16 julio 2021

Alto la Cañada, Valgrán, Penouta y más desde Riolago

Me faltaba por recorrer el largo cordal del Alto la Cañada. Uno más de esos pendientes que van eternamente quedando de un año para otro. Pero éste me acordé a tiempo y es que la mejor época para acercarse por la zona es, en mi opinión, en plena primavera, con el brezo y las ericas en flor. Para disfrutarlo diseñé una larga circular en la que le daría la vuelta al valle de Riolago, coronando las cimas principales del Valgrán, Rabinalto, Alto la Cañada, Penouta,...y así hasta entre 12 y 14 cumbres por encima de los 2.000 m. Sinceramente, perdí la cuenta. Y es que ya se sabe, "estaba en Babia".

 

DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 10/06/2021
  • Zona: Babia. Sierra de Villavandín
  • Municipios: San Emilinao y Cabrillanes (León)
  • Inicio/Fin: Riolago de Babia 
  • Distancia: 25,5 Km
  • Desnivel máximo: 900 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.380 m
  • Tiempos: 8 y 3/4 horas
  • Dificultad: Moderado. La dificultad hay que buscarla en la dureza de la ruta por distancia y desnivel. Técnicamente no presenta mayores problemas que los que pueda dar cruzar algún corto tramo tomado por brezales y/o escoberos o el descenso directo al lago por un canchal.
 

Aparqué hacia el centro del pueblo de Riolago. Por poder se puede llevar el coche hasta su salida valle arriba, donde hay fuente y un panel de la ruta PR.LE-72 "Ruta del lago Chao". Riolago me sorprende por ser un pueblo precioso de grandes y cuidadas casonas y al que tendré que volver con más tiempo para visitar la Casa del Parque de Babia y Luna, en el Palacio de Quiñones, que además está atendida por el amigo Iván "Xiblo", a quién le prometí una visita.


Salgo por la pista que sube valle arriba, siguiendo el PR.LE-72, pero al poco la abandono para tomar otra que sube a la derecha. A la tarde regresaré por la del fondo del valle.


Una vista hacia el valle de Riolago por el que regresaré por la tarde.


Mi pista me lleva hasta una vega en la que se localiza un pequeño refugio que puede servir para pasar una noche.


La cruzo de parte a parte. Un ancho camino, el Camín de la Bueriza, continúa hasta una segunda vega, la Bueriza o la Guariza. Al otro lado de la misma veo el collado al que tendré que ascender.


A medida que gano altura se abren las vistas sobre la preciosa vega de la Guariza, con el macizo de las Ubiñas al fondo.


Al trasponer el collado doy vista al valle contrario, el que baja hacia Mena de Babia, desde donde sube una pista. También veo ya alguna de las cimas de la jornada, como el Valgrán, en el centro de la foto.


Sigo la pista durante unos cientos de metros, dejando el valle de Valgrán a mi derecha, en donde se observa un refugio para el ganado.


Gano un segundo colladete, más alto y vuelvo a ver el valle de Riolago. Por aquí también podría haber subido.


Nuevas vistas sobre las Ubiñas. No podía haber escogido mejor época. El monte explotaba en colores.


Una vista atrás al collado por el que salí desde la Guariza.


Abandonando la pista subo a derecho hacia una primera cota (1.973 m). Supone comerse un buen tramo de escobero que hace que en realidad no merezca demasiado la pena, pero sarna con gusto no pica. Desde la cumbre, por llamarla algo, vuelvo la vista al norte, hacia la cordillera, con el Cornón en el centro-izquierda de la foto. 


Pero lo que quería ver de verdad era esto, el anfiteatro de la cabecera del valle de Riolago, el que voy a recorrer, con gran parte - que no todas - las cimas a visitar en esta jornada. Más valía no pensar en lo que faltaba para llegar a la Penouta.


Dejo esta primera cota y subo lo que me falta hasta alcanzar la cima de Braña Vieja (2.029 m), primera cumbre de más de 2.000 m del día.


Alto la Cañada en el centro y Rabinalto a su derecha.


Peña la Arena (izda) y Alto de Terreiros (centro) con el Valgrán por detrás y a la derecha.


El Cornón con el Muxivén a la izquierda. El pueblo que se ve es Piedrafita de Babia.


Las Ubiñas. Se llevarían no pocas fotos.


Sigo hacia el Alto Terreiros.


En el centro la zona del Montihuero y Peña Orniz a su derecha.


Hago cumbre en la rocosa cresta (2.049 m) que antecede al Alto de Terreiros. No se ni si tiene nombre, pero es entretenida. Diferente al resto ya que exige alguna trepaduca. Desde ella veo el Terreiros (izda) y el Valgrán (dcha).


La línea de cumbres de Babia/Somiedo del Cornón (izda) al Morro Negro (dcha).


Bajo a la lagunilla que hay a pie de cumbre, con el Alto la Cañada, Rabinalto y Peña la Arena al fondo.


Subo hacia el Alto Terreiros que hace honor a su nombre al ser una cumbre de cascajo, total y absolutamente pelada, casi diría que de apariencia lunar. Una vista atrás a la cresta de donde me acabo de bajar y el Braña Vieja.


Y cumbre del Alto Terreiros (2.061 m), tercer cima por encima de 2.000 m y el Valgrán ya al lado.


Acercarme al Valgrán (2.0961 m) me lleva diez minutos. Al fondo el Alto la Cañada. Aquí paro a picar algo mientras disfruto de las vistas y de la estupenda temperatura que estoy teniendo.


Muxivén (izda) y Cornón (centro) con la Penouta, la somedana, a la derecha. El pueblo vuelve a ser Piedrafita de Babia.

Al suroeste descienden los valles hacia las Omañas, hacia Villabandín. Pero al fondo del todo se adivina la zona del Catoute, en el centro, con Arcos del Agua a la izquierda.


Tras el descanso, reemprendo ruta, bajando de momento hacia la collada Los Machadones, que me separa de la Peña la Arena.


A la izquierda baja el valle de los Machadones, hacia el de Riolago. El último de la cuerda, es la Penouta.


Y luego empiezo a subir hacia la Peña la Arena, con guapos crestones hacia esta mano.


Gano la cresta un poco a la derecha de la cumbre principal y, ya que estoy aquí, me voy a la cumbre sur, recorriendo la cresta que las une.


Cumbre en la Peña la Arena Sur (2.116 m), quinta cumbre del día y primera por encima de los 2.100 m. Una vista sobre los valles que se abren al sur


Si no me equivoco, Arcos del Agua


Luego me voy a la cumbre de la Peña la Arena Norte (2.116 m), en la cuerda principal.


Las Ubiñas. Si, lo se, ooootra vez.


Recorro la cresta al este, dejando a l norte la cabecera del valle de Riolago


Y paso por una nueva cumbre, que doy en llamar Peña la Arena Este (2.096 m), desde la que veo el Rabinalto con el Alto la Cañada detrás.


Cruzo rápido la collada me separa de la siguiente cima y hago cumbre en el Rabinalto (2.117 m). Desde ella veo la casi plana cresta de la Peña la Arena.


El trabajo hecho empieza a verse y ya tengo al alcance de la mano el Alto la Cañada. De lo que había más allá, prefería no pensarlo mucho aún.


Un nuevo esfuerzo y a por la pala final del Alto la Cañada. La verdad es que el colorido de flores y cielos, ayudaba a hacerlo más llevadero


El valle que baja hacia Riolago


Y el que al sur, lo hace hacia Villabandín.


Y cumbre del Alto la Cañada, que en Riolago llaman Alto de Fontarente (2.157 m). Y ya iban nueve.


Al sureste baja el valle hacia Salce, con el Cueto Agudo en sombras.


Las vistas muy parecidas a las que llevaba disfrutando todo el día, así que solo pongo unas fotos con el zoom a tope. Arcos del Agua.


Peña Rebeza con el Catoute asomando detrás. Por allí estuvimos con bastante mal tiempo el verano pasado, como os conté AQUÍ.

Valdeiglesias y Pico Lago asomando detrás


No pude parar mucho en la cima como tal, ya que había una verdadera nube de mosquitos, así que autofoto y a separarme un poco mientras disfruto de las vistas al norte.


La Cordillera Cantábrica desde la Penouta (izda) a Ubiña la Pequeña (dcha).


Sector del Montihuero


Morro Negro


Y poco después tocaba seguir, que aún quedaba tajo. El Alto la Cañada y la Penouta quedan separadas por un largo y ondulante cordal. Sencillo de recorrer pero que acaba por hacerse largo.


Bajo de cumbre y en la punta este de una primera planicie se alza la cumbre de La Ferrera (2.122 m) desde donde echo la vista atrás, hacia el Alto la Cañada.


Por delante queda un largo tramo hasta la Solana


Amplias vegas al norte. En ellas se asientan un par de lagunas.


Paso por un par de cotas intermedias, marcadas con simples jitos, las de Las Lláscaras (2.094 m) y  Bermejas (2.067 m), que sirven para hacer más llevadera la aproximación a La Solana, que tengo al frente.


Desde la cumbre de La Solana (2.131 m) veo el largo trecho ya recorrido desde el Alto la Cañada.


Al sur se abre el valle de Valverde que desciende hacia Abelgas de Luna. La cumbre del Correa (dcha) y la caliza sierra de Fidelagua me llamaron mucho la atención. Estas para otro día.


Ya casi estaba todo hecho. Un útimo arreón para ganar la Penouta,...


... y cumbre de La Penouta (2.108 m), decimocuarta cumbre del día por encima de los 2.000 m y séptima por encima de los 2.100. Para una jornada no había estado mal. Allí pararía un buen rato, que ya era hora de comer y el calor empezaba a apretar, justo cuando el día parecía haberse ido estropeando un poco.


No os pongo más fotos por no aburrir. Tan solo una hacia el este, al situarse esta cumbre en el extremo oriental del recorrido. El Cirbanal


Para la vuelta quería pasar por el lago que da origen al río de Riolago, así que me tocaba desandar un tramo de la cuerda y luego dejarme caer hacia el collado que se abre al norte, a la derecha de la imagen, el collado Cifuentes.


No llego a bajar hasta el punto bajo del collado. Antes gano la cresta que baja desde la cuerda y doy vista al Chao, el lago hasta el que voy a bajar y que haré por el canchal, en un tramo un tanto incómodo.


Sorteo como puedo los escoberos y me aproximo al lago. La tarde se había nublado. Guapo el lago y la vega en la que se asienta. Además doy con un estupendo manantial que me alegra la tarde.


Luego tomo la senda balizada como parte del PR.LE-72. Está bastante bien marcada con numerosos postes y conviene no perderla, ya que, tras dejar atrás una especie de cárcava por la que sale el arroyo desde el lago, la senda se va a la derecha del arroyo y atraviesa una zona de turberas, permanentemente encharcadas de agua y donde no es muy evidente el camino.


Si hay suerte y lo seguimos fielmente, daremos con el punto donde el arroyo se descuelga hacia el valle principal. La senda baja allí con varias revueltas, en un tramo muy guapo.


Y de nuevo aquí conviene ir atento para no perderse la cascada de San Bartolo en la que el arroyo se descuelga en una alta y preciosa cascada de, no se, puede que 30 m. La imagen seguramente no da idea de la altura que tiene.


El camino acaba por bajar al fondo del valle. Desde él miro hacia aguas arriba y veo la aguja que forma desde este ángulo el Rabinalto, con la Peña la Arena a su derecha.


Poco después alcanzo la Braña, con un nuevo refugio abierto y junto a él una fuente con ocheras, esas ingeniosas neveras naturales para conservar la leche.


Por debajo del refugio cruzo el arroyo y salgo a una pista por la que haré el regreso de vuelta a Riolago.


Y ya en el pueblo, cambio de ropa, y a falta de bar y habiendo sed, dejo la visita a la Casa del Parque para otro día y tomo el coche para buscar donde tomarme la cerveza, que hoy me la había ganado. Os dejo el track.

Un saludo
Cienfuegos

2 comentarios:

  1. En su día, recorrí en solitario, una parte de esa zona que tu visitaste. Rabinalto y Alto la Cañada fueron mis objetivos. Zona preciosa. Estupendo reportaje. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una zona muy guapa y a la vez muy agradecida en caso de ir solo, ya que no presenta grandes problemas. Tiene muy buena pinta para invernales sencillas. Seguramente vuelva por ahí.
      Un saludo

      Eliminar