jueves, 9 de noviembre de 2006

Peña Mea por la arista noreste

Cordal del Retriñón
Concejo de Laviana (Asturias)

Este fin de semana no hubo salida de monte. El tiempo digamos que ... no acompañaba precisamente. Así que aprovecho para recuperar una salida efectuada hace ya una buena temporada, en diciembre de 2006, y que no había subido al blog cuando en su día lo eché a andar y metí cantidad de rutas viejas. Se trata de una ascensión diferente, ya que salimos de Les Campes pero acabamos subiendo por la vertiente del Raigosu, por un terreno bastante complejo que puede no ser apto para todo el mundo.

sábado, 21 de octubre de 2006

Cabezo Llerosos. Travesía de La Molina a Camarmeña

Macizo del Cornión - Picos de Europa
21/10/2006

Pues el sábado no lo daban muy bueno, pero es que teníamos pendiente una ruta, especialmente larga y no la queríamos dejar más (el sábado que viene cambian la hora), así que nos arriesgamos.

La idea era hacer la travesía de La Molina – Cabezo Llerosos – Poncebos. Calculábamos unas 8 horas y el tramo que más me preocupaba era el paso de cumbre a la majada de Beceña porque resultaba la zona más compleja al no existir camino y ser una zona muy quebrada.


Salimos de La Molina a 350 m a las 9:30 hacia el río Casaño, que se cruza por el Puente Pompedro (310 m). Desde ahí comienza la subida en cómodos zigzag hasta el Coterón (770 m).

Alto de Ortigueru y el pueblo de Canales desde El Coterón

Desde ahí se asciende por la canal de los Retraites que dan paso a la zona alta del macizo (1.070 m). Se pasa junto a las majadas de Linares y Brañaredonda y se llega a Ceribios (1.200 m), la más guapa de todas y con buena fuente.

Saliendo de los Retraites

Vista hacia las lomas que guardan las majadas de Linares y Brañaredonda

Entrada al valle Teyeres

Majada Ceribios

Subiendo por el valle Teyeres

Desde aquí la idea era subir a la majada del Jascal y entrarle al Cabezo Llerosos desde ese lado, pero no dimos con el camino de ascenso a la zona del Jascal y como en Picos no me gusta hacer experimentos, tiramos valle de Teyeres arriba, pasando una serie de joyos, hasta dar vista a la collada que separa el Cabezo Llerosos del Cabeza las Vacas (1.580 m). Desde ahí quedan 200 m a cumbre por terreno rocoso, pero poco complicado.

Vista ya de la mole del Cabezu Llerosos

Cumbre del Cabezu Llerosos

La cumbre del Llerosos (1.794 m), a donde llegamos a las 13:30 (4 horas desde la Molina) es plana, muy amplia y tiene unas vistas espectaculares. Por desgracia, el día había empezado con sol y buena temperatura, pero a partir de las 11:00 empezó a nublar y a eso de la 13:00 empezó a llover, no demasiado pero sí a llover. En la cumbre soplaba muchisimo viento, que con la lluvia daba una sensación de mucho frio. El macizo de Los Urrieles estaba cubierto y no se veía apenas nada, lo mismo que hacia las Peñas Santas. Algo mejor estaba hacia el norte, pero tampoco para muchas alegrias. Aún con todo las vistas merecen la pena. Hacia Ario se ve todo el sector del Cornión, malísimo de andar con cantidad de majadas, destacando al pie del pico la de Beresma con una enorme cueva detrás (tendré que hacer por ir un día hasta allí).

El Jascal

Vista hacia atras, al valle de Teyeres

El central del que apenas se apreciaba nada

La inconfundible majada de Beresna al abrigo de su cueva

Andrés posando en la cumbre

Y yo mismo aguantando el tipo con el fortisimo viento que había

Bueno, total que a eso de las 14:00 tiramos para abajo porque arriba no había quien parara. Desde cumbre se ve el collado de Beceña a donde ahí que ir. El terreno que hay por medio es especialmente quebrado, de lo peor que tengo visto en Picos y no hay senda marcada, de manera que hay que tener muy claro hacia donde tenemos que tirar, porque una equivocación alli, puede dar un susto cojonudo.

Lo mejor es continuar “cresteando”, si se puede llamar así toda la zona alta dirigiendose al este hacia una zona con menos roca (otro eufemismo) que se ve desde cumbre y en la que se aprecia lo que parece un caminillo. Al poco de empezar a bajar, la collada de Beceña desaparece asi que hay que tener cuidado. Por así decir desde cumbre, se aprecian como dos valles entre el Cabezo y Beceña, debemos pasar al segundo antes de bajar por él hacia Beceña. El camino está marcado con jitos, no muchos, pero tampoco especialmente difíciles de localizar.

Atras queda ya el Cabezu

Llegando a Beceña

Hasta Beceña (1.470 m) nos llevó una hora más o menos, a eso de las 15:15 horas estabamos allí. A ratos parecía que se quería meter la niebla, pero al final paró de llover e incluso aclaró algo el día. En Beceña ya hay camino, se sale de la majada hacia el este y en algún momento hay que pasar al valle contiguo de la izquierda. De manera que nos cogimos al primer camino que vimos hacia ese lado. ¡Error!. El camino sube y sube hasta por encima de los 1.550 m hacia una zona de pastos con una charca, que identificamnos como la parte superior de la Canal Larga, que posiblemente tenga descenso hacía Ondón, pero en la que no nos quisimos meter, por si acaso, de manera que nos dimos la vuelta hacia Beceña. Casi antes de llegar, vimos que de nuestro camino salía otro ramal, mucho menos marcado, pero en la dirección apropiada y tiramos por el. Era el bueno. Finalmente llegamos a Ondón pero perdimos casi media hora en la “excursión”. Total que llegamos a las 16:30 horas a Ondón.

Por fin, dando vista a Ondón

Canal de salida a Ondón

Andrés con el Picu detras

Y yo mismo que no quería ser menos

Allí quedamos a comer tranquilamente, pensando en el descenso que nos quedaba por la Canal de las Bobias. Salimos a eso de las 17:00 y bajamos hasta Camarmeña, donde llegamos con las piernas machacadas hacia las 18:15 horas.

La Canal del Texu

Abajo la carretera de Sotres

Total algo más de 8 horas y media por el monte, en una ruta muy chula, a pesar del mal tiempo. En Camarmeña tomamos algo en el bar la Fuentina, mientras esperábamos un taxi que nos llevara a La Molina a recoger el coche (por cierto que nos cobró 16 euros, que no me pareció para nada caro).

Saludos
Cienfuegos

lunes, 28 de agosto de 2006

Al Maciédome desde Sobrefoz (intento fallido)

Ponga
28/08/2004

Salida con un grupo de amigos del Grupo de Montaña Andecha, de Oviedo. Durante la semana habíamos hablado de subir al Maciédome. La idea era hacer la ruta habitual desde Pendones, pero al pedir permiso al Parque nos lo denegaron por no se muy bien qué. Total que al final optamos por acercarnos al Pileñes desde Sobrefoz, pero ya tomando un café en Cangas de Onís, alguien comentó que, coñe, también se podía subir al Maciédome desde Sobrefoz y por este lado estabamos fuera del parque. Así que dicho y hecho.




En Sobrefoz hablamos un rato con un paisano que nos explicó un poco la mejor forma de acercarnos para subir y salimos desde el pueblo por una pista de hormigón que sale por la margen izquierda del río, el lado contrrio a la pista que sube a Ventaniella.




La pista sube con repechos muy duros hasta entrar en el valle de Solafoz y llegar hasta la collada Calviado. Allí continua bastante más llana, ya de tierra y adentrándose hacia el fondo del valle. tras pasar los últimos prados la pista se vuelve sendero y al meterse en el bosque la perdimos en algún punto, siguiendo por una trocha que no nos llevaba a ningún lado.




Cuando se puede ver algo, las vistas son preciosas hacia el cordal del Ponga, con el Recuencu mostrando su lado más guapo.




Después de dar vueltas y vueltas por medio del bosque conseguimos salir ya bastante arriba a una collada colgada en mitad de la nada. El caso es que no llevabamos plano ya que la ruta no iba a ser esa y no teniamos muy claro donde estabamos ni lo que nos faltaba para salir a cumbre y como era lo que nos quedaba por arriba. Con todo las vistas de la collada era bien buenas hacia Picos.




Se nos había hecho tarde y decidimos bajar, aunque tengo que decir (ante las "quejas" recibidas) que un "expedicionario", cabezón como él solu, se empeñó en tirar para arriba y juró y perjuró que había hecho cumbre ante la indiferencia del resto del grupo. Bueno, en serio, mientras los demás nos arrugamos y tiramos para abajo, Luis continuó un poco más y consiguió hacer cumbre.

La collada hasta la que llegamos, debió resultar la que separa la Peña Les Llampes del creston final del Maciédome, justo bajo su cumbre. De todas formas no subimos. El descenso lo vimos factible por el lado contrario a por donde subimos, de manera que nos tiramos abajo para acabar saliendo finalmente a la majada Maciédome, por el valluco que se ve en la foto siguiente.



Al otro lado del valle el Pileñes y detrás Peña Ten.




Ya desde la majada Maciédome tomamos un marcado camino que nos acabó llevando hasta el río, cruce por un puente y salimos a la pista de Ventaniella un poco por encima de La Venta. Desde aquí ya solo quedaba recorrer la pista/carretera hasta Sobrefoz otra vez.

La verdad es que aunque no conseguimos hacer cumbre, salió una ruta bien guapa, que superó los 15 Km, por medio de un bosque precioso y con unas vistas tambien inmejorables.

Saludos
Cienfuegos

sábado, 24 de junio de 2006

Los Carriles Romanos de Las Médulas

24/06/2002
Comarca de La Cabrera
Municipio de Castrillo de Cabrera (León)

La ruta de los Carriles Romanos se encuentra en la comarca de La Cabrera, al sur del Bierzo, en León. Toda aquella zona esta plagada de antiguos canales de agua construidos en tiempos del Imperio Romano para abastecer de agua las explotaciones de oro de Las Médulas y otras cercanas, de menor entidad. De hecho, hay zonas en el valle del río Cabrera donde pueden verse hasta cuatro canales distintos, paralelos unos a otros, a diferentes alturas, y que recorren la margen derecha del valle, la que está orientada al sur. Al menos los dos superiores, denominados 3 y 4, llevaban el agua hasta Las Médulas, mientras que el 1 y el 2 al correr a menor altura, no tenían cota suficiente para pasar a la cara norte de la sierra, donde se localizan Las Médulas, de manera que se supone que abastecían otras minas de la zona. Los canales - que allí llaman carriles - más largos tienen unos 120 km, llegando desde la zona de Corporales a Las Médulas y en conjunto se estima en más de 350 Km la red de canales de la zona.

Bueno, ni que decir tiene que los canales están en amplias zonas totalmente desaparecidos, por corrimientos de tierras, por desprendimientos, por la accion del hombre (bajo tierras de labor), en muchas zonas se han venido utilizando desde hace muchísimo tiempo como caminos carreteros de manera que nadie espere ver un "canal" como tal con agua corriendo por el mismo. Lo que si se verá será la traza más o menos fácilmente de por donde discurre, en algunos tramos - allí donde hubo que tallar la roca - quedan claros los muros esculpidos y la traza y anchura del mismo, además quedan aún en pie unos cuantos túneles que son perfectamente transitables.

Pues en aquella ocasión, un amigo y vecino de la zona, me avisó para hacer la ruta junto a miembros de una asociación de Ponferrada. Jose Antonio, además de regentar una estupenda casa rural en el núcleo de Odollo, precisamente llamada Carriles Romanos, era el autor del proyecto gracias al que se habían recuperado como ruta senderista unos 15 Km de la red de canales, a los que habría que sumar otros 3 o 4 Km que ya se encontraban balizados anteriormente. La idea es recuperar una senda que saltando de un canal a otro y aprovechando lo mejor de cada uno, permita realizar una ruta continua de unos 75 Km de longitud, que acabaría en el Mirador de Orellán, en la parte superior de Las Médulas, donde se encontraba en aquellos tiempos la balsa en la que los "ingenieros" romanos almacenaban el agua para el posterior "ruina montium" con que se explotaban las minas de Las Médulas, aunque para eso aún faltará tiempo.

La zona de la Cabrera sería el equivalente en León a Las Hurdes en Extremadura o Los Oscos en Asturias, es decir, una zona tradicionalmente deprimida, muy mal comunicada, que hasta no hace demasiados años no contaba ni con una carretera decente, pero que precisamente por eso conserva la arquitectura tradicional de sus pueblos. En los últimos años las cosas han mejorado bastante, de manera que incluso las fotos que pongo a continuación del pueblo de Odollo ya no hacen justicia a como se encuentra el núcleo a día de hoy, con casas de turismo rural, piscina..., y una carretera bastante mejor que la que yo conocí la primera vez que fui hasta allí. El valle del Cabrera es guapo, la pena es que en él se localicen muchas explotaciones de pizarra que provocan en ocasiones verdaderos desastres en los montes de la zona, pero aún conserva buenos bosques de robles y castaños, cuenta con estupendos ríos trucheros y desde el punto de vista montañero, el valle queda encajado entre los montes Aquilanos, con el Teleno y varias cumbres de más de 2.000 m al norte y la zona de Sanabria, ya en Zamora, al sur.

Valle de la Cabrera


Odollo



Lo que yo hice en aquella ocasión fue más o menos lo siguiente (trazo rojo).


Partimos del pueblo de Odollo, en el término municipal de Castrillo de Cabrera, a unos 1.000 m de altitud. A la entrada del pueblo (llegando desde Puente de Domingo Florez, es decir desde Ponferrada) sale una pista a la izquierda que al poco se interna en el valle del arroyo de la Sierra. La pista va subiendo poco a poco, por encima del canal de riego del pueblo.

En un momento dado deberemos cruzar el canal y seguirlo hasta que este llegue a la altura del arroyo, donde toma el agua. Se cruza el arroyo por un puente de madera (más bien de troncos), no apto para gente con falta de equilibrio y se toma un sendero a la izquierda que desciende un poco por medio de unos prados hasta que alcanza el nivel del carril nº 2. Ya no se abandonará el canal prácticamente. No creo que tenga que decir, que dado que se trata de seguir unos canales de agua, el desnivel es prácticamente nulo, solo en determinados sitios donde éste se ha perdido tendremos que subir o bajar para retomarlo. Por medio cruzaremos un espléndido bosque de encinas y veremos en determinados lugares los restos aún en pie de los muros de contención del canal y la roca tallada. Así llegaremos al valle de Villarino donde veremos al otro lado del valle el canal, apreciando los contrafuertes, por donde tendremos que pasar, es uno de los sitios más bonitos de la ruta.

Muros de contención en el canal


Seguiremos así bordeando todo el valle, hasta acabar en la Ermita de la Virgen del Valle en unas tres horas de ruta tranquila desde Odollo. A partir de allí el canal nº 2 se pierde en gran parte, de manera que por carretera nos desplazamos al siguiente pueblo en el valle del Cabrera, Llamas de Cabrera. Allí existe otra pequeña ruta, mejor balizada que desde el centro del pueblo, nos hace subir por detrás del mismo y adentrarnos en el valle de Valdecorrales. La pista (ancha) sube primero hasta dar vista al valle, para despues descender internándose en el mismo hasta coger el nivel del canal nº 1. Desde ese momento ya no hay pérdida, este canal esta mucho mejor conservado ya que en gran parte se encuentra excavado en la roca con taludes de hasta 5 y 6 m de altura y donde en muchos sitios se ve perfectamente la base del canal tallada y cada cierto tiempo pequeños orificios en las paredes en los que se suponía que se colocaban compuertas para retener a voluntad el agua.

Tramo tallado en la roca. En el muro se observan los agujeros para la instalación de compuertas

El canal sigue internándose en el fondo del valle, hasta que ya próximo al final del mismo cruza un murallón por un estrecho tunel (donde hay que agacharse) de unos 20 m que sale ya junto al cauce del mismo.



Tras este túnel existe otro, con fuerte inclinación y más largo que se suponía que se utilizaba para desviar el caudal del río y hacerla pasar a través de este segundo tunel "por debajo" del primer tunel, es decir del de el canal y evitar que en fuertes riadas el agua del rio se llevara por delante las estructuras de madera (seguramente) que se construian para que el canal cruzara los arroyos.

La ruta desde Llamas de Cabrera hasta aqui no lleva más de 45 minutos o 1 hora a lo sumo. La vuelta puede hacerse por el mismo sitio, pero nosotros tomamos un sendero que desde el fondo del valle y por la margen izquierda (por la que se llega) se interna en el bosque y que va subiendo con un par de revueltas hasta alcanzar el nivel del canal nº 3. Este fue utilizado durante mucho tiempo (y hasta no hace mucho) como camino carretero de manera que es una pista ancha y cómoda que ha sido arreglada durante generaciones y en la que se pueden apreciar el desgaste que las ruedas han producido en la roca del suelo (tallando verdaderas rodadas), el camino termina en un rápido descenso hasta confluir con el que habíamos tomado en la ida, justo al salir del pueblo. La vuelta por aqui lleva poco más de 1 hora.

Sobre la carretera se observa uno de los carriles y en el extremo superior de la foto, otro más

Tras eso, y como aún nos quedaban ganas volvimos junto a la ermita donde termina la primera parte la ruta. Un poco más valle arriba de ésta, en una curva a izquierda de la carretera, desciende un sendero (hay que conocerlo, pues sino apenas se vé) que baja hasta la altura del canal nº 1, desde allí, siguiendolo hacia aguas arriba, se llega a un potente contrafuerte que el canal atraviesa por medio de otro túnel, más largo y aún más estrecho que el primero, de unos 60 o 70 m y que hay que recorrer (la parte final en cuclillas) hasta salir al otro lado del murallón.

Y eso es todo, no es una ruta "de montaña" ni mucho menos, sino una rutilla senderista, sin problema ninguno, apenas existe desnivel y tiene dificil pérdida ya que en una mala, ladera abajo del canal nº 2 siempre se tiene la carretera comarcal, pero que trasncurre por una zona que creo que es poco conocida y que tiene un atractivo especial, sobre todo para los que, como yo, conociamos ya Las Médulas y nos hace ilusión comprender un poco más el funcionamiento de aquel complejo minero que fue explotado durante unos doscientos años. Además se puede completar con una vista a Las Médulas, un lugar realmente alucinante y muy, pero que muy recomendable para quienes aún no las conozcais.














Un saludo
Cienfuegos