jueves, 31 de mayo de 2018

Piedras Negras desde Covadonga

05/05/2018
Montaña de Covadonga
Concejo de Cangas de Onís (Asturias)

En 2014 intenté ascender al Piedras Negras desde la vega de Enol pasando por el Pelabarda, como os conté AQUI. Sin embargo en aquella ocasión la niebla impidió hacer cumbre y deslució totalmente la jornada. Así que tocaba volver a intentarlo, aunque con una ruta totalmente diferente, partiendo de Covadonga para ir pasando por varias de las majadas que se asoman a la garganta del Dobra y regresar por el perdido, y en absoluto recomendable, valle de Tresllué hasta la vega de Orandi, desde la que retornaríamos a Covadonga.


DATOS DE LA RUTA
  • Inicio/Fin: Santuario de Covadonga
  • Distancia: 18,5 Km
  • Desnivel máximo: 830 m
  • Desnivel positivo acumulado: 1.160 m
  • Tiempos:  8 horas
  • Dificultad: Moderada. La zona alta de la Montaña de Covadonga presenta una orografía en la que es complicado orientarse. Desaconsejo totalmente intentar el descenso desde la vega de Tresllué a Las Mestas por el valle de Tresllué, tal y como lo hicimos nosotros. Las sendas se han perdido completamente y se ha de atravesar una verdadera selva, siendo preferible cruzar el collado Los Blancos y acceder al GR-202 "Ruta de la Reconquista" (opción roja del mapa).


Como siempre, resulta extraño ver Covadonga sin gente. La imagen a aquellas horas no tenía nada que ver con la que veríamos al regreso.


Salimos por la buena pista que asciende hacia Peñalba, siguiendo el GR-105 "Ruta de las Peregrinaciones".


Buena temperatura y el bosque del Monte Auseva en plena explosión primaveral. El ascenso hasta Peñalba estaba precioso.


La pista muere junto a las buenas cabañas de Peñalba. Por detrás de ellas seguimos ascendiendo hacia el cercano collado Bustiu, con una solitaria cabaña a su derecha.


Por encima y a la izquierda del collado localizamos la senda que vamos a seguir en este tramo. Una vista atrás hacia las cabañas de Peñalba, con la Cruz de Priena al fondo.


Buena y muy marcada senda la que asciende hacia Saperi, aunque en estas fechas algún tramo nos lo encontramos con ingentes cantidades de barro.


Pasando por la ubicación de la antigua majada del Estellero la senda se difumina un tanto.


Al frente la Sierra Moroña al otro lado ya del valle de la riega Gustariega que desciende hacia Muñigu.


Hacia atrás lo que vemos es la zona del Mofrechu.


Dejaremos Saperi a la derecha, ya que no tomamos la senda que asciende directa a la majada al estar muy tomada de maleza. En su lugar es preferible seguir un tramo más hacia La Vega l´Agua y luego, dejando a la izquierda la senda que sube hacia el colláu Cebéu, tomar la que cruza la vaguada y asciende directa hacia Sulapeña.


Ya desde esta senda vemos abajo la Vega l´Agua, donde se sume el pequeño arroyo que baja de Cebéu.


Un pequeño grupo de corzos que espantamos de camino.


Las vistas se van abriendo al occidente.


Nuestra senda nos iza hasta la Viga´l Carru, donde salimos al llamado "Camín del Puertu", hoy reconvertido en pequeña pista una pequeña pista. Es la que sube desde Següencu y que llega hasta cerca de Narves y por ella tomamos hacia el oriente, cuando ya vemos al fondo las altas cumbres del Cornión.


De hecho la pista muere junto a un cercado para ganado. Narves ya está muy cerca.


Solo un poco más allá alcanzamos la vega de Narves, una amplia zona de pastos en cuyo fondo nace y se sume un corto arroyo. Por aquí pasé cuando hicimos los Porros de Vizcalluenga, como os conté AQUÍ.


Las cabañas de Naves quedan a la derecha entre un grupo de fresnos y están mayormente en ruinas.


El nacimiento del arroyo de Narves. Solo un poco más allá se sume, junto a la buena fuente de La Guindal.


Nos liamos un poco en la salida de Narves. Primero no dábamos con la senda y luego tomamos una a la izquierda que parece dirigirse al norte de Breceña. La nuestra va más a la derecha, pasando junto a unas hayas de gran tamaño y dejando a la derecha las cabañas de Cuenye Mala.


Subiendo por Cuesta Breceña. En toda esta zona hay que ir constantemente pendiente de la senda. Hay pocas referencias y es fácil equivocarse. No quiero pensar en meterse aquí con niebla.


Dejamos a la derecha la hondonada de Joudiós que se abre hacia la garganta del Dobra, y en la que se asentaba la majada de Busnuevu.


Seguimos por la Cuesta les Palanques cuando al fondo vemos la Sierra de Amieva, al otro lado del Dobra. Deberemos cruzar el colladín que se aprecia al frente.


Cruzando el collado damos vista a un nuevo jou que a nuestra derecha se abre igualmente a la garganta del Dobra. En el quedan los restos de la majada de Las Entradas.


Seguimos atravesando una zona de pequeñas vegas en la que nos cruzamos con la única pareja de montañeros que veríamos casi que en todo el día. Al fondo ya se ve la zona del Gusto los Caballos tras la que se esconde Piedras Negras, y sobre ella, las Peñas Santas.


La senda gira a la izquierda en Llano Grande, para trazar un amplio arco bordeando un jou por esa mano.


Poco a poco vamos aproximándonos al amplio valle de Orbiandi. Al otro lado del mismo vemos el Monte Gusticidi (izda) y el Monte Gusto los Caballos (decha). A la izquierda del todo se destaca el Porru la Jermosa, mientras que a la derecha lo que vemos es ya la zona de Piedras Negras. Al fondo las Peñas Santas.


Peñas Santas


La redondeada cumbre del Porru la Jermosa, sobre la collada la Jermosa, por la que pasaremos más tarde.


Nos encontramos la senda muy limpia, desbrozada no hace mucho. Va a ir bajando mientras dejamos el valle de Orbiandi a nuestra derecha, valle que como los anteriores, se abre nuevamente hacia la garganta del Dobra, con la Sierra de Amieva al fondo.


La senda baja hacia Las Cuenyes, aunque la majada queda escondida un poco a la izquierda de la senda y no llegaremos a pasar por la misma.


En Las Cuenyas se alcanza un colladín. Desde él la senda baja a la Vega´l Agua, donde se sume un pequeño arroyo, pero justo en el collado otra senda gana metros a la derecha, subiendo por el límite del Monte Gusto los Caballos y por ella tomamos. A media ladera vemos Orbiandi abajo y por encima, la senda por la que acabamos de bajar a Las Cuenyas.


Tenía miedo de como estaría este tramo, pero la senda está limpia y se sigue sin ningún problema.


Alcanzamos La Vegona, una buena vega ya en la zona alta de la sierra.


Desde ella continúan otro par de pequeñas vegas, cuando vemos aparecer al fondo ya la cumbre de Peñas Negras.


En vez de irnos directos a cumbre, seguimos una senda que se va un poco a la derecha y que nos lleva a la ubicación de la antigua majada de El Pisón, con restos de un par de cabañas.


Pero merece la pena venirse hasta aquí. La majada se abre al borde mismo de un insondable abismo que cae a plomo hasta las profundidades del Dobra. Estamos sobre la Canal de Riculo. Al otro lado de la garganta del Dobra vemos todo el desarrollo del Agua Timarro y la (collada) Voz de Agua Timarro, entre las cumbres de Los Redondos (izda) y Primiello (dcha). La vista es sobrecogedora y ni en cumbre tendremos una vista igual.


Lo malo es que el tajo de la canal de Riculo nos separa de Piedras Negras. Habrá que bordear su cabecera para alcanzar la cumbre, subiendo un tramo por terreno muy quebrado y de mal andar.


Atrás se queda El Pisón. Increíble la ubicación de esta majada.


Junto al árbol se ven los restos de una de las cabañas. Al borde mismo del desfiladero.


Con un último arreón hacemos cumbre en la cima de Piedras Negras, marcada con un simple jito y que ofrece preciosas vistas de la zona alta del Dobra, por encima de la Mecedura de los Ríos. Al fondo el Cantu Cabroneru y la Porra Valdepino.


Toda la Sierra de Amieva al otro lado del Dobra, del que tenemos una buena vista de su garganta que baja desde la izquierda hacia la derecha.


Se aprecian los tres valles que confluyen en la Mecedura de los Ríos. A la izquierda el Pomperi que se une al Pelabarda. En el centro el Junjumia y a la derecha el Dobra. También se ve la canal de la Muyada (izquierda, entre el Pomperi y el Junjumia) por la que ascendí a los Gurbiñales hace una temporada y que os conté AQUI.


Cantu Cabroneru y Porra Valdepino


Peñas Santas


Y el Dobra, claro.


Aunque era temprano paramos a comer en cumbre, pero después tocaba seguir ruta. De momento bajaríamos por la cara norte hasta la majada de Pelordaña para luego subir hacia la amplia collada que se ve al frente, a la izquierda del Cantu del Paré Merín.


La cara norte resulta tan mala de andar como la cara oeste y nos cuesta un poco alcanzar una zona más cómoda por la que bajar.


A la derecha vamos a ir dejando la cuenca del Pelabarda con el bosque de Pome. A la izquierda se destaca la Porra de Enol. Vista desde aquí parece bastante más alta de lo que en realidad es.


Pasamos por Pelordaña con todas sus cabañas en ruinas. En la ruta de esta jornada visitaríamos numerosas majadas, pero de muchas de ellas ya solo quedan los restos. Comentábamos que era una pena verlas así, aunque que en realidad es ley de vida.


Desde la ubicación de la majada dejamos la senda que bordea por la derecha la base del Cantu del Paré Merín para trazar una línea ascendente con tendencia a la derecha, dirigiéndonos hacia la collada. Si nos fijamos se aprecia huella de paso. Al fondo dejamos ya la cumbre de Piedras Negras.


Atravesamos la collada dejando el Cantu del Paré Merín a nuestra derecha. Al frente vemos la cuenca del río Pomperi con la sierra de los Gurbiñales a su derecha.


Dejamos una pequeña vega a la derecha. La senda gira a la izquierda para entrar en Pandecolines, con su cabañas, también en ruinas, al pie del Porru Caballeru.


A la salida de Pandecolines alcanzamos la amplia cumbrera del Colláu La Jermosa con el Porru la Jermosa al frente. En mi anterior visita a Piedras Negras pasamos por aquí rodeando el Porru por su derecha, de camino a Fana. Hoy lo haríamos por la izquierda para bajar a Tresllué.


Pero antes merece la pena dedicar unos minutos a contemplar la vista que ofrece esta vega. Sin duda el nombre de Jermosa es por algo.


Avanzamos unos metros por la cumbrera para luego, y sin llegar al Porru la Jermosa, dejarnos caer a la izquierda, hacia un cercado para ganado.


Seguimos bajando hacia la escondida vega de Treslué, al pie del Porru Tresllué. A su derecha se aprecia el collado Los Blancos. Los tremas de Tresllué rezuman agua que inunda parcialmente la vega.


Aquí cometeríamos la pifiada del día. El siguiente tramo de nuestra ruta hasta Las Mestas lo desaconsejo totalmente. Francisco Ballesteros habla en su publicación "El libro de Covadonga y su entorno", de los caminos del valle de Tresllué, citando dos sendas. Una era la que discurría por el Reboriu Mediu Valle, próxima al río y la otra, la de Los Burdios, bajaba pegada a las paredes que descienden desde el Porru Tresllué. Yo ya conocía el GR-202 entre Fana y Orandi y se me apetecía conocer Tresllué, así que obviamos la opción de pasar por el collado Los Blancos (flecha) desde el que enlazaríamos con el GR en Severín y salimos de la vega a la izquierda, para encarar el valle de Tresllué. Enseguida veríamos que fue un error. Desde aquí la única opción viable es cruzar el collado para enlazar con el GR.


Desde la vega de Tresllué ya veíamos al fondo del valle las fincas de Las Mestas a donde teníamos que llegar. Al preparar la ruta en casa, yo había observado en las ortofotos de la zona que una buena senda baja por el valle para internarse luego en el bosque del Reboriu Mediu Valle. A la salida del mismo, en La Quintana, se ve seguir la senda. Parecía claro que había de tener continuidad. Además el bosque parecía un hayedo, que suelen mostrarse cómodos de caminar. Al final, ni una cosa, ni la otra.


Saliendo de Tresllué damos con una senda limpia y muy marcada que, según lo previsto, desciende valle abajo por la margen derecha. A la izquierda el tupido Monte Retortoriu.


Sin embargo, tan pronto como se alcanza la linde del bosque la senda desaparece por completo. Además el Reboriu Mediu Valle no resulta ser un hayedo limpio como esperaba. Alterna zonas con buenos ejemplares de haya, con otras de auténtica jungla en la que resulta poco menos que imposible moverse. Al final tuvimos que decidir bajar hacia el río, buscando de mala manera la salida hacia los prados de La Quintana.


Tras bregar un buen rato con la maleza y el barro, cual jabalíes, alcanzamos las fincas. Yo creo que en la foto se aprecia bien el linde del bosque como una auténtica muralla difícil de atravesar.


Subimos por los prados hasta las cabañas de La Quintana donde damos de nuevo con la senda. El tramo intermedio se lo ha tragado el monte. Insisto en desaconsejar seguir nuestro trazado en este tramo.


Salimos por la senda que da servicio a La Quintana viendo a nuestras espaldas el valle de Tresllué, con el Porru Tresllué a la izquierda y el monte Retortoriu a la derecha.


Alcanzamos la alomada ladera de El Pandal, donde por fin enlazamos con el GR-202 que baja desde Severín. Al frente el collado Cebéu que por la mañana había visto desde el lado contrario.


Nueva vista atrás desde El Pandal con el valle de Tresllué a la derecha y la zona por donde desciende el GR a la izquierda.


Abajo en el fondo del valle ya vemos las cabañas de La Vega.


Alcanzamos el río Las Mestas u Orandi. Esto ya volvía a ser terreno de sobra conocido. El GR sigue por la margen derecha.



Llegamos a la vega de Orandi, donde había gente disfrutando del día.


La Cueva de Orandi, donde se sume el río Las Mestas que reaparecerá bajo la Cueva de Covadonga. En esta ocasión el río traía tanta agua que no fue posible cruzarlo para arrimarnos hasta ella.


Desde la vega toca remontar unos metros hasta el colladín de Orandi.


Después resta un largo pero precioso descenso por el Monte Auseva hacia Covadonga, cuando ya oíamos las campanas del santuario y el ruido de los coches en la carretera de acceso a los Lagos.



Alcanzamos así Covadonga, petado de gente a aquellas horas, pasando bajo la Santa Cueva, en la que vemos resurgir lass aguas del río Las Mestas.


Y ya junto al coche, cambio de ropa y para casa. Hoy no daría tiempo a tomarse la cerveza. Había prisa por volver y el embarque de Tresllué nos había retrasado un tanto. Os dejo el track, avisando una vez más de que no puedo recomendar el tramo entre Tresllué y El Pandal, siendo preferible la opción del collado Los Blancos y Severín.


Saludos
Cienfuegos

10 comentarios:

  1. Una ruta muy interesante Javier, aunque tomó nota de la bajada de Tresllue, y que si tu no aconsejas, me imagino como estará aquello, que buenas vistas parece tener esa foto desde Jermosa, será cuestión de ir a conocerlo algún día.
    Reportaje espléndido y muy detallado, para poder copiarlo.
    Un Saludo Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os gusrtaría. Con buen día no tiene muchos problemas y en cambio recorre zonas que solemos visitar poco. Ya solo acercarse a Jermosa merece la pena. Eso es fácil desde Fana. Eso si, acordaros de Tresllué. ahí mejor ni entrar.
      Saludos

      Eliminar
  2. Buena y guapa ruta. De la cual solo conozco el camino a Los Porrros de Vizcalluenga. Las vistas desde Jermosa , de escandalo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Jermosa es un sitio epectacular que merece la pena conocerse por si solo. Es fácil llegar allí desde Fana, sin necesidd de meterse la ruta entera.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Enhorabuena por la actividad.
    Nosotros también "enfabamos" en Tresllué no hace mucho tiempo.
    Una pregunta ... desde la cumbre de Piedras Negras se ve el inicio del descenso hacia la Canal de los Ablanos?
    Gracias y saludos desde Oviedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen sitio para "enfabar", si, ja, ja. A ver, no me acerqué al punto donde se empezaría a bajar hacia la canal de los Ablanos. Paco Ballestros lo documenta bastante bien en su libro sobre el Dobra y habría que bajar hacia la campa que se ve bajo la cumbre, en las dos fotos apiasadas que tengo puestas. Entiedo que hay que buscar el inicio de la bajada a la izquierda de la pequeña cota que se eleva sobre esa campa.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Muchas gracias! ... y enhorabuena otra vez por la ruta!
      Saludos desde Oviedo

      Eliminar
  4. Magnífica ruta. Si alguien la hace nos gustaría poder compartir la información para ofrecerle todo los detalles a nuestros huéspedes. Estamos en el albergue de la Riera os esperamos para intercambiar rutas. Muchas gracias y gran trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Por supuesto que podeis compartir la información. Para eso la publico.
      Un saludo

      Eliminar