jueves, 9 de agosto de 2018

Sierra de las Moreras desde Bolnuevo

07/07/2018
Sierra de las Moreras
T.M. de Mazarrón (Murcia)

Después de unos años sin dejarnos caer por el sur, este año nos fuimos a Murcia, pero no a la Murcia de la Manga y Mar Menor, de playas masificadas y barullos de gente, sino a la Murcia tranquila de calas aisladas y solitarias que aún puede encontrarse si uno la busca. Cada vez que subíamos desde el Parque Natural de Cabo Cope y Puntas de Calnegre yo veía una sierra que me llamaba la atención por su quebrada silueta y abruptas laderas que caían hasta el mismo Mediterráneo. Se trata de la Sierra de las Moreras y tenía toda la pista de ser un buen mirador de la costa, así que iba a ser objeto de uno de los paseos mañaneros que me di por la zona.


DATOS DE LA RUTA
  • Inicio/Fin: Bolnuevo
  • Distancia: 13,5 Km
  • Desnivel máximo: 489 m
  • Desnivel positivo acumulado: 715 m
  • Tiempos:  3 y 1/2 horas
  • Dificultad: Moderada. El recorrido de la sierra ente El Víboras y el Morrón Blanco incluye un cresteo, corto y sencillo pero que puede resultar un tanto expuesto. Debe tenerse en cuenta el calor que puede llegar a hacer en esta zona en las horas centrales del día.


Al fondo la Sierra de las Moreras vista desde la Playa de Parazuelos. En el centro destaca el Cabezo las Víboras.


Aparqué bien temprano - con el calor que hace aquí en julio, no queda otra - en el aparcamiento de Bolnuevo, bajo las extrañas formas de las Gredas de Bolnuevo.


Cuando aún no había salido el sol tomé por el paseo junto a la solitaria playa de Bolnuevo.


Accedo así de forma directa al Rincón del Bolnuevo, una pequeña cala, con la Sierra de las Moreras asomando a la derecha.


Durante la primera parte de la ruta voy a recorrer la costa del Golfo de Mazarrón hacia el sur, hacia Percheles.


Atrás se queda la Punta de Cueva Lobos que cierra el Rincón de Bolnuevo.


En este tramo voy cuando puedo por la propia orilla del mar y cuando no, gano unos metros hasta la pista que da servicio a las distintas playas, cerrada al tráfico rodado desde hace unos años.


Guapas formas las de la costa en este tramo, con margas y areniscas de llamativos colores esculpidas por el viento y las olas.




Alcanzo la Playa de Cueva Lobos que recibe su nombre por ser refugio de focas monje (lobos marinos).



Vista atrás hacia el Rincón.


Doy vista a la Playa Amarilla y al fondo Punta Negra, por donde pasaré.


Desde Punta Negra una nueva vista atrás.


Y la Sierra de las Moreras a recorrer con el Cabezo las Víboras a la izquierda.


Desde Punta Negra el terreno suaviza formando una amplia llanada que alcanza la zona de Percheles y más allá Calnegre. Al fondo ya se vislumbra Cabo Cope.


Playa La Grúa. No entiendo mucho de esto, pero le auguro poco futuro a la plantación de palmeras realizada aquí.


Cala Leño.


En Cala Leño abandono la orilla del Mediterráneo para seguir por la pista que asciende junto a la rambla de Villalba. El sol ya hacía rato que se había levantado, pero había escogido un día de mucha calima para hacer la ruta. El sol no pegaría tan fuerte, pero por desgracia las fotos iban a salir regular, por la mala luz que iba a tener durante toda la mañana.


Dejo al sur las playas del Salar o Benzal y en un cruce dejo la pista principal para tomar otra que asciende a la derecha.


Y me dirijo a la cabecera de la rambla de Villalba con El Cantar al fondo.


Paso bajo el Cabezo el Víboras a donde subiré, bravo y de mala pinta visto desde este lado.


Alcanzo unos invernaderos junto a los que subo entrando en el barranco que forma la cabecera de la rambla de Villalba.


A la entrada del barranco paso a la vera de una balsa de agua. Junto a ella muere la pista. Por su izquierda arranca un estrecho sendero marcado con hitos de piedras que asciende valle arriba.


Una vista atrás con la balsa de agua. Las laderas del barranco están cosidas a oquedades.


Alcanzo el collado de La Paridera, donde doy vista al barranco de Los Algezares que vierte al norte, con muy mala luz a esa mano debido a la intensa calima.


Desde el collado la senda asciende ladera arriba, hacia la cresta.


Enseguida gano altura y doy vista de nuevo al sur, a la costa.


Abajo se queda el collado La Paridera, bajo la cumbre de El Cantar.


La senda alcanza la cresta que resulta ser muy quebrada y en la que incluso hay que apoyar puntualmente las manos. Al sur se abren verticales caídas.


Poco a poco voy ganando altura. La ascensión resulta entretenida y más "montañera" de lo que esperaba.


El vértice geodésico ya está cerca.


Cumbre de El Víboras o Morro Blanco, como también aparece en los mapas del IGN.


La primera vista hacia el Puerto de Mazarrón con Bolnuevo abajo a la derecha, con el aparcamiento donde tengo el coche. Al fondo Cabo Tiñoso.


El Rincón de Bolnuevo.


Vistas hacia Percheles y Calnegre.


Puntas de Calnegre y al fondo Cabo Cope.


La Sierra de las Moreras continúa al oeste hacia El Cantar. Por detrás, al fondo, lo que creo que es la Sierra del Aguila.


Al fondo del todo destaca Sierra Espuña.


Mazarrón con una luz horrible, con la cumbre del Algarrobo detrás.


De momento observo como es el resto de la Sierra de las Moreras que voy a recorrer al este.


No paro mucho en cumbre. Tengo miedo a que empiece a apretar el calor, así que tras beber y picar algo empiezo a bajar, dejando a la derecha el tramo de costa que he recorrido hace un rato.


Una vista atrás.


Toca perder unos metros hasta una collada intermedia antes de subir hacia Morro Blanco.


A la izquierda el barranco de Los Algezares.


Una vista atrás.


A medida que nos aproximamos a la base del Moro Blanco, la cresta se afila aunque se anda bien y hay rastro de paso. Sin embargo tras un último collado la senda parece desaparecer. La cara norte no parece cómoda de recorrer, muy quebrada y poblada de pino. La cara sur es aún peor, con una pendiente muy acusada. Aquí debe acometerse una trepada por el filo de la cresta. Sencilla (II-), pero a tener en cuenta en caso de repetir la ruta.


Nueva vista atrás. Se aprecia la cresta que se recorre.


La verdad es que se trata de un tramo muy entretenido. De lo más guapo de la ruta. Se va a pura cresta, si bien esta en suficientemente ancha y dejando grandes caídas a derecha e izquierda.



Tras pasar por una antecima me alzo en la cumbre del Morro Blanco desde donde veo El Víboras y la cresta recorrida hasta llegar aquí.


El resto de la sierra a recorrer. Desde aquí ya se pierde mucha altura.


Atrás el Cabezo las Víboras y al fondo Percheles y Calnegre.


Una nueva vista de Mazarrón y el Algarrobo.


El Puerto de Mazarrón.


Bajo del Morro Blanco. La cresta sigue siendo muy quebrada pero se recorre por un marcado sendero que va mayormente por la cara norte.



Pasando sobre el Barranco de la Cueva del Mortero.


Una vista atrás al Morro Blanco.


Bajaré a la collada de la derecha, bajo la Cabeza de los Pájaros. Desde ella ya no seguiré por la cresta sino que tomaré un sendero que a media ladera corta la cara norte de la sierra.


La senda se pierde a ratos pero se deja seguir. Va en llano hacia la marcada y ancha horcada que se ve al frente.


Paso sobre el Barranco la Zorra, con Mazarrón al fondo.


Llegando a la amplia horcada que comentaba. Desde ella la senda sigue en llano hasta un segundo collado.


Alcanzado este segundo collado gano altura en su vertical, sin senda clara, hasta alcanzar la cresta en la que doy vista nuevamente a la cara sur, al Mediterráneo, justo sobre la Urbanización de Puntabela en Bolnuevo.


Esta ladera está cosida a viejas pistas. Voy bajando, saltando de una a otra, buscando la que me lleve de vuelta al aparcamiento de Bolnuevo, que se ve a la derecha.


Una vista atrás a la ladera por donde he bajado.


Y ya en el aparcamiento, con mejor luz - y bastante más calor - que por la mañana, vuelvo a fotografiar las Gredas de Bolnuevo. Curiosas formaciones.



Y para casa que llegaba a tiempo de una ducha rápida, segundo desayuno, este con la familia y para alguna playa a refrescar.


Os dejo el track.


Saludos
Cienfuegos

2 comentarios:

  1. Qué bien vive el que sabe buscar... guapísima entrada, Cienfuegos, que tengáis un buen resto del verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos gustan los barullos de gente, así que solemos buscar zonas un poco menos frecuentadas. Y ya ves, incluso en Murcia si buscas, encuentras.
      Que tengas buen verano tú tmabién, Belén.
      Un abrzzo

      Eliminar