02 junio 2022

Cabeza del Valle por el Aventón de las Palancas

Hacía tres años habíamos conocido las canales de Somas y Calluenga en la sierra de Portudera. En ellas se celebran sendas carreras de kilómetro vertical. Sin embargo aún nos faltaba por recorrer la más dura de todas, la del Aventón de las Palancas. 1.008 m de desnivel en apenas 1.880 m de recorrido. Ahí es nada. Pues con eso nos íbamos a desayunar. El resto vendría rodado. Recorrido por arriba para coronar una vez más la cumbre de Cabeza´l Valle, la cota más alta de la sierra y posterior descenso por la Senda de Caoru, jalonada de preciosas majadas, para rematar una dura pero estupenda jornada.

DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 14/04/2022
  • Zona: Sierra de Portudera
  • Concejos: Cabrales (Asturias)
  • Inicio: Aparcamiento de Obar
  • Fin: Apartadero de Canal Negra
  • Distancia: 20 Km
  • Desnivel máximo: 1.235 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.590 m 
  • Desnivel acumulado negativo: 1.620 m 
  • Tiempos: 8 y 1/2 horas
  • Dificultad: Difícil. El desnivel del Aventón de las Palancas es extremo. No encuentro otra palabra. Y no lo recomiendo en mojado. Ya por la zona alta de la sierra toca pegarse con el árguma (tojos) un buen tramo hasta alcanzar la Senda de Caoru.


Aparcábamos en el parking de Obar bien de mañana. A pie de coche vemos la canal de Llamedu, aunque la senda del Aventón de las Palancas no va por su fondo sino que sube en todo momento a la izquierda de la misma.


Es así como apenas atados los cordones de las botas y sin tiempo ni a pensarlo, encarábamos las durísimas rampas del Aventón. La ascensión no solo es dura, durísima, sino que además no da tiempo ni a calentar. Sales del aparcamiento y empiezas a gatear, más que a caminar, por aquella pared.


Solo unos minutos después el aparcamiento ya aparece casi en nuestra vertical.


Las fotos de la mañana salieron horribles, con unos contrastes brutales de luz. Tampoco dan mucha idea de la verticalidad del acceso por el que estamos ascendiendo al faltar la referencia de gente por delante o por detrás. Además, en los momento más duros, sencillamente no había ni ganas de sacar fotos. Tras un primer tramo realmente fiero, la senda tumba un tanto dirigiéndose a un primer canchal.


Elevándonos sobre el valle del Cares.


En el pedrero la cosa vuelve a ponerse seria. Se sube mejor por su derecha.


En el fondo del valle aguantaban las nieblas, pero en las estribaciones del Cuetón ya daba el sol.


Las vistas sobre los Picos ayudaban a hacer un poco más llevadera la ascensión.


Superamos una especie de colladín en Los Canalizos, donde incluso se pierden unos metros, para encarar la siguiente rampa, con un segundo pedrero. Jose iba como un tiro. Cada vez que yo me paraba a sacar una foto, se me escapaba.


No se si esta parte es la más dura o es que a estas alturas los gemelos ya iban pidiendo un tiempo muerto. Solo ayuda el saber los metros que vas dejando atrás y la altura que se aprecia ya sobre Obar.


La salida por la horcada Broqueras ya empezaba a adivinarse, aunque engaña, aún faltaba un buen tramo.


El Cuetón que nos habrá acompañado en toda la ascensión.


También Cabeza Sonllano, en primer término, con los Albos por detrás.


Por suerte, en esta vida todo tiene un final, incluso el Aventón de las Palancas. El nombre le viene al pelo. Menudo "aventón" el subir por aquí. Nosotros no lo hicimos hecho mal, ya que subimos en una hora y veinte minutos, que creo que está muy bien, pero no puedo dejar de pensar que hay quien lo hace en poco más de media hora. ¡¡Media hora!! Otra pasta. Ahora que ya conozco Calluenga, Somas y el Aventón, puedo decir que ésta es sin duda la más dura de las tres con diferencia y que si tengo que repetir alguna, me decantaría por Somas, la más guapa.


Desde Broqueras miramos al norte, a la Sierra del Cuera.


Justo por debajo nuestro se ubica la majada de Somas, salida natural de la canal homónima.


Peña Santa, en el Cornión, elevándose sobre el desfiladero del Cares.


Vistas sobre los Urrieles. Desde Broqueras íbamos a irnos justo al sur, buscando asomarnos a alguna de las horcadas que se abren sobre la canal de Llamedu, a la derecha de Cabeza´l Robecu.


Urriellu (izda) y los Albos (dcha).


Todavía podíamos ver las cabañas de Obar, de donde veníamos. Eso son 1.000 m de desnivel.


Y el aparcamiento donde teníamos el coche.


Cruzamos un par de jous y nos asomamos a la vertiente del Duje, justo encima de la canal de Llamedu. Impresionante balcón, con Cabeza Sonllanu a la derecha. Otra picacha bien guapa que debe tener su "gracia" ascenderla.


Los invernales de Vallota ya al otro lado del Duje.


No teníamos pensado ascender a ninguna de las cumbres de la zona, que ya habíamos coronado unos años antes, pero Cabeza´l Robecu pillaba al lado y era pecado no arrimarse.


Así que cumbre en Cabeza´l Robecu y a picar algo disfrutando de las vistas sobre los Picos.


Omnipresente el Picu, claro.


Hacia el oriente corre la sierra pasando por Cabeza Llamedu y Peña Crimienda, aunque en esta ocasión no la recorreríamos por arriba.


Bajamos de cumbre, al norte, dando vista una vez más al punto por donde salimos del Aventón.


Para luego buscar el descenso hacia Jocerreru, el enorme jou que queda bajo Cabeza Llamedu. No es terreno cómodo, ya que se trata de un karst muy quebrado y recubierto de monte bajo, con muy mal pisar.


Por fin alcanzamos Jocerreru, con un par de lagunillas.


Desde Jocerreru iniciamos un recorrido hacia el extremo oriental de la sierra, pasando en un primer momento bajo Peña Cimienda.


Toca pegarse en esta parte con el árguma que ya ha colonizado la zona alta de la sierra y se va comiendo los senderos, pero poco a poco vamos avanzando, asomándonos a la vertiente del Duje, desde donde vemos Tielve.


Por fin salimos a la mucho más marcada y evidente senda de Caoru, casi a la altura de la Fuente la Viña, en la que echamos un trago. A la derecha Oceñu y al fondo nuevamente el Cuera.


Ascendiendo por Caoru damos vista por fin a las cabañas de Tordín, con la redondeada cumbre de Cabeza´l Valle al fondo, coronada por sus dos enormes antenas.



Dejamos de momento Tordín y nos vamos directos a cumbre ascendiendo por su cara oeste, hasta alcanzar primero la cumbre sur y después la cumbre norte, donde pararíamos a comer mientras disfrutábamos de las vistas. Haciendo un 360º en primer lugar, la Sierra del Cuera por detrás de la Sierra de Juan Robre.


Hacia el este, Cabeza Vigueras elevándose sobre el valle de Collantes.


Girando un poco al sur, la Sierra de Cocón (izda) con el Obesón a su derecha.


Macizo Oriental o de Ándara


Macizo Central o de los Urrieles, con Peña Castil y el Picu (izda), Neverón de Urriellu (centro) y los Albos (dcha).


Macizo Occidental o del Cornión, con Peña Santa (izda) y Cabezu Llerosos (dcha).


Tirando de zoom vemos la Senda del Cares en el tramo que asciende a los Collaos.


Un par de detalles, Castil y Urriellu.


Peña Santa


Tras un buen rato en cumbre, nos íbamos para abajo. El descenso lo haríamos por la Senda de Caoru, así que de momento nos dejamos caer por la ladera sur de Cabeza´l Valle, de forma más directa a Tordín.



Nos acercamos a la Cueva la Grayera donde, dadas las fechas, se descolgaba un pequeño arroyo que nacía casi en la propia entrada.




Y luego tomábamos ya por la Senda de Caoru. Debíamos ir un poco despistados porque hasta por dos veces nos equivocamos y tuvimos que rectificar después. Eso o la cháchara sobre literatura variada o sidra astur/vasca, que nos entretenía demasiado.



Atrás se queda Cabeza´l Valle y sus dos antenas, cual canastas de baloncesto.


Volvíamos a dar vista a la vertiente del Cares, con Oceñu a la derecha.


Pasamos por Umardu de Abajo.


Y alcanzamos las amplias fincas, salpicadas de numerosas cabañas, de Tambrín.


Antes de la Cruz de Pruvia ya tenemos la primera vista sobre Arenas de Cabrales.


Desde este punto la senda se convierte en auténtica calzada. Por suerte nos la encontramos seca, ya que bajar por aquí en mojado debe ser para tener en cuenta.


Se cruza un buen bosque de encinas.



Más abajo son los castaños los que toman el relevo, en una de las partes más guapa de la senda.


Les Arenes (Arenas de Cabrales) ya muy cerca.


Sin embargo nuestro destino no es Arenas, así que ya muy cerca del cruce sobre el canal de agua de la central hidroeléctrica de Arenas, dejamos la senda para tomar otra que asciende a la izquierda.


La senda gana un colladín donde hay un cercado para el ganado. Hasta él llega una pista por la que vamos a hacer el resto del descenso.


Ya no había pérdida. La pista nos llevaría a la carretera de Poncebos un poco por debajo de los túneles de Canal Negra, donde habíamos dejado otro coche para ahorrarnos el asfalto.


Cambio de ropa y en vista del xaréu (jaleo) de gente que se adivinaba en Arenas - desde la Senda de Caoru se veían los aparcamientos a reventar - optamos por tomar la correspondiente cerveza fuera del núcleo, celebrando así el haber conocido otro acceso a la Sierra de Portudera. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

No hay comentarios:

Publicar un comentario