25 julio 2022

Visu la Grande y Peñas del Casar desde Belerda

Ya llevaba tiempo con ganas de volver al Visu la Grande y realizar la integral de la Sierra de la Canalina, hasta las Peñas del Casar. Alberto por otro lado, no conocía nada por la zona, así que la idea era buena. Realizaríamos una ascensión muy parecida a otra que tenéis documentada en el blog, saltándonos la cumbre de la Pelacera por culpa del mal tiempo, para recorrer luego toda la sierra hasta las Peñas del Casar. El descenso lo haríamos por Robrigueru debiendo cruzar para ello la Llera´l Casar de la que no tenía yo buen recuerdo y que debo decir que no ha mejorado tras esta nueva visita.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 04/06/2022
  • Zona: Sierra de la Canalina. Parque Natural de Redes
  • Concejos: Caso (Asturias)
  • Inicio/Fin: Belerda
  • Distancia: 18,5 Km
  • Desnivel máximo: 1.135 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.370 m
  • Tiempos: 7 horas
  • Dificultad: Difícil. La iba a catalogar como Moderada, ya que no hay grandes dificultades, pero el tramo entre la cumbre de las Peñas del Casar y las cabañas de Robrigueru carece de senda y obliga a atravesar la Llera´l Casar, un tramo de mal caminar que en épocas de vegetación alta resulta además muy incómodo.


Saliamos de Belerda con una previsión de tiempo un tanto incierta, aunque parecía que debería ir a mejor a lo largo del día. En el pueblo parecía haber expectación por nuestra partida y algún "parroquiano" no nos quitaba ojo.


De momento tocaba tomar por la pista que asciende buscando la entrada al valle del río Monasterio, siempre a la sombra de un buen bosque.


El valle del río Monasterio con el Cantu l´Osu al fondo.


Poco a poco la pista va a ir abandonando el valle del Monasterio para entrar en el del Vallines.


Vamos a ir pasando junto a sucesivos mayaos, Tabláu, Bories, Ducentes, Porciles,...


El fondo del valle, a donde habremos de llegar, aún queda lejos pero la pista resulta cómoda y avanzábamos a buen ritmo por ella.


...Roces, Vallines, ...las cabañas y mayaos se suceden.



Por fin, tras cruzar el río y ascender un último tramo, la pista muere junto a unas última cabañas, las del Gavilán.


Por detrás de ellas sigue un marcado sendero que va a internarse en una corta foz recubierta de hayedo.


No llega a formarse foz como tal, si acaso un estrangulamiento en el valle por el que asciende la senda.


Para poco después volver a abrirse el valle al pie de los paredones de la Sierra de Brañapiñueli.


Una vista atrás a la estrechez por donde acabamos de subir.


La senda se pierde al entrar en las praderías de La Cabritera, cuando ya vemos la collada Atambos que tendremos que ganar a continuación.


Me encuentro la cabaña de La Cabritera más cuidada que en anteriores ocasiones. O al menos esa impresión me da.


La verdad es que esta majada, la de La Cabritera es uno de los rincones que más me gustan de Redes. Recogida bajo las paredes de Brañapiñeli resulta especialmente guapa en otoño, con los bosques coloreados de ocres, rojos y marrones.


Tras echar un trago en la fuente encaramos el duro repecho hacia la collada Atambos que ganamos justo en el momento en el que empiezan a caer unas gotas. El día no acaba de mejorar, antes al contrario, así que renunciamos a la cumbre de la Pelacera y nos vamos directos a la de Atambos.


La Cabritera en el fondo del valle. A la derecha la tira de pastizal por donde discurre El Sendón, la senda que comunica con la majada de Brañapiñueli y el valle de Brañagallones.


Ganamos la cumbre del Atambos cuando ya ha parado de llover. Al final han sido cuatro gotas. Guapo buzón en la cumbre.


La primera vista hacia el Visu la Grande, a donde iremos después.


Tiatordos (izda) y Maciédome (dcha), enmarcando los Picos que se veían bastante mal.


Sierra de Brañapiñueli por delante del Cantu l´Osu.


Peña´l Vientu al fondo (izda), Cascayón en un plano medio (centro) y la Pelacera en primer término (dcha).


Paramos a picar algo en cumbre mientras el día parecía que mejoraba. De hecho al poco el sol ya daba en Cabeza d´Arcu, con el Retriñón por detrás aún en sombras. Solo unas semanas antes los había coronado.


Después seguíamos ruta, mientras continuábamos viendo la zona alta del valle, con la Peña´l Vientu al fondo.


Un marcado sendero nos conducirá a la cumbre del Visu la Grande, cruzando antes la collada Zampudia.


Desde ella se tiene una de las mejores vistas sobre la majada de La Cabritera.


Una más sobre el Tiatordos y Maciédome con los Picos en medio.


Atrás se queda La Cabritera y la Sierra de Brañapiñueli.


Por delante, el Visu la Grande.


Atrás el Atambos, de donde venimos.


El Visu presenta algún corte guapo, con estrechas horcadas que enmarcan los Picos. Pena de día, para tener mejores vistas.


Y cumbre del Visu la Grande, con su vértice geodésico. Las vistas son muy parecidas a las del Atambos, igual un poco peores hacia la zona alta, así que tampoco paramos demasiado en cumbre, pese a ser la pricniapl, que no máxima, altitud de la Sierra de la Canalina.


Tiatordos y Picos.


El pueblo de Caleao bajo la collada Isongu, entre La Frayada (izda) y el Picu Riegos (dcha).


Abajo asoma el embalse de Tanes. Al fondo, empastadas, el Triguero y la Xamoca, con Peña Mayor asomando a su derecha.


Brañapiñueli y detrás el Cantu l´Osu. Al fondo del todo asoman las afiladas cumbres de los Mampodres.



Seguimos la cuerda de la sierra al norte. Al frente vemos el Picu Cuervu, que obviaremos, con la caliza cresta de las Peñas del Casar detrás.


A la izquierda vamos a ir dejando el valle de Caleao, con los pueblos de La Infiesta y La Felguerina, éste bajo la alargada cresta de Peña Blanca.


Resulta preciosa la senda en el cruce por el Colláin de la Xistsra, casi excavada en la roca. No llegué a tirar foto.


Luego ya se inicia un largo descenso hacia la amplísima collada que forman las Colladas de Incós.



A la izquierda nuevas vistas sobre Cabeza d´Arcu y el Retriñón.


Acabaremos por alcanzar las cabañas de La Gallera, algunas muy arregladas.


Tras parar un momento en la fuente, bajamos hasta la Collaina, por donde pasa la pista que desciende ya hacia Belerda. Allí le tiro a Alberto el envite de rematar la faena con la cumbre de las Peñas del Casar. Tampoco es que me haga falta insistir mucho, la verdad, así que cruzamos de parte a parte las Colladas de Incós, dejando atrás el Visu la Grande cuando parecía que el día volvía a estropearse.


La quebrada cresta de las Peñas del Casar, denominada en algún sitio como la Conyonada, aunque ese nombre es en realidad el del bosque que recubre su ladera norte.


De no ser por los jitos es difícil dar con el punto más elevado de la cresta. Alcanzarlo requiere incluso el uso de las manos. Una trepada, por llamarla algo, muy corta y sencilla en todo caso.


La diferencia de las Peñas del Casar es que se eleva directamente sobre el valle del Nalón y hacia esa mano amplia las vistas.


El Visu la Grande en el centro de la foto.


El pueblo de Tarna en el fondo del valle, con el Abedular elevándose por delante de Ten y Pileñes y el Remelende a la derecha.


Por fin nos bajamos de las Peñas del Casar. Podríamos volver a la Collaina y bajar por la pista pero habíamos visto una evidente senda que cortaba la ladera sur de las Peñas del Casar. Yo había subido una vez por aquí y no tenía buen recuerdo, pero aquella marcada senda invitaba a seguirla.


Se deja seguir bien durante un largo trecho hasta que de repente en medio de un denso felechal, la perdemos. Por más que la buscamos no volveremos a dar con ella. Por delante yo ya sabía lo que teníamos. Un tramo de bosque y en medio,....


...la Llera´l Casar. Un canchal formado por grandes bloques, algunos inmensos, de mal caminar. Es el mismo que había cruzado en sentido inverso hace tiempo. Pues nada. Toca "navegar" por medio del pedrero y cruzar un tramo de denso bosque. No hay senda ni localizamos jitos. Tan solo puedo decir que no es un tramo largo y conviene perder altura por el pedrero, buscando la salida hacia la izquierda a cota baja.


Si todo va bien, saldremos a una zona de vega que, dada la época, en nuestro caso supone atravesar un nuevo felechal hasta que reencontramos la senda que desciende hacia las cabañas de Robrigueru.


En Robrigueru vamos a parar a comer, aprovechando que una de ellas cuenta con una antojana en la que hay hasta mesa. En mi anterior visita también la había aprovechado para comer. Una más y me panteo su compra.


De Robrigueru bajamos a las cabañas de Sobrecantu, entre las que no llegamos ni a pasar ya que a la entrada de la majada sale, a la derecha, la pista que nos habrá de llevar por la soliaria cabaña del Llosón, a salir a la pista principal que baja desde La Collaina.


Y ya por ella volveríamos a Belerda.


Junto al coche cerrábamos la circular. Allí una fuente nos ayudaría a adecentarnos un poco antes de volver para casa. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

No hay comentarios:

Publicar un comentario