jueves, 9 de noviembre de 2006

Peña Mea por la arista noreste

Cordal del Retriñón
Concejo de Laviana (Asturias)

Este fin de semana no hubo salida de monte. El tiempo digamos que ... no acompañaba precisamente. Así que aprovecho para recuperar una salida efectuada hace ya una buena temporada, en diciembre de 2006, y que no había subido al blog cuando en su día lo eché a andar y metí cantidad de rutas viejas. Se trata de una ascensión diferente, ya que salimos de Les Campes pero acabamos subiendo por la vertiente del Raigosu, por un terreno bastante complejo que puede no ser apto para todo el mundo.

sábado, 21 de octubre de 2006

Cabezo Llerosos. Travesía de La Molina a Camarmeña

21/10/2006
Macizo del Cornión - Picos de Europa
Concejo de Cabrales (Asturias)

Para este sábado la previsión no era muy buena, pero teníamos pendiente una ruta, especialmente larga y no la queríamos dejar más, ya que el sábado siguiente cambiaban la hora, así que nos arriesgamos igualmente. La idea era hacer la travesía entre La Molina y Poncebos, con la ascensiñón intermedia al Cabezo Llerosos. Calculábamos unas 8 horas y el tramo que más me preocupaba era el paso de cumbre a la majada de Beceña porque resultaba la zona más compleja al no existir camino claro y ser una zona sumamente quebrada.

lunes, 28 de agosto de 2006

Al Maciédome desde Sobrefoz (intento fallido)

Ponga
28/08/2004

Salida con un grupo de amigos del Grupo de Montaña Andecha, de Oviedo. Durante la semana habíamos hablado de subir al Maciédome. La idea era hacer la ruta habitual desde Pendones, pero al pedir permiso al Parque nos lo denegaron por no se muy bien qué. Total que al final optamos por acercarnos al Pileñes desde Sobrefoz, pero ya tomando un café en Cangas de Onís, alguien comentó que, coñe, también se podía subir al Maciédome desde Sobrefoz y por este lado estabamos fuera del parque. Así que dicho y hecho.




En Sobrefoz hablamos un rato con un paisano que nos explicó un poco la mejor forma de acercarnos para subir y salimos desde el pueblo por una pista de hormigón que sale por la margen izquierda del río, el lado contrrio a la pista que sube a Ventaniella.




La pista sube con repechos muy duros hasta entrar en el valle de Solafoz y llegar hasta la collada Calviado. Allí continua bastante más llana, ya de tierra y adentrándose hacia el fondo del valle. tras pasar los últimos prados la pista se vuelve sendero y al meterse en el bosque la perdimos en algún punto, siguiendo por una trocha que no nos llevaba a ningún lado.




Cuando se puede ver algo, las vistas son preciosas hacia el cordal del Ponga, con el Recuencu mostrando su lado más guapo.




Después de dar vueltas y vueltas por medio del bosque conseguimos salir ya bastante arriba a una collada colgada en mitad de la nada. El caso es que no llevabamos plano ya que la ruta no iba a ser esa y no teniamos muy claro donde estabamos ni lo que nos faltaba para salir a cumbre y como era lo que nos quedaba por arriba. Con todo las vistas de la collada era bien buenas hacia Picos.




Se nos había hecho tarde y decidimos bajar, aunque tengo que decir (ante las "quejas" recibidas) que un "expedicionario", cabezón como él solu, se empeñó en tirar para arriba y juró y perjuró que había hecho cumbre ante la indiferencia del resto del grupo. Bueno, en serio, mientras los demás nos arrugamos y tiramos para abajo, Luis continuó un poco más y consiguió hacer cumbre.

La collada hasta la que llegamos, debió resultar la que separa la Peña Les Llampes del creston final del Maciédome, justo bajo su cumbre. De todas formas no subimos. El descenso lo vimos factible por el lado contrario a por donde subimos, de manera que nos tiramos abajo para acabar saliendo finalmente a la majada Maciédome, por el valluco que se ve en la foto siguiente.



Al otro lado del valle el Pileñes y detrás Peña Ten.




Ya desde la majada Maciédome tomamos un marcado camino que nos acabó llevando hasta el río, cruce por un puente y salimos a la pista de Ventaniella un poco por encima de La Venta. Desde aquí ya solo quedaba recorrer la pista/carretera hasta Sobrefoz otra vez.

La verdad es que aunque no conseguimos hacer cumbre, salió una ruta bien guapa, que superó los 15 Km, por medio de un bosque precioso y con unas vistas tambien inmejorables.

Saludos
Cienfuegos

sábado, 24 de junio de 2006

Los Carriles Romanos de Las Médulas

24/06/2002
La Cabrera
T.M. de Castrillo de Cabrera (León)

La ruta de los Carriles Romanos se encuentra en la comarca de La Cabrera, al sur del Bierzo, en León. Toda aquella zona esta plagada de antiguos canales de agua construidos en tiempos del Imperio Romano para abastecer de agua las explotaciones de oro de Las Médulas y otras cercanas, de menor entidad. De hecho, hay zonas en el valle del río Cabrera donde pueden verse hasta cuatro canales distintos, paralelos unos a otros, a diferentes alturas, y que recorren la margen derecha del valle, la que está orientada al sur. Al menos los dos superiores, denominados 3 y 4, llevaban el agua hasta Las Médulas, mientras que el 1 y el 2 al correr a menor altura, no tenían cota suficiente para pasar a la cara norte de la sierra, donde se localizan Las Médulas, de manera que se supone que abastecían otras minas de la zona. Los canales - que allí llaman carriles - más largos tienen unos 120 km, llegando desde la zona de Corporales a Las Médulas y en conjunto se estima en más de 350 Km la red de canales de la zona.

miércoles, 14 de junio de 2006

Latrene

Sierra de Santa Isabel
Concejo de Cangas del Narcea (Asturias)

Salida colectiva del Grupo de Montaña El Civilu, de Oviedo. Se trataba de una larga travesía recorriendo la Sierra de Santa Isabel en el concejo de Cangas del Narcea (Asturias) saliendo desde Carcedo de Lomes, en el concejo de Allande, hasta La Viña y haciendo cumbre en alguna de sus cotas principales como el pico Latrene. Por desgracia de aquella no tenía aún cámara digital, de manera que las fotos que acompañan la entrada son escaneadas de las que tengo en papel, con la lógica pérdida de calidad.

sábado, 3 de junio de 2006

Retriñón desde Felechosa

03/06/2006
Cordal del Retriñón
Concejo de Aller

Salida de monte con Jose para ascender al Retriñón, un incunable de la montaña asturiana, pero que hasta entonces no habiamos subido ninguno de los dos. Optamos por la ruta más habitual desde Felechosa, subiendo por la collada La Valencia y bajando por la majada de El Oteru y pasado el Escuciarréu, buscar una alternativa para el descenso que nos devolviera de nuevo a Felechosa.



martes, 16 de mayo de 2006

Peña Salón y Senda del Cartero

(Publicado en el grupo de noticias es.rec.deportes.aventura en 2003)
Cordal del Ponga
Concejo de Ponga (Asturias)

Pues siguiendo con mi particular visita a la selección de las 100 montañas más guapas de Asturias, este fin de semana escogimos Peña Salón. La previsión del tiempo era muy buena.

Peña Salón tiene 1.244 m de altura y salimos del Desfiladero de los Beyos en el río Sella a unos 250 m, así que el desnivel fue de unos 1.000 m. Acompañé a cinco amigos del Grupo de Montaña Andecha de Oviedo y nos movimos hasta allí en dos coches.



Dejamos un coche en Puente Vidosa y EL otro en Puente Agüera, ambos en el Desfiladero de los Beyos en el río Sella. Desde Puente Vidosa - en realidad unos cientos de metros más arriba - arranca el Camino Degüerra, también llamado Senda del Cartero, que era el camino que el cartero, y le resto de vecinos, debía recorrer para llegar a alguno de los pueblos beyuscos.

La senda sube retorciendose por una inclinada canal, ganando metros rápidamente para, tras cruzar un pedrero hacia su izquiera, salirse de ella tras ganar una tajadura en un crestón gracias a unas armaduras de piedra. Desde allí continua subiendo por una amplia ladera hasta que de repente y sin previo aviso da vista al pequeño valluco donde se asienta el púeblo de Biamón, hoy ya desahitado, pero donde pudimos charlar animadamente con uno de sus últimos vecinos, que vivió durante 73 años en él y que además resultó ser cuñado del último cartero que utilizó la senda. Desde hace ocho años, este hombre vive en Gijón y solo va a pasar pequeñas temporadas. Allí sentado a la sombra de su casa nos llegó incluso a cantar una canción que en tono jocoso, hace un repaso por todos los puebos y majadas de los Beyos.

Desde Biamón, el camino es más tranquilo, hoy existe una cómoda pista que permite a tractores y todoterrenos llegar al pueblo desde el de Casielles, a donde llegamos nosotros tras un pequeño paseo. En realidad se llega a la iglesia de Casielles, situada estratégicamente en una collada en lo más alto del pueblo. Desde allí se puede bajar por una carretera con ¡¡22 revueltas!! hasta salir a la cartretera que llega de Viboli y baja a Puente Agüera, nuestro destino. Sin embargo nosotros aún teniamos que ascender a Peña Salón.

Desde la iglesia tomamos un camino que no tiene pérdida ya que solo se ha de seguir una linea de corriente (no una de alta tensión) que sube perpendicular al campanario de la iglesia. Una estrecha senda se eleva por duros repechos desde allí para entrar en un valle que por cómodos y amplios zigzags nos conduce a una horcadina, muy estrecha, que divide Peña Salón de la Peña Vibolines y que ya da vista a la zona de Víboli y de Viego. La llegada a dicha horcada es espectacular, pues de repente aparece ante nosotros el Tiatordos en todo su esplendor, con el cucharón perfectamente visible. La cumbre queda a pocó más de 10 minutos a la derecha de la horcada. Si bien la llegada a la antecumbre no anticipa una cima memorable, lo cierto es que la cumbre se alarga hacia el oeste acabando en un cortado de los de "a pico" que cae sobre la collada de Baseñu, que divide los valles de Víboli y Viego, con "juracao" incluido. La vista es simplemente maravillosa.

En principio y dado que la previsión del tiempo era muy buena, yo habria preferido subir algún pico más alto para conseguir unas vistas mejores, pero lo cierto es que la modesta altitud de Peña Salón no tiene nada que envidiar a hermanos mayores. Al oeste se ve completo todo el cordal del Ponga, desde Ten y Pileñes al Collau Zorru y el Rasu. Al este el Frailón, Canillín y Valdepino, detrás Peña Beza y Cabroneru y más atras, desde Ordiales y el Cotalba, todo el macizo del Cornión, con Peña Santa y la Torrezuela. Justo debajo nuestro están les Bedules y todo el bosque de la cabecera del valle de Viboli que sube hacia Granceno, tras el que se divisa la parte alta del Bosque de Peloño. Fotos de rigor y para abajo, hacia la horcadina, de la que el camino sale gracias a unas armaduras que sin duda permitieron en su día que el camino fuera apto, no para carros, pero si para patines, esos carros, con una especie de esquies que hasta no hace tanto era relativamente facil de ver.

El camino desciende hacia la collada Baseñu, pero nosotros nos dejamos caer hacia la izquierda bien pegados a la peña, para intentar coger la Senda de les Vibolines. A mitad de descenso, se aprecia en el roquedo de la izquierda un enorme agujero, similar al que existe en Peña Mea, aunque más pequeño. Finalmente no encontramos la Senda de les Vibolines y terminamos por descender al pueblo, donde nos comunicaron que, como es lógico, la Senda de las Vibolinas sale del propio pueblo y no más arriba, ya que era el camino que se utilizaba para comunicar Víboli con Casielles salvando el Desfiladero de los Andamios. La mala suerte fue que se nos había hecho tarde ya que un compañero se había encontrado mal ya en la subida de la Senda del Cartero y de mala manera nos acompañó hasta la iglesia de Casielles, donde lo dejamos para que bajara por carretera hacia Puente Agüera. No nos queremos entretener más pues aún nos quedaban 4 km por carretera hasta allí. Eso sí, la carretera no se hace para nada pesada ya que atraviesa el Desfiladero de los Andamios, tan estrecho que en algunos sitios se podría saltar desde la carretera hasta la otra margen, y con vista a las cascadas Verde y Roja, aunque el sol ya no daba en ellas y les restaba espectacularidad. Llegamos a Puente Agüera aproximadamente cinco horas despues de salir de Puente Vidosa, donde nuestro amigo nos esperaba un poco más recuperado.

Un saludo
Cienfuegos

NOTA: En 2013 repetí la cumbre de Peña Salón, subiendo también por la Senda del Cartero y luego por el espectacular Paso del Toyu. El descenso lo hicimos, esta vez si, por la Senda Les Vibolines. Teneis la descipción de la ruta AQUI.

sábado, 8 de abril de 2006

Cabeza de Arco desde Caleao

08/04/2006
Cordal del Retriñón
Concejo de Caso (Asturias)

Salida en compañía de Bedia y Jose para realizar una bonita ruta circular alrededor del pico Cabeza d´Arcu, con salida y llegada en Caleao. Hicimos el recorrido más habitual, subiendo por el valle de Xulió para descender hacia el Desfiladero de Los Arrudos. en él, aún remontaríamos un tramo para que lo conocieran mis compañeros, ya que nunca habían pasado por allí.



viernes, 31 de marzo de 2006

El Canellín por los Cuchillones de Los Cuebros

(Publicado en el grupo de noticias es.rec.deportes.aventura el 31/03/2003)
Concejo de Ponga (Asturias)


Pues en esta ocasión, la idea era subir al Canellín de 1.108 m, el último pico de la Sierra de Beza, a caballo entre los municipios de Amieva y Ponga y colgado literalmente sobre el Desfiladero de los Beyos (rio Sella). La escasa altura del pico no lo es tanto si tenemos en cuenta que se arranca de tan solo 200 m, en Ceneya, en la carretera del Pontón, junto al cruce con la carretera a Amieva. En cambio, el pico presenta unas vistas esplendidas sobre todo el cordal del Ponga, no en vano aparece en el libro "Las 100 montañas más guapas de Asturias" en el puesto 68.

El caso es que no lo conocía e iba con otros cinco amigos del grupo de montaña Andecha de Oviedo que tampoco lo habían subido, y solo uno tenía idea (por medio de una gente de su grupo de montaña) de que la canal de acceso era súmamente pendiente y algo aérea. La Canal es cuestión es el Sedo de la Cruz del Picu, que yo conocería años después. De hecho este hombre, que hacía solo unos meses se había roto la tibia y el peroné bajando de Peña Chana, tenía muy claro que él aquella canal, no la iba a bajar, porque la idea era subir por la pista que desde la carretera de acceso a Amieva sube al collado de Ordes, para hacer cumbre por su cara norte y bajarlo por la susudicha canal por su cara oeste.

Como para el sábado la previsión del tiempo daba tormentas por la tarde, no nos pareció buena idea dejar el descenso por una mala canal en medio de una posible tormenta y cambiamos el recorrido: subiriamos por la canal y bajariamos por la pista (por si acaso).



Bueno, pues salimos hacia las 10:30 de Ceneya en la carretera de Cangas de Onis al Puerto Pontón hacia arriba recorriendo algo más de 2 Km por ella hasta poco despues de Puente Pombayón donde una cascada a la izquierda, nos muestra un poco más allá el inicio de un marcado sendero que en comodas revueltas sube por encima de ésta. Es el Camín del Llacigón y por medio de una horcadina tallada en la roca da acceso al valle del arroyo Redonda. El camino desciende hasta el arroyo y lo cruza por un puente de hormigón, para continuar hasta la majada Redonda, donde comenzaron los problemas.

Allí el camino parecia continuar por la margen izquierda de la canal, por encima de la majada, pero finalmente (y despues de perder una media hora) vimos que cruzaba a la margen derecha y que por medio de varias revueltas se elevaba por encima de ella, alejandose hacia su izquierda, hacia una pedrero llamado La Llera. Desde allí el camino que deberíamos haber seguido tendría que ir hacia la derecha, en dirección al Sedo de la Cruz del Picu y desde él salir ya arriba a las cabañas inferiores de los puertos de Baeno, hasta los que llega la pista por la que tendriamos que descender. Sin embargo perdimos de nuevo el camino y en vez de tirar hacia la derecha, tiramos hacia la izquierda. Si es qeu somos unos hachas.

Por cierto, que toda esta información la he sacado a posteriori del libro Amieva y Ponga de Francisco Ballesteros Villar, porque allí y sobre la marcha no teniamos ni idea de a donde íbamos.

Así nosotros nos dirigimos hacia los Cuchillones de Los Cuebros (a que este solo nombre ya acojona, ¿eh?) subiendo hacia la Collada de Los Cuebros, en realidad una planicie más que una collada colgada literalmente sobre los desventios que caen hacia el desfiladero de los Beyos. La verdad es que la vista era espectacular, con una magnífica vista del Niajo y del Carria. Desde Los Cuebros continuamos subiendo hacia la izquierda cruzando un par de pedreros y dirigiendonos hacia un grupo de arboles (la parte baja del Montiquín) para superar los resaltes que caen sobre el río Sella.

Desde allí el "camino" empezó a ponerse complicado. No había ningun paso claro y perdimos mucho tiempo en pruebas, para despues de un buen rato llegar a un contrafuerte que desde el Canellín baja directo hacia el Sella, cortando toda posibilidad de continuar hacia la izquierda. Desde allí la única posibilidad es continuar subiendo por un terreno tremendamente inclinado, pasando de una terraza herbosa a otra, con mucho cuidado de no tener un resbalón tonto o un tropezón a destiempo porque la caida puede salir cara. Lo que más nos reocupaba entonces era que ya amenazaba tormenta, y la verdad es que lo que menos apetecía era que nos descargara una tormenta en aquella pared y tener que descender por allí, con una roca bastante descompuesta y mucha hierba de esa larga y dura que tanto resbala.

Desde allí se veía un solo paso hacia la derecha por una serie de terrazas cerradas por la pared de Los Cuchillones, que conducirian hacia un grupo de arboles que (no podía ser de otra manera, dada la altura a la que ya estabamos) tenían que dar vista ya a la otra vertiente. Así que hacia allí nos dirigimos con toda la prisa que pudimos para intentar salir de allí antes de que empezara a llover. Por fin llegamos al cresterío, bien cubierto de arboles por la cara norte. El Canellín resultó ser un punto elevado del mismo que cae a plomo sobre el Desfiladero de los Beyos, pero que apenas se eleva sobre el resto del cresterio, pero que da eso sí una visión espectacular de todo el sector de Ponga, desde el Niajo, Peña Salón, Pierzu, con una genial vista del Tiatordos, Carría y demás. Pero lo mejor es que no nos dimos cuenta de que aquel resalte era el Canellín hasta llegar a casa, por que en realidad desde allí lo que vimos fue una elevación mayor a su derecha, entre los arboles y que ya daba vista a los puertos de Baeno y que fue lo que en realidad pensamos que era la cumbre (ninguno de los dos tenía buzón de cumbres) y que finalmente resultó ser La Llampa de 1.152 m. Allí llegaríamos a las 15:00 horas, es decir, cuatro horas y media despues de salir de Ceneya, con lo que quitando la media hora de carretera invertimos cuatro horas en superar un desnivel de unos 950 m, lo que da idea de las vueltas y revueltas que dimos y el tiempo que perdimos.

Por cierto que Ballestertos en su libro Amieva y Ponga al hablar de la aproximación por donde nosotros ascendimos, dice textualmente "... no he de acabar el relato sin señalar la extrema inclinación del terreno y la tortuosidad del recorrido...", de la que doy fé.

Nada más llegar a la Llampa se desencadenó una tormenta de las que hacen época, con numerosos truenos que no ayudaron precisamente a calmar los nervios, aunque desde allí el camino era claro, hacie el sureste en dirección a las primeras cabañas de los amplios puertos de Baeno. Llegados a la primera un sendero nos conduce entre bosque hacia otras dos, donde un sendero mayor sobre armaduras de piedra conduce bien pegado a la peña hacia los puertos, llegando antes a la pista que desde Amieva sube a ellos. Allí giramos para tomar la pista que sube hacia el collado de Ordés que da vista al otro lado del valle al pueblo de Amieva.

Desde allí la pista se descuelga gracias a ¡¡¡50 revuetas!! hasta la carretera de Amieva, desde donde en otros dos kilómetros llegamos a Ceneya a eso de las 17:30. Bajando por la pista hacia la majada de Llerimundi ya había dejado de llover y el último tramo lo hicimos a paso descansado.

En Ceneya una buena jarra de cerveza con gaseosa y algo de comer nos sirvió de recompensa, pero la verdad es que no quiero pensar en un descenso por las armaduras de los Cuchillones si nos llega a pillar allí arriba la tormenta que descargó nada más hacer cumbre. Espero repetir algún día la ruta por el buen camino, es decir la ruta llamada del Sedo la Cruz y que va desde Redonda directa a Baeno, y con mejor tiempo si puede ser.

Un saludo
Cienfuegos

jueves, 16 de marzo de 2006

Los Tornos desde La Pesanca

(Publicado en el grupo de noticias es.rec.deportes.aventura, el 21/01/2002)
Concejo de Piloña (Asturias)


¡¡¡Por fin!!! Después de no se cuanto tiempo por fin volví a salir a pisar monte. En principio la idea era ascender el más potente Tiatordos de casi 2.000 m, pero como daban tan mal tiempo para el sábado (anunciaban una borrasca con nieve por encima de 1.300 m más o menos) pues lo cambiamos por Los Tornos de solo 1.588 m y bastante más asequible.



Salimos del área recreativa de La Pesanca en Espinareu, concejo de Piloña, siguiendo el valle del río del Infierno hacia la Foz de Moñacos en una hora y media, más o menos. (La ruta y fotos de esta primera parte, podeis consultarla en otro enlace a esa misma ruta AQUI). El día para entonces ya había aclarado por completo y el sol pegaba en el Vízcares, en la ladera contraria del valle. Desde la vega Luciedal, a la salida de la foz, tomamos a la izquierda, valle arriba hasta salir a los collaos de Boqueriza, que divide con el valle de Vallemoru, escoltado por Los Tornos a la izquierda y el Cuetón de les Travieses a la derecha.

El camino sube sin problemas dando grandes revueltas por medio de un precioso hayedo, pero cuando ya faltaba poco para salir a la collada, ... se acabó ¿¿¿?? Se perdió o lo perdimos y lo que queda es un bosque muy cerrado por el que resultaba bastante dificil pasar hasta salir ya cerca de la collada. Al poco de salir del bosque se llega a la collada dando vista ya al hayedo d ePurupintu que forma la cabecera del valle de Vallemoru. El día, pese al pronóstico, completamente despejado y con buena temperatura.

Desde el collado bajando unos metros por el lado por el que subimos y arrimandose a la peña de Los Tornos, se toma la cuesta pedregosa hasta localizar una estrecha canal que sube hacia la derecha, muy húmeda y que resbala bastante para dar vista a la cara norte de Los Tornos. Allí había nieve (más bien hielo) y el frio a la sombra era intenso. Con cuidado se sube trepando sobre grandes bloques sin mayor problema hasta salir a la cresta y desde allí un paseo hasta la cumbre.

Total, con mucha calma y parando a picar algo de comer, menos de cuatro horas (creo que en poco más de tres puede hacerse bastante bien).

Las vistas impresionantes. El día no tenía ni una nube (anda, que Maldonado se cubrió de gloria ese fin de semana) y se veía todo el mazico de Picos de Europa con una buena nevada, la cordillera desde Tarna hasta San Isidro, cordal de Ponga, Peña Ubiña y la sierra del Aramo. Una atalaya estupenda de tan solo 1.588 m y en el corazón mismo de Asturias pero que precisamente por eso resultó ser un balcón impresionante para ver toda la cordillera. Supongo que precisamente por eso está en el libro de Las 100 Montañas más guapas de Asturias.

La bajada, para evitar la zona de bosque tan pesado que tuvimos que cruzar una vez que se acabó el camino, la hicimos bordeando toda la crestería que cierra el valle, pasando junto al Cuetón de les Travieses, hacia la majada de La Felguerina colgada sobre la propia Foz de Moñacos para (antes de llegar a la majada) tirarnos abajo cortando por una zona de bosque mucho más limpio, donde por cierto sorprendimos a media docena de venaos y salir de nuevo a la Foz de Moñacos y pista abajo hasta La Pesanca a recoger el coche. El descenso (no nos paramos practicamente nada) nos llevó unas dos horas y media.

Total que un pico fácil pero muy, muy, recomendable por las espectaculares vistas que tiene. Siento no poner fotos, pero no tengo ni una sola de aquella excursión. Podeis ver la primera parte, hasta la Foz de Moñacos, en el enlace que os puesto más arriba.

Saludos
Cienfuegos

NOTA: EN EL BLOG TENEIS OTRA ENTRADA SOBRE LA ASCENSIÓN REALIZADA EN DICIEMBRE DE 2015 A LOS TORNOS, CON UN ITINERARIO SIMILAR  AQUI.

viernes, 24 de febrero de 2006

Ascensión al Pierzu

Cordal de Ponga
T. M. de Ponga (Asturias)
24/01/2004

Travesía de la collada Llomena a Sellaño

En esta ocasión fuimos Gabino, Andrés y yo con dos coches. Dejamos uno en Sellaño y subimos con el otro a la collada Llomena, después, eso sí, de tomar un café en Sellaño.



Comenzamos a anadar a eso de las 10:20 de la mañana, con un día bastante feo, con algo de niebla hacia la zona alta y orbayando ligeramente. En la collada Llomena se toma la pista que sale a la izquierda, llegando desde Beleño y que nos lleva hasta una pequeña cantera. Al final de la pista se coge un sendero, que sube con fuerte pendiente hasta salir a una zona de vegas. A la izquierda nos quedaría la majada de Arangas, pero nosotros tenemos que dirigirnos a la derecha para subiendo un poco más salir a la majada de Cerboes.

Majada de Ceboes


El día estaba feo, pero feo, feo. Mucha niebla y continuaba orbayando ligeramente. Afortunadamente hasta aqui no hay mucha pérdida. De la majada de Cerboes se sale por detrás de las cabañas y subiendo por donde mejor se quiera o se pueda. La idea es coger la cresta que ya no abandonaremos hasta cumbre

Hicimos cumbre en medio de una niebla muy cerrada que nos impidió totalmente disfrutar de las, sin duda, maravillosas vistas de el pico. De hecho al poco de llegar nos dimos la vuelta para abajo. Con aquel día, allí no pintabamos nada.

Ultimos metros para Andrés. La niebla estaba relamente cerrada en cumbre.


Andrés, con la gran pinga (mojadura), nada más llegar a cumbre. Gabino llegando detras.


Servidor junto al buzón de cumbre


Foto de cumbre



La bajada la hicimos con cuidado de no perder el camino en medio de la niebla, la idea era volver a Cerboes y allí dejarnos caer a la derecha, buscando el fondo del valle que a través del camino del Sedu nos sacara a Ruamón. Bajando tuve que convencer a mis dos compañeros, avezados exploradores ellos, que ya se dejaban caer hacia el lado equivocado. Sin duda les había parecido poco el Pierzu y querían arrimar al Carria. En fin, al final dimos con el camino bueno sin mayores contratiempos.

La bajada hasta la entrada del Sedo se hace un poco a pelu gochu, por donde mejor parezca. A medida que bajabamos, ibamos dejando la niebla por encima nuestro, aunque el día tampoco es que mejoraba demasiado.

El Sedu es un paso precioso, con el camino soportado por unas armaduras que dan muestra de la importancia que tuvo que haber tenidio en otros tiempos. El hecho de hacer la ruta en enero nos permitió disfrutar de la abundancia de agua en su trayecto.

Entrada al Sedu


El Sedu



Saliendo hacia el valle Ruamón


Una vez se sale del Sedu, el sendero continua en horizontal por la zona alta dle valle de Ruamón a buscar la collada Piedrafita, que ya da vista al valle del Ponga.

Valle de Ruamón



Sin embargo desde aquí tenemos que buscar la pista que llega a Ruamón a menor cota, para lo que bordeamos por la izquierda la Coterona y descendemos unos metros hasta salir a la pista.

Una vez se coge la pista ya solo queda seguirla por el valle de la Texuca hasta el pueblo de Priesca y desde este bajar por la carretera a la general de Beleño y desandar el escaso kilómetro que nos separa de Sellaño, donde habiamos dejado el coche y a donde llegamos a las 17:20 horas.

Para quitarnos la humedad y el frio de la ruta nos dimos un merecido homenaje comiendo allí mismo un cabritu que nos supo a gloria

Un saludo
Cienfuegos

viernes, 3 de febrero de 2006

Tiatordos desde Pendones

(Publicado en el grupo de noticias es.rec.deportes.aventura el 03/02/2002)
Parque Natural de Redes
Concejo de Ponga (Asturias)


El sábado le tocó el turno al Tiatordos, enclavado en el Cordal de Ponga y Caso y que hace de divisoria entre los concejos del mismo nombre. En el libro "Las 100 montañas más guapas de Asturias" de Angel Fernandez Ortega figura en tercer lugar, solo superado por el Torrecerredo y Peña Ubiña, y lo cierto es que por el entorno en que se encuentra, por la ascensión, por la estructura misma de la montaña y las vistas que desde su cumbre se dominan, bien creo que merece ese tercer puesto.



Salimos a eso de las 9:30 del pueblo de Pendones (782 m) para entrarle por la cara sur, la que viene a ser la ruta más habitual. Fuimos siguiendo el PR.AS-65 (bien balizado) que sigue el Cordal del Ponga, y que seguiriamos hasta la Majada de Piedrafita. Durante la ascensión atravesamos la Foz de la Palombar, casi más una canal que una foz propiamente dicha y que da salida a la majada del Pláganu (1.320 m). Nos lo tomamos con calma en esta primera parte, parándonos a contemplar el paisaje que aparece a medida que se gana altura, con todos los montes de Caso, el Cantu´l Osu justo enfrente, y detrás la cordillera nevada (aunque hay que reconocer que para estar a primeros de febrero apenas si había nieve).


Desde allí se gana altura rápidamente en dirección a la majada de Tiatordos (1.540 m), pero antes de llegar a ella, nos fuimos dejando caer a la izquierda a ganar un collado desde el que ya se aprecian las distintas canales por la que se puede ascender. Tomamos por una bastante ancha con algo de nieve en el fondo, bastante mala de andar porque tendría una capa de unos 5-10 cm de nieve polvo sobre una capa de nieve helada de las nevadas de diciembre que hacía que tuvieramos que andar con cuidado por encima por si un resbalón tonto nos hacía perder rapidamente 300 m de desnivel y vete tú a saber si algo más. Por ella salimos al cresterío propiamente dicho y desde allí a la cumbre (1.951 m).


El Tiatordos forma una especie de U abierta hacia el este, la llamada Copa, de manera que la subida por Pendones forma una ancha montaña surcada por varias canales más o menos inclinadas pero la cara que da al interior de la Copa es una pared vertical cortada "a pico". El sábado amaneció un día despejado pero tiraba un aire que hacía que en la cresta casi hubiera que amarrarse, esperando a veces agachados a que parara la racha y desde luego había que arrimarse con mucho cuidado a ver el cortado de la Copa del Tiatordos.


Llegamos arriba hacia la una menos veinte más o menos (algo más de tres horas de ascensión) y la verdad es que no paramos más que para sacar unas fotos, dejar la targeta en el buzón y echar un vistazo con los prismáticos.

Con el aire que hacia, la sensación térmica era bajísima, de manera que me tuve que poner toda la ropa que llevaba y aún así no entraba en calor.

La vista es impresionante, desde Picos con Peña Santa sabresaliendo sobre todos los demás, al Ten y Pileñes, el próximo Maciédome con su típica forma piramidal, el Cantu´l Osu, toda la zona de San Isidro, las Ubiñas y demás. A lo lejos se apreciaban el Mampodre y aún el Espigüete, podía verse incluso el mar sin problemas gracias al despeje de día que tuvimos.



Para bajar nos decidimos por una variante que consite en bajar al collado de Los Frallos (1.553 m) adonde se llega haciendo la ascensión desde Taranes por la cara norte y desde allí seguir el cresterio pasando por los collados de Llagu´l Pinu (1.526 m) y Los Fitos (1.545 m) para en este dejarse caer hacia la izquierda a coger la senda que nos llevará a la Majada de Piedrafita (1.460 m). A mitad de camino paramos a comer protegidos por unas peñas.


Desde Piedrafita se coge el PR AS-64 de Pendones a Orlé. Para ello tomamos el camino que parte desde la fuente de la majada pasando por encima de la cercana majada de Bormanfoyu (1.400 m) y que continua dando la vuelta por la zona alta a todo el valle del río Pendones y que va constantemente ofreciendo las mejores vistas del Alto Nalón y del propio Tiatordos. Se llega así a El Juacu (1.300 m) desde donde parte un camino hacia el fondo del valle que llega a La Collaina (1.230 m) y desde allí dejando la buena pista que habiamos cogido en el Juacu, tomamos un camino a la izquierda que por entre bosque y en rápido descenso llega a la parte alta del pueblo de Pendones donde habiamos dejado el coche. Digamos que desde le collado de Los Frallos al pie del Tiatordos al pueblo por aqui nos llevó algo más de dos horas y media. En total calcular unas 6 horas, más lo que perdais en cumbre y/o comiendo.

Excursión muy recomendable, de verdad.

Saludos
Cienfuegos

sábado, 21 de enero de 2006

Requexón de Valdunes

Sierra de Cárdenas (Caso)
21/01/2006

Tocaba en esta ocasión conocer uno de esos picos "menores" o menos visitados de la zona de Caso y dentro del Parque Natural de Redes. Picos que quedan ensombrecidos por la grandiosidad de hermanos mayores o más reconocidos.
El pico del Requexón de Valdunes o Porrón de Valdunes (1.560 m), forma junto con el de la Senda o El Porrón (así sin apellidos)(1.707 m) al oeste y el de Fadiello (1.278 m) al este la pequeña Sierra de Cárdenas que separa los valles de Orlé (al norte), del Nalón (al sur) y de Pendones (al este), como un pequeño cordal desgajado del principal Cordal de Caso y Ponga.

Dstancia: unos 13 Km
Desnivel máximo: 910 m
Tiempos: algo más de 6 horas




Salimos del pueblo de Bezanes (650 m) a eso de las 10 de la mañana, cruzando el río Nalón y tomando una pista que primero tira hacia la izquierda para luego buscar la entrada al valle de Anciu. En esta zona hay que ir con un poco de cuidado pues hay muchas pistas y se debe tirar un poco de prueba y error para coger la buena, la que efectivamente entra en el citado valle. Por decir algo, no se debe de cruzar el río hasta bastante arriba cuando ya no hay pérdida. Aunque parece que la dirección buena es irse mñas a la izquierda, lo cierto es que en un punto hay que dejar la pista que parece principal y coger una a derechas que sube con bastante pendiente hacia las cabañas de Biesques por medio de una zona con bastante arbolado. Desde aqui ya resulta mucho más intuitivo.

El camino se dirige ahora hcia la entrada del valle de Anciu, cruza el arroyo y sale a otra caleya que subia desde la margen contraria y por la que tambien podríamos haber llegado hasta aqui. Esta bordea por la izquierda el Picu Castiello y entra ya de lleno en el valle de Anciu.

Subiendo por el valle de Anciu




En esta zona el camino cruza dos veces el rio para luego continuar subiendo dando varias revueltas por medio de uina zona de bosque a salir a una zona de pastos con varias cabañas. Por toda aquella zona se continua subiendo pasando de un mayau a otro hasta salir a un primer collado, tras el Cantu La Estrella. Estamos en Cotu Anziu (1.306 m).

Las estribaciones del Cantu La Estrella. Cotu Anziu queda detrás.

Desde Cotu Anziu vemos todo el valle por el que hemos venido subiendo. Las vistas se abren hacia el otro lado del Nalón, al Cantu´l Osu

en toda esta zona encontraremos varias fuentes, como la de la foto


Desde Cotu Anziu continuamos subiendo por la cumbrera de la loma hasta salir ya poco más arriba a Collau Braña (1.348 m). Desde Cotu Anziu ya encontramos nieve de forma continua.


Collau Braña en un nuevo collado en el que se localizan un par de cabañas. Forma un cruce de caminos entre el que venismo siguiendo, el que continua al norte hacia la vega de Llagos o al este a la Collada Gallegos por la que podriamos bajar a Orlé.

El picu la Senda desde cerca ya del collau Braña


Vistas desde el collau Braña hacia la zona del valle del Nalón



Collau Braña además de ser una vega preciosa, es un mirador privilegiado del valle del Nalón

Andrés en una cabaña en el collau Braña. Nos llamó la atención lo trabajada que tenía la puerta.




Desde collau Braña seguimos en dirección a vega llagos, pasando por un par de jous intermedios que forman la zona denominada los Foyos, preciosa con la capa de nieve que presentaba. Nos acercamos así al siguiente collau justo encima de Llagos (1.345 m) y que da vista ya al valle de Orlé a la altura de la majada de Conforcos. Este collado separa a la derecha el picu la Senda o el Porrón y a la izquierda el Requexón de Valdunes.





Desde el collau Llagos fuimos buscando la mejor subida al Requexón que resultó ser por el lado que queda frente al picu la Senda. Sin embargo en esta zona la nieve estaba bastante dura, al ser muy sombrio, y buscamos una zona más soleyera para encontrar la nieve en mejores condiciones. El ascenso se realiza primero por una zona con bastante arbolado hasta un primer colladín, ya cerca de la cumbre y desde este por la cresta final.

Aalcanzamos así la preciosa cumbre del Requexón (1.565 m), una cumbre no demasiado grande y con unas vistas magníficas, a eso de las 13:15, unas 3 horas desde Bezanes. Las vistas son inmejorables, más aún con el día que tuvimos la suerte de disfrutar. Al sur toda la cordillera, alcanzando a ver hasta las Ubiñas, al este lo mejor de Ponga con la Llambria, Campigüeños, Carrasca y Tiatordos, al norte Los Tornos y Vizcares y al oeste el Triguero en la Sierra de Peña Mayor y la Sierra del Aramo.

Campigüeños


Campigüeños y abajo la foz de Melordaña

La Carrasca y detrás el Tiatordos

Pico la Senda o el Porrón

Servidor "posando" en cumbre

Andres con cara de felicidad en cumbre



Dejamos la cumbre a las 14:00. El descenso lo hicimos directos hacia el collau Braña para bajasr hasta Coto Anziu. Una vez allí cambiamos la ruta de bajada, ya que nos tiramos al oeste a coger el valle de los Argayos por el que baja el camino cruzando la riega en un par de ocasiones.




Ya bastante abajo, el camino se sale del valle por la izquierda entrando en el paralelo valle de Foyacín tra suna collada y por el que se baja ya hasta Soto de Casu después de cruzar el arroyo en otro par de ocasiones.

Sin entrar en Soto, cogimos una caleya que siguiendo más o mneos el tendido de alta tensión que baja por todo el valle de Nalón, nos llevó de nuevo y siempre por la margen derecha del río hasta Bezanes, evitando así la carretera. En este trmao solo hay un poco de pérdida en una zona en la que se acaban los prados y hay que atravesar un pequeño tramo de bosque. De todas formas no hay mayor pérdida. Llegamos a Bezanes hacia las 16:20, algo más de 6 horas despues de haber salido.

Una panorámica desde la cumbre del Requexón hacia la zona de Llambria-Tiatordos. Perdón por el mal montaje, pero cuando tiré las fotos, no contaba con hacer una panorámica.


Saludos
Cienfuegos