domingo, 9 de diciembre de 2018

El Robezu desde Valle de Lago

A mi regreso de vacaciones de verano intercambié unos mensajes con Victor para una nueva ruta somedana. Solo le puse una condición. Tenía que ser ruta calicera. Y calicera fue. Íbamos a recorrer la cresta del Robezu, acompañada de las cimas menores del Faspaḷḷón y Cuevameliz, paseándonos frente a la cara norte de la imponente Penachana que se llevaría no pocas fotos. Una ruta que Victor "Orbayu" ya nos detallaba en su primer libro "Somiedo. Entre osos, brañas y pastores", mientras esperamos a que se publique su nuevo trabajo, "Somiedo. Rumbo a lo desconocido", en el que sigue ahondando en el conocimiento de este concejo.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 23/07/2018
  • Zona: Sierra de Chaguezos
  • Concejo: Somiedo (Asturias)
  • Inicio/Fin: Valle de Lago
  • Distancia: 16 Km
  • Desnivel máximo: 750 m
  • Desnivel positivo acumulado: 960 m
  • Tiempos:  7h 30´
  • Dificultad: Difícil. El paso de la antecima a la cima principal del Robezu tiene pasos expuestos. El descenso por la canal suroeste también ha de acometerse con cuidado.


Dejamos el coche en el aparcamiento que hay antes de llegar a L´Auteiru y retrocedimos por la carretera hasta el barrio de La Quintana, en Valle de Lago.


El sol muy bajo aún, no daba en la iglesia, pero si en El Castieḷḷu. El día, sin una nube, hacía presagiar una excelente jornada de montaña.


Bajamos por la carretera que conduce a la iglesia cuando ya veíamos al otro lado del valle el objetivo principal del día, la Pena el Robezu (dcha).


Con el objeto de evitar en la medida de lo posible la pista de Sousas, nosotros tomamos el viejo camino que sube junto a la iglesia.


Más arriba, tras cruzar la pista, tomamos el camino alto, el que va por La Cuendia y que ofrece una buena vista del "ojal" de El Castieḷḷu.


Antes de llegar a la braña del Fuexu, abandonamos también este camino para tomar una senda que tras ganar unos metros continúa en llano, cuando ya vemos la cara noroeste de El Robezu, la de Las Planchas, por donde vamos a subir. Para ello tendremos que alcanzar la canaleta que se aprecia en la base de la misma (flecha) y que divide en dos el hayedo de Monte Redondo.


Vamos a dejar bajo nosotros la braña del Fuexu, alcanzando enseguida la pista de Sousas que no obstante seguiremos apenas un centenar de metros.


Y es que cuando nos encontremos justo debajo de la citada canaleta, abandonamos la pista de Sousas para empezar a ganar metros por el centro de la pedrogosa canal que divide el hayedo del Monte Redondo.


Vamos a ir subiendo bien por su centro o por su izquierda para luego, una vez estemos por encima del hayedo, cruzarla a la derecha (sentido de la marcha).


Por encima de la canal y a la derecha veremos una pequeña oquedad que es un buen punto de referencia, debiendo dirigirnos a ella. La pendiente de la ladera se acentúa.


La pequeña cueva enmarca la Sierra de la Villa y Valle de Lago.


La cueva se abre en la base de una banda caliza que deberemos cruzar. Para ello vamos a ir subiendo paralelos a la misma, buscando algún punto que nos permita cruzarla. Aunque no es una zona complicada, la pendiente es muy alta y hay que poner cuidado pues un resbalón aquí daría para un susto.


Localizamos un punto donde la altura de la franja caliza disminuye y con una sencilla trepada la superamos. Queda por delante una ladera herbosa en la que la pendiente es tal que por momentos toca tirar de hierba-tracción. Ni que decir tiene que en toda la ascensión se ha de poner especial cuidado con las piedras sueltas que podamos tirar a los compañeros que vengan por detrás.



Por fin conseguimos alcanzar la arista oeste, desde la que damos vista a la braña de Sulapena, próxima a la de Sousas, en el fondo del valle y sobre ella Pena la Franca (centro) y más atrás La Salgada (izda).



Desde aquí ya vemos la cumbre principal del Robezu, con fuertes caídas hacia el sur, y Penachana al fondo.


La pendiente, no obstante, no da tregua y solo las gradas calizas de la propia arista hacen algo más llevadero el esfuerzo. Bajo la cumbre del Robezu se aprecia la vira herbosa que permite su ascenso (flecha).



Vista al suelo y a tirar de riñones. Sulapena tras mis compañeros.


La arista muere abruptamente en la antecima del Robezu en la que apenas paramos. Toca aquí hacer un destrepe sencillo, pero a tener en cuenta pues no hay alternativa si queremos segur a la cumbre principal.


En la foto no se aprecia bien pero se ve la antecima (dcha) y a  espaldas del compañero el corte en la cresta que acabamos de destrepar.


Recorremos la cresta cimera hacia la cumbre principal. Se ve la vira herbosa por la que hay que subir. Es sencilla, pero suele estar húmeda, por lo que hay que poner cuidado.


El recorrido del bloque cimero resulta espectacular. Aunque carece de complicaciones resulta aéreo y no apto para gente con vértigo.


Nuevamente la foto no da idea de la cumbre, ya que a la derecha de mis compañeros se abre un abismo hacia la cara norte. Las caídas de la cara sur son incluso más impactantes. La cumbre como tal es pequeña y apenas si cabemos en ella.


Las vistas son inmejorables especialmente hacia la Sierra de la Villa, con las cumbres de Pena Blanca (izda) y Pena las Cruces (dcha).


Pena las Cruces con la Fana el Río, la canal central por donde subimos hace una temporada y que os conté AQUI.



La inmediata cumbre del Faspaḷḷón a donde iremos después.


Nuevamente la cumbre del Robezu queda separada de la siguiente cumbre, la de Pena Sañéu por un corte en el que se hace necesario un segundo destrepe. Aunque visto desde arriba impresiona, pues no se ve la salida, luego resulta sencillo.


Tan solo hay que descender por una sertie de gradas a una horcada inferior.


Por desgracia el ascenso desde este lado a Pena Sañéu excede nuestras posibilidades sin el equipo de escalada necesario, así que renunciamos a la tercera cima del Robezu e iniciamos el descenso por una marcada y pendientísima canal.


Hay que poner cuidado en el descenso de la misma.


Vamos bajando hacia Los Chanos, sobre Sulapena, aunque no llegaremos hasta tan abajo, ya que en cuanto podemos nos salimos a la izquierda, buscando el paso a la Bobia Sañéu.


Una vista atrás a la agreste cumbre del Robezu.


Atravesamos la collada de la Bobia Sañéu y entramos en la vega de Fuxadiños, ya bajo el extremo occidental de Penachana.


Allí espantaríamos a un buen rebaño de rebecos, los verdaderos dueños del macizo del Robezu.


Seguimos a la siguiente collada, la Bobia Fuxadiños.



Una vista atrás a la vega Fuxadiños y sobre ella Pena Sañéu, la tercera cima del Robezu, la que no hemos subido.


Cruzando la Bobia Fuxadiños damos vista a los enormes canchales que tapizan la base de la cara norte de Penachana.


Vamos subiendo hacia la cumbre del Faspaḷḷón, dejando bajo nosotros los Chanos de Cueto Rajao.


Y por fin hacemos cumbre en el pico de Las Fanas del Faspaḷḷón, pues tal es su verdadero nombre, y desde el que volvemos a ver el Robezu.


Las tres cimas del Robezu, Pena Sañéu (izda), Robezu (centro) y la antecima (dcha). Se aprecia el tramo del segundo destrepe, a la izquierda de la cima principal.


Una nueva vista a la Sierra la Villa, sobre el valle de Lago. Al fondo Peña Michu (izda) y Peña Negra (dcha).


En primer término el Pico Cuevameliz o Las Cuevas, que será la tercera cima de la jornada. Por detrás se elevan Los Albos y tras ellos, al fondo, el Macizo de las Ubiñas.


Peña Salgada y detrás el Cornón. A la derecha asoma la Penouta.


Y una vista inmejorable de Penachana.


Bajamos de cumbre hacia los Chanos de Cueto Rajao para ir acercándonos a la base del Pico de Cuevameliz.


Se aprecia una profunda huella a la derecha de la cumbre. Por ella subiremos.


Ya asoma el lago de Valle


Y cumbre. Esta cima a diferencia de las anteriores ofrece mejores vistas hacia la zona alta del valle, con Los Albos, Peña Orniz y los Picos de la Mortera rodeando la cubeta en la que se localiza el lago de Valle.


Una nueva vista de Penachana.


Valle de Lago abajo, en el fondo del valle.


Bajando de cumbre nos dirigimos a los Chanos de Fonfría, donde nace la Fuente Fría, el principal surtidor de agua a la vega de Cuavaleliz. Allí paramos a comer, refrescándonos en la fuente que sin duda hace honor a su nombre. Al fondo la afilada y llamativa aguja de La Fana.


Después de comer iniciamos el regreso que haríamos por Murias Ḷḷongas. Para ello en primer lugar nos dirigimos a la collada de la Bobia de Cuevameliz.


Traspasando la collada damos vista al valle de Murias Ḷḷongas con los Picos de la Mortera enfrente.


Murias Ḷḷongas. Una vega siempre espectacular.


Los Picos de la Mortera.


Murias Ḷḷongas con El Ḷḷeralón (el canchal) que cae de la cima de la Pena Cebolledo.


En Murias Ḷḷongas salimos a la pista que le da servicio, por la que haremos ya el regreso descendiendo en un primer momento junto al arroyo Los Gamonales hacia el valle de Lago.


La cabana y teito del Veneiru con Los Albos al fondo.


Nos despedimos de las cumbres de La Fana y Cuevameliz.


Continuamos recorriendo la Pradera del Valle, por donde asciende la pista que sube al lago de Valle.



Y luego ya pista abajo, cerrando una preciosa circular.


Un último vistazo al macizo del Robezu que se alza sobre el Monte La Ḷḷambaza, de acceso restringido.


Y una última foto al valle de Lago, una zona a la que siempre se agradece volver.

Sin duda fue una ruta calicera, una ruta preciosa por una de esas cimas somedanas que por alguna razón que no alcanzo a comprender, no se visitan demasiado y que no obstante, resulta muy gratificante desde el punto de vista montañero. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

8 comentarios:

  1. Que guaaapo. Fae tiempo que esa zona entre Pena Chana y el Valle llámame muncho la atención. Pena no haber podido acompañaros, pero queda apuntada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ye una zona preciosa Pedro. Tienes que arrimar. Esa zona, sin hacer el Robezu, en invernal tiene que ser una pasada.

      Eliminar
  2. Soy Pedro,jajajajaja aunque aparezca con este seudónimo que me puso un paisano de Perlunes

    ResponderEliminar
  3. Preciosa ruta, como todas las de ese fenomenal guia. Eso si, me parece un poco llana. Ja,ja, ja.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que si si Sebas, ya sería raro que Victor nos defraudara con una ruta por Somiedo. De llana, no se si tendria unos cientos de metros la final, ja ,ja.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Viendo las fotos todavía parece más pindia que en la realidad, pero no, es una cuesta bestial, pero subiendo y subiendo, se acaba llegando arriba, no falla je, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pindia era de "cohone", desde luego, pero guapa mucho también.

      Eliminar