve.


El valle del río Monasterio se estrangula entre las paredes de la Sierra de Pintacanales (dcha) y de Brañapiñueli (izda).


Alcanzo la collada Cerrosa, en la que me despido del Cantu l´Osu.


Y doy vista al valle de Vega Pociellu, con la majada de Busumberón justo debajo de mi.


Aquí cometo la gambada del día. Me animo a subir al Porrón, pero en vez de entrarle por la derecha, por donde luego vería que está incluso jitado, lo hago por la izquierda. Subo como puedo a una cota que queda separada de la cumbre principal, sin que vea manera de acercarme hasta allí, así que me conformo con las vistas desde este lado. Una hacia el Xerru les Planes.


Y una última vista sobre Brañagallones.


Después regreso a la senda que pierde altura hacia Busumberón.


En realidad la antigua majada queda un poco a la izquierda, y me acerco hasta ella.


Poco o nada queda de sus cabañas. Una nueva vista sobre Peña Ten, cuya cumbre visité este año como os conté AQUÍ.


Luego me dejo caer hacia el collado Puercu, por debajo de la majada y que destaca como una pequeña vega rodeada de escobero. Desde él veo la cabecera de Vega Pociellu.


Y valle abajo, Peña Negra con el Maciédome al fondo.


Mi opción de regreso no pasa por Vega Pociellu, cuya vega y alguna de sus cabañas veo por debajo de mi, entre los árboles. Así que no tomo la senda que se dirige al fondo del valle. En su lugar tomo la senda los Bueis que sale en horizontal desde el collado Puercu y que va a ir cortando a media ladera el hayedo de Faucáu.


Y es que lo que yo quiero es disfrutar de los colores del hayedo en otoño. Nuevamente echo en falta un poco más de sol.


Cuando me parece hago una parada para comer allí, solo y en mitad del bosque. Rarito que diría alguno. Pero a mi es lo que me gusta. Sentarme solo y en silencio en medio de un bosque a disfrutar de sus colores. De sus sonidos. De sus olores.


La Senda los Beis pierde algo de altura tras salir del collado Puercu, para continuar después en llano. Doy bien con ella y la sigo sin problema, estando además jitada de tanto en tanto. Tan solo al paso por una pequeña vega, asentada en un colladín en medio del bosque, la pierdo y me cuesta dar un poco nuevamente con ella.



Cuando los árboles lo permiten observo Peña Negra que, poco a poco, se va acercando.


El cruce del Faucáu es una preciosidad en la que además no me cruzo absolutamente con nadie.


Por encima del bosque se recorta la Sierra de Pries.



Tiatordos y Maciédome, con Peña Negra a la derecha.


Ya empiezo a ver las fincas de la majada de La Ablanosa, a donde tendré que acabar por bajar.



En el último tramo de la Senda los Bueis se gana algo de altura para alcanzar otra vez la collada Cerréu. Ahora no me acerco a las cabañas. A la derecha de la fuente doy con la senda que empieza a perder altura con fuerza por la ladera, cuando ya he dejado atrás Peña Negra.


La senda desciende por una despejada ladera, La Quemaína. En realidad el camino parece abrirse en medio de un cortafuegos, algo que dado el nombre de la ladera, no parece extraño. Las cabañas de la Ablanosa ya muy cerca.


La senda me deposita en la pista que asciende desde las cabañas de La Ablanosa a las de Carrascosu. Desde allí continúa el buen camino que lleva a Vega Pociellu. Echo un trago en la fuente mientras miro el cielo que finalmente ha esperado a la tarde para despejarse y permitir que luzca el sol. A buenas horas. Después, tomo por la pista.


En realidad salgo de La Ablanosa por la vieja senda, con un tramo ya bastante abandonado, para seguir después por la pista, en la que los robles toman el relevo de las hayas.


Me despido de Peña Negra.


Y continúo por la pista, adelantando a grupos de gente que parecen venir de Vega Pociellu. A juzgar por la cantidad de coches que vería después en la carretera, la vega debió de estar animada esta jornada.


La pista desciende hasta orillas del río Nalón, que cruzo por el Puente´l Corral. Me quedaría aún un tramo para ascender hasta la carretera que se me haría largo. Junto al coche cerraría una preciosa circular. Me quedaba bajar a recoger la bici a la entrada del valle del Campón y para casa. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

10 comentarios:

  1. No sabes lo que disfruto ya desde hace algunos años "acompañandote" en tus excursiones. Para mi, que apenas salgo al monte, leerte es lo más parecido a estar allí. Gracias por compartir tus experiencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues encantado de "llevarte" de ruta. Siempre digo que mi blog no es una guia de montaña, sino un diario de montaña. Así lo siento y así intento redactarlo.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Que bueno lo de la Bici!!!!!!
    Guapo recorrido te marcaste. Me encanta el bosque de Fabucado (es la traducción).
    Saludos Caleyeru.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja, ja, ja, en eso de desplazamientos en bici el experto eres tú. Y por cierto, no se muy bien de donde le viene el nombre, pero la traducción correcta igual sería Habucado. Suena raro, eso si.
      Un saludo, Pepe.

      Eliminar
  3. yo tambien creia se llamaba raneu, por el nombre de la majada que esta en la base de pico.
    es un recorrido que tengo pendiente, desde que lo vi como actividad del Ensidesa.
    Esa zona es restringida por el Parque de Redes ?. gracias por el reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me sacó del error un compañero con cabaña en Brañagallones que bebe de buenas fuentes para la toponimia de la zona. La senda Ranéu comunicaría Ranéu con la vertiente del Faucáu por la Muezca. Pues si es restringido...la verdd, ni lo miré. Pero en un parque como el de Redes, donde más del 50% del territorio se consideró como zona de uso restringido es muy posible. De hecho, pensándolo ahora, me suena haber oido hace tiempo que el Cantu l´Osu era un pico furtivo, uno de esos a los que en realidad no se podría subir ya que estaba enteramente dentro de restringido.
      Gracias a tí

      Eliminar
  4. respecto a la bicicleta, uno de mis hijos utiliza una electrica para la aproximaciones en pirineos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que para este tipo de desplazamientos te ahorra tiempo. Yo la tengo utilizado ya varias veces para este tipo de cosas y alguna más caerá.

      Eliminar
  5. Buena ruta y muy bien contada, como nos tienes acostumbrados.
    Me encanta la foto de la herradura con los caballos tallados en la madera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tejón. La talla empiezo a pensar que más que de un pastor o el dueño de la cabaña, pueda ser algún "montañero" o similar que recorrra la zona, porque también me las encontré en una cabaña en el collado Capiella. Esa ruta os la contaré en unas semanas y también pondré una foto. Por la pista, parece del mismo "artista". En cualquier caso es una talla uy guapa y se agradece encontrar esos detalles.
      Un saludo

      Eliminar